Reseña: Lucinda Williams – Blessed

Muchas veces cuando escuchamos la música que nos gusta nos recorren sensaciones a menudo contradictorias. Por momentos disfrutamos egoístamente de un disco que nos encanta y lo escuchamos una y otra vez sin importarnos nada más. Da igual el estilo que sea, nos quedamos con lo que nos aporta. Después, y no siempre, pasamos a la fase en la que recomendamos el disco. Y ahí es cuando nos damos cuenta de que nos gustan cosas diferentes, más allá del mainstream.

Blessed de Lucinda Williams, al igual que cualquier álbum de su discografía, es una propuesta musical que nace de la simpleza de una guitarra acústica mezclada con una voz rota y de un arte que no todos dominan: expresarse con la música y hacer sentir a quien lo escucha.

Analicemos un poco mejor las doce canciones que componen este nuevo disco.

El primer corte que inaugura el Blessed es "Buttercup". Fue elegido como single del disco y con un ritmo a medio tiempo y un estilo muy country es uno de los temas más fáciles de escuchar. Tiene buenos arreglos de guitarra eléctrica y de teclado, unas estrofas logradas y un estribillo que se pega enseguida.

"I Don't Know How You Are Living" nos presenta a la Lucinda Williams más intimista, inocente y a la vez desgarrada. El piano y los detalles de guitarra arropan la voz de la artista de Louisiana, consiguiendo un resultado muy emotivo y sentimental. "Copenhagen" sigue en la misma onda emocional que la anterior canción, solo que tiene un ritmo country más marcado y unas melodías más fluidas, más pegadizas. El estribillo es una auténtica delicia, de lo mejor del disco.

"Born To Be Loved" es una balada muy bluesera, con guitarras que hablan por sí solas y con versos cantados desde dentro. Con "Seeing Black" Lucinda Williams recupera un ritmo más avivado, más rockero. Tiene un cierre instrumental, con solo de guitarra incluido, que demuestra que no todo es relax o tristeza en su música.

"Soldier's Song" es quizá una de las canciones más pesadas del disco. Da la sensación de ser un bucle que no llega a ningún sitio, es más, se agradece mucho cuando llega la parte instrumental del final, que es sin duda lo más destacado. Aún así, es agradable de escuchar. "Blessed" podría haber seguido el mismo camino que el corte anterior de no ser porque va aportando más detalles conforme pasan los segundos, va creciendo. Musicalmente es más rica y dinámica.

"Sweet Love" es un mar de calma, muy agradable, dulce y melancólica. Un acordeón es el principal colchón sobre el que se sustenta una de esas canciones que hacen que parezca que el tiempo no pasa. "Ugly Truth" mezcla el blues y el country con guitarras eléctricas muy cálidas y con acústicas llevando el ritmo. Es muy fácil de escuchar.

"Convince Me" es un tema lento y triste en el que la voz de Lucinda se muestra especialmente rasgada. Lo malo de la canción es que si no te consigue atrapar no te gustará nada porque puede resultar demasiado larga. Lo mismo sucede con "Awakening", una canción cargada de patrones de blues con un gran trabajo instrumental de guitarras.

Para cerrar el disco encontramos "Kiss Like Your Kiss", otro de los regazos de paz de este Blessed. Los arreglos de teclado, así como la colaboración de Nathan Barr al cello le dan un toque especialmente emotivo.

9/10

Como hemos podido comprobar, encontramos un disco cargado de canciones lentas, con muchos arreglos y con una producción bastante buena. Es un todo perfecto si te gusta el blues, el country, la música tranquila y la voz de Lucinda, sin la que el disco no sería lo mismo. Totalmente recomendable para todos aquellos que quieran escuchar algo distinto, tranquilo y agradable.

Fecha de lanzamiento: 1/03/2011
Discográfica: Lost Highway
Compra el disco: Desde su web oficial
Descarga el disco: En la Web
Tres canciones destacadas: "Copenhagen", "Seeing Black" y "Ugly Truth"