Dividiendo el ritmo: Massive Attack en Belo Horizonte

Los golpes de sampler, de batería, se sabe, rebotan en los espacios cerrados permitiéndonos, muchas veces, percibir el sonido antes en el temblor de nuestras cabezas que en los oídos. ¿Qué hay en ese rebote cerebral que nos conmueve, que nos roba el alma? Es parte de una experiencia, de la estética, claro, pero lo interesante es como ese golpe, esa sucesión de golpes, parecen ir subiéndonos de ánimo, llevándonos a otro lugar, transportarnos: muchas veces, la experiencia musical en tanto experiencia estética es un contacto con otro mundo. Y así lo pudimos observar en el último recital que Massive Attack dio en Belo Horizonte, el pasado lunes 15 de noviembre.

Imaginen lo siguiente: un escenario repleto de mantas que, sospechamos, tapan más de un instrumento. Acaba de terminar un prolijo recital de Martina Topley-Bird, cantante inglesa que en los últimos quince años realizó varias apariciones en discos de diversos artistas pero que en los últimos años comenzó una carrera solista que está a punto de explotar, con presentaciones minimalistas en donde sólo está acompañada de algunas sampleras y su guitarra. Quedamos todos ansiosos. Martina supo ponernos en sintonía, sólo falta el golpe final: el comienzo del recital de Massive Attack, claro. Las luces se apagan, los miembros de la banda se acomodan en el escenario luego de que esas inmensas mantas descubran dos baterías repletas de gadgets del más diverso estilo y varios, varios teclados. Al terminar la fila, descubrimos la cara de 3D –alias de Robert del Naja- levantando un poco las cejas y moviendo sus manos como saludando tranquilo, sin avisar, sin alertar lo que se viene. Y es ahí cuando empieza a sonar “United Snakes”: uff, la emoción. El despliegue de luces se incorpora en el momento justo para descubrir atrás un led que empieza a colocar una sucesión casi interminable de diversos tipos de drogas. Esa es una forma de empezar, por Dios.

El terremoto comienza: “Babel” y “Resingson” se suceden con diferentes incorporaciones en el escenario, junto a una serie de efectos de fondo que van acompañando esa sensación de estar por un momento en la misma escena de Bristol de donde emergieron los actuales dos miembros básicos y fundadores de la banda, el ya mencionado 3D y Daddy G. Los invitados obligados comienzan a aparecer entre tema y tema hasta llegar a uno de los puntos más álgidos de la noche, cuando la propia Topley-Bird se adueña del micrófono para realizar una excelente versión de uno de los temas clásicos de la agrupación --- y digo bien agrupación y no banda ---: sí, claro, hablamos de “Teardrop”, del ahora legendario “Mezzanine”.

“Safe From Harm” nos vuelve a colocar en toda la esfera política que la banda siempre ha representado de una manera u otra, haciendo de sus temas una suerte de apuesta por situaciones particulares y, al mismo tiempo, insistiendo en un mensaje claro que es difícil de olvidar--- no por nada los leds del fondo pasaban citas y citas de diferentes pensadores en torno a la libertad, hasta llegar a momentos tensos como las declaraciones de diversos represores/dictadores como Pinochet o Stalin ---.

Con puntos altísimos, un excelente manejo del escenario, merecidas anécdotas de la noche ---- 3D, por caso, se equivoca en “Karmacoma” y decide empezar el tema desde cero, pidiendo perdón tanto a la audiencia como a sus compañeros, un gesto realmente increíble: “sorry mates” ---, el recital de Massive Attack fue memorable por donde se lo mire. Merecen ese adjetivo: hasta los cerros del trasfondo parecían seguir rebotando al ritmo de algún que otro perdido loop, ya entrada la hermosa madrugada.

Lista de temas:
United Snakes
Babel
Risingson
Girl I Love You
Future Proof
Psyche
Mezzanine
Teardrop
Angel
Inertia Creeps
Safe From Harm
You Were Just Leaving
Splitting The Atom
Unfinished Sympathy
Atlas Air
Karmacoma

Fotos: Eduardo Moras