Extraños ritos de iniciación en el nuevo video de James Blake

Entre los músicos nuevos que han estado haciendo ruido este año sobresale James Blake, un inglés que sus 22 años ya anda en boca de todos gracias a su álbum debut homónimo, que de hecho Joaquín les reseñó hace tiempo, y a lo original de su propuesta, en la que combina el dubstep, el pop y el soul con excelentes resultados.

De su primera placa ya tuvimos oportunidad de escuchar sencillos como el cover a "Limit to Your Love" de Feist y "The Wilhelm Scream", a los que ahora se une "Lindisfarne II" en la misma categoría de single promocional. La canción es mucho menos inmediata que los temas ya utilizados para publicitar el álbum, aunque no deja de tener cierta calidez y una vibra que recuerda a otras promesas del indie como Bon Iver, con quien el músico ha sido de sobra comparado en esta producción.

Un poco menos esplendoroso es su video promocional, estrenado la semana pasada y en el que podemos ver a un grupo de jóvenes reunidos en una casa realizando una especie de rito de iniciación/pacto que por momentos puede ser demasiado asqueroso para mentes sensibles (como la mía). En general el tono del video es de absoluta melancolía y una cierta incomodidad ante los comportamientos extraños de los protagonistas que, aunque curiosamente no desentonan con el tema, sí te dejan preguntándote qué diablos tiene que ver esto con nada. Véanlo y juzguen por ustedes mismos.