Comparemos: dos “Waterfalls” para la mesa cuatro

¿Qué pueden llegar a tener en común una banda como The Stone Roses, salida de las postrimerías de la década del ochenta de Manchester, in Ingleterra, en un espacio totalmente destinado a las fábricas abandonadas; y las chicas de los suburbios norteamericanos coronadas con la fuerza del soul y el R&B de mediados de los noventa, las famosas TLC? Bueno, como mínimo, un tema con el mismo nombre: "Waterfall", dos puntos de comparación para revisar dos estados diferentes de la música.

Con la noticia de una película acerca de la mítica banda de Ian Brown, estuve repasando alguna de mis canciones favoritas del grupo y de repente, en uno de esos momentos de iluminación profanos, me dí cuenta de esta coincidencia que invita a pensar dos formas diferentes de producir música, dos letras totalmente opuestas y, de paso, dos momentos fundamentales de la producción cultural de finales del siglo XX.

El tema de TLC se encuentra muy concentrado en hablar de las "Waterfalls" --- con la "s", sí, caìdas de agua, cascadas --- como una manera de señalar lo rápido que puede ir la vida, lo descontrolado, si non revisamos y prestamos atención en nuestro comportamiento: un llamado a la prudencia, bah, dentro de un grupo que siempre marcó su estética dentro de la línea de la música con contenido social en el estricto sentido de situarse en un universo en donde este tipo de temáticas --- cuidado con quién te relacionas --- son más que trascendentes.

El tema de The Stone Roses, salido como single en 1991, apunta ya no a la reserva, al estar tranquilo y pensar muy bien en lo que hacemos con la vida, sino todo lo contrario: es una celebración a al libertad en la medida en que todavía podemos hacer lo que nos parezca. Concentrada en una chica que elige robar en un día todo lo que nunca pudo tener, esta pequeña narración utiliza la metáfora de la cascada como una especie de manantial de vida: todo de repente, y a vivir, nomás.

Entre un tema y otro, entonces, dos formas de entender una misma metáfora. Claro que las comparaciones y las diferencias son numerosas, pero a no asustarnos: temas como estos pululan en todo el universo, así que mas vale que nos relajemos y disfrutemos de esta pequeña muestra que les dejo de los años noventa: locura, soul, coros y voces apagadas, todo casi al mismo tiempo.

Foto: The Psychedelic School Girl