Reseña: Alex Turner – Submarine EP

Después de sacar a Arctic Monkeys del garaje para un estrepitoso ascenso a la popularidad, Alex Turner había dejado a la luz su inquietud cuando, en 2008, en el hiato de la banda tras el lanzamiento de su segundo álbum, pilló en el aire a Miles Kane —cuya carrera se venía a pique debido a la mala recepción de The Rascals— y creó The Last Shadow Puppets, que presumió un debut impecable y concibió uno de los discos de la década. Su obsesión por mostrar todas las facetas de su personalidad, su amplio rango a nivel musical, y esa conducta de ir prescindiendo cada vez de más gente para hacer palpables sus ideas, evolucionó a un deseo de querer comenzar un proyecto solista. Y así sucedió.

Submarine (Original Songs from the Motion Picture) es el primer lanzamiento editado a su nombre, y contiene las cinco composiciones originales —en las que se acredita también a James Ford, presente en todos sus trabajos desde 2007— con las que el músico contribuyó a la película del mismo nombre, un adorable largometraje indie británico basado en el libro publicado por Joe Dunthorne. En él, se exprime su lado acústico y minimalista, haciendo regresar parte del espíritu retro de The Age Of Understatement, el álbum que surgió del supergrupo mencionado anteriormente.

Cuando en la introducción de “Stuck On The Puzzle” comienza declarando “mujer, no soy la clase de tonto que va a sentarse y ponerse a cantarte sobre estrellas” —y en el acto comienza a encarnar al protagonista del filme, Oliver Tate, un adolescente introvertido y fantasioso con poca capacidad de demostrar sus sentimientos—, Turner parece estar hablando sobre sí mismo. Y es que, en las letras de las canciones de todos sus proyectos, las cuales siempre tuvieron aquella sarcástica firma suya, siempre renegó de las mujeres y del romanticismo. Esa extraña conexión suya con ese personaje es una de las cosas más apreciables de la obra (y, ya que estamos, ¿alguien más cree que en la foto de la portada el actor de la película se parece mucho a él?).

Claro que no podríamos decir lo mismo cuando llega “Hiding Tonight”, en el que él, fanático de la noche, tiene que retratarse como alguien tímido e inhibido por el jolgorio nocturno, pero su voz logra transmitir todo lo que se propone desde el primer momento. De cualquier forma, los momentos más relucientes llegan al final: “Stuck On…”, regresando después del ya citado amague de menos de un minuto que escuchamos al comienzo, es todo lo que las expectativas reclaman; y “Piledriver Waltz”, con orquesta incluida como resultado de la colaboración con el brillante Owen Pallett, es la mejor pista de todas.

8/10

Fecha de lanzamiento: 14/03/2011
Discográfica: Domino
Compra el disco: Amazon
Tres canciones destacadas: “Piledriver Waltz”, “Stuck On The Puzzle”, “Hiding Tonight”.