The Black Atlantic: «La meta es vivir haciendo música»

Dulces armonías vocales, instrumentaciones pop y orquestales de excelente manufactura; además de un sentimiento melancólico de raíces acústicas es lo que presenta The Black Atlantic, banda originaria de los Países Bajos que en el 2009 lanzó su primera producción Reverence for Fallen Trees, álbum en el que las pérdidas, la muerte, las remembranzas y el amor son motores principales. El grupo ya fue nuestro protagonista en Under hace algunos meses, de ahí que decidimos platicar con Geert van der Velde, su líder y compositor, para enterarnos un poco más del transfondo que tiene la música de esta novel banda.

Jackie Fonseca (JF): Primero que nada, sé que fuiste miembro de un grupo de metal. Parece un cambio un poco drástico pasar de eso a un grupo de chamber pop. ¿Cómo pasó?

Geert van der Velde (GVDV): No fue de un día a otro que pasé de escribir música fuerte a componer música suave. Fue un proceso gradual. Mientras tocaba en Shai Hulud (banda de metal americana a la que Geert perteneció durante cinco años), también escuchaba otro tipo de música, pues no porque toques un género musical significa que no escuchas otras cosas. Entonces abandoné la banda y regresé a Holanda, mi país de origen.

Ahí comencé dos grupos, uno de heavy con algunos chicos de mi ciudad que realmente no conocía pero de quienes me gustaba su música, y The Black Atlantic, que era como mi escape para escribir canciones y que siempre quise que fuera diferente a todo lo que había hecho hasta el momento. Ya no quería escribir música ruidosa porque ya estaba en una banda de ese tipo, así que eventualmente, comencé a componer cosas más suaves, pero me tomó un par de años averiguar que es lo que quería hacer. Entonces grabé una canción para mi esposa, que en ese entonces era mi novia, como un regalo para el Día de San Valentín. A ella le gustó así que la subí a la red y de repente un par de sellos independientes me pidieron que grabara más canciones y me preguntaron si me gustaría lanzar algo con ellos.

JF: The Black Atlantic es, así, un proyecto construido a partir de la idea y composiciones de Van der Velde, sin embargo, él no es el único que participa en el álbum ni en el grupo, pues su propia esposa fue miembro durante algún tiempo del grupo y ayudó a componer uno de los temas llamado “Walked-On Wood”. Además de él, la banda cuenta con otros tres miembros, sin embargo, fue el músico el encargado de darle forma a su disco debut. De ahí que decidimos preguntarle por el proceso de grabación de esta placa:

GVDV: Al momento de llegar al estudio ya tenía 12 canciones escritas, aunque no fui el único que participó en la grabación, pues invité a un amigo, quien se había unido a la banda unos meses atrás, a que viniera conmigo y contribuyera con sus ideas; de hecho, él ha estado en la banda desde hace dos años, su nombre es Kim (Janssen), él un muy buen compositor y de hecho escribió un par de canciones.

Definitivamente tenía una idea de cómo quería que sonara el disco antes de entrar al estudio. Pero una vez que estás ahí, y puedes oír lo que se ha grabado y puedes jugar con los sonidos y las estructuras, te tomas un tiempo para analizar las canciones bajo el microscopio y las cosas comienzan a cambiar. Grabamos alrededor de 10 canciones en NY en una cabaña (propiedad de la familia de su esposa), tomé 6 o 7 de esas para el disco. Además regrabé uno de esos temas cuando volví a casa pues no me gustaba cómo sonaba, entonces escribí un par de canciones nuevas y las añadí a la grabación. Eso combinado se convirtió en el álbum.

Una vez que comencé a grabar y una vez que escuché lo que habíamos hecho, ya tenía una idea de cuáles canciones deberían formar parte del álbum, así que añadí temas que pensé que lo harían un álbum y no sólo una colección de canciones. Realmente quería un conjunto cohesivo.

JF: Reverence from fallen tres es en realidad un álbum completo, lleno de un sentimiento melancólico que curiosamente, según nos contó Geert, no fue inspirado por el ambiente bucólico y solitario de la cabaña donde grabaron algunos de los temas, aunque éste definitivamente ayudó en la grabación. Sin embargo, según se describe en la presentación de esta producción, la mayor inspiración vino de la muerte de tres de sus abuelos y otros sentimientos como el amor y la familia. De ahí que le preguntamos al cantante por el proceso de composición y si las letras están escritas en primera persona o sí toma inspiración de las experiencias de otras personas.

GVDV : Esa es una buena pregunta. Algunas canciones son en primera persona y otras son una combinación de mis experiencias personales con las de otras personas. A veces son también mis pensamientos sobre las experiencias de otras personas.

JF: ¿Y no les molesta?

GVDV : La mayoría de las cosas que describo en el álbum son sobre mis padres y yo les dije que canciones hablan sobre su vida o mi percepción sobre sus experiencias en todo caso. Así que ellos saben… Mi mamá escucha más la música que las letras, aunque definitivamente aprecia las letras, y sobre mi papá, bueno, él sabe qué canción es sobre mi abuelo, (“Walked-on Wood”) y él, bueno, no estoy muy seguro de qué piensa de la canción. Creo que no la escucha muy seguido porque es muy sensible sobre este asunto.

JF: Geert aprendió a tocar desde los 6 años y comenzó a componer desde los 15. A los 19 se uniría a Shai Hulud, y no fue sino hasta los 24 cuando dejó la música de lado para enfocarse en sus estudios de filosofía, algo que por cierto es notorio en las letras de esta primera producción. Otra cosa a resaltar es el hecho de que su sonido es tremendamente acústico, especialmente en vivo. Esto fue en buena medida producto de la necesidad, como nos contó el propio músico cuando le preguntamos sobre el sonido en vivo de la banda y si había considerado esto a la hora de grabar las canciones.

GVDV : No para ser honesto, y me tomó mucho tiempo descubrir cómo hacerlo bien. Pero hemos estado tocando con la misma alineación poco más de un año, desde que regresamos de grabar en los Estados Unidos. Al principio éramos sólo yo y Kim, y funcionó bien.

Pero entonces tuvimos más miembros, mi esposa y un amigo de la universidad, después ellos dejaron el grupo y entonces otro amigo se involucró, quien por cierto ya había sido miembro del grupo y fue responsable de la grabación de la mitad del álbum, además de ayudarnos a mezclarla. Así que tenerlos a ellos en la banda ayudó a crear un sonido. En un principio fue también un asunto de dinero, no de ganar dinero o algo así, sino de que no teníamos recursos para viajar, por lo que teníamos que hacerlo en un vehículo y sólo podíamos traer nuestros instrumentos acústicos como dos guitarras, un ukelele, un teclado y un pequeño set de batería y así lo hacíamos. Y creo que esto dio forma a nuestras presentaciones en nuestro primer año, pues básicamente tocábamos con lo que había en la cajuela de mi carro.

JF: Los chicos de The Black Atlantic, como muchas otras bandas hoy en día, han decidido lanzar sus discos de manera gratuita a través de Bandcamp y otros servicios. Sin embargo, está el pequeño problema de cómo sobrevivir y cómo enfocarte en la música cuando lo que grabas no te da casi ninguna retribución económica. Así que le preguntamos cómo gana dinero un grupo en esta condiciones, si para ellos es importante obtener recursos de lo que hacen y cómo sobrevivir en una época en la que la gente ya no necesariamente paga por la música que escucha.

GVDV : Inicialmente, hacer dinero no era la meta y aún no es la meta, aunque todos nos dedicamos a esto de tiempo completo hoy en día. La meta es vivir haciendo música. Hacemos dinero dando conciertos, de hecho es la única manera que tenemos para ganar algo en este momento porque no ganamos mucho dinero con las descargas, pues mucha gente no dona dinero por el disco, sólo lo toman de manera gratuita, lo que está bien, de hecho esa es la razón por la cual lo lanzamos gratuitamente, para que todo el mundo tuviera acceso a nuestra música, pues eso era más importante que hacer dinero. También vendemos CD’s, viniles y camisetas en nuestros conciertos, además nos pagan por tocar en vivo. Así que ganamos dinero dando un montón de conciertos, en el último año tocamos mínimo 2 conciertos a la semana.

JF: Hablando de esto, ¿tienen planes para tocar en América Latina en un futuro? (Algo que por cierto espero suceda muy pronto pues a mi realmente me encantaría verlos en vivo).

GVDV : Hubo pláticas con algunos promotores en Brasil y Sudamérica el año pasado, pero es una gran aventura que probablemente concretaremos en algún momento. O tal vez toquemos en Estados Unidos y luego en México, es más fácil. (Por cierto, la banda está buscando promotores, así que este es el momento en el que todos comenzamos a hacer ruido con ellos, a ver si alguien se anima).

JF: Finalmente, le pedimos a Geert que nos hablara un poco de las influencias en su música y nos recomendara algunos grupos de su país natal que el creyera importante que todos escucháramos.

GVDV : Musicalmente, diría que hay 4 o 5 grandes influencias en este disco. Estaba escuchando mucho a Fleet Floxes cuando realizamos la grabación, también me encantaba Bonny Bear, estaba escuchando su disco sin parar. Además hay un artista de Portland, Oregon llamado Benoît Pioulard, que de hecho aparece como una de nuestras influencias en Myspace, Grizzly Bear y Sigur Ros. ( En cuanto a bandas de mi país), hay algunas que me encantaría recomendarles. Hay una banda llamada I am oak; también está un cantautor llamado Awkward I, quien es un fantástico cantante de los Países Bajos. Esos dos definitivamente destacan para mí. También hay una banda de electrónica, y pueden bajar su disco de manera gratuita, llamada Di Tuinen. Todas esas son agrupaciones que de hecho escucho bastante.