Flashback: The Cure – Lovesong

La primera mitad de la década de los 80 no sólo nos ofreció el new wave y la electrónica, además vio crecer la popularidad de un género relativamente nuevo llamado gothic rock, género del que The Cure fue uno de sus máximos exponentes. La banda, nacida a finales de la década de los 70 y liderada desde siempre por Robert Smith, supo sacar provecho de sus intenciones oscuras y la influencia de grupos como Siouxsie and the Banshees para crear un rock oscuro, lleno de capas de guitarra y una combinación de ritmos muy sutil que les ganó el reconocimiento de todos los deprimidos del mundo.

Sin embargo, la etiqueta de antihéroe triste que le colgaron a la banda no era ni por poco verdadera. Muy pronto, el grupo, o para ser más exactos su vocalista, se cansó de la opresión y la depresión, especialmente luego del lanzamiento de Pornography, considerado por muchos como su obra maestra obscura, aunque en sus entrañas ya escondía las semillas de lo que The Cure haría la siguiente década.

Así, justo antes de terminar los años 80, Smith y compañía editaron Disintegration, una verdadera obra maestra que combina la pasión por los pasajes obscuros de sus primeros discos con una aura de dinamismo reforzado por su habilidad para integrar nuevos ritmos a su música. Es necesario decir que muchos de los fans góticos de The Cure estaban ya para este momento acusando a la banda de haber traicionado sus ideales y a los fans nuevos de sólo ser oportunistas a la caza de una banda pop que no era, sin embargo, con este disco la agrupación supo demostrar que su música no sólo era oscuridad y muerte, pues también eran capaces de confeccionar perfectas melodías pop sin perder el estilo o la profundidad.

Cada una de las canciones de Disintegration tiene méritos suficientes para aparecer en primer lugar, pero elegí "Love Song" por ser ésta, sin duda, una de las canciones más famosas de la banda, a pesar de todo y de todos. Recordemos así el momento cumbre de uno de los grupos más gloriosos del rock mundial, una agrupación que ha sabido sobrevivir a cambios de alineación y a las modas musicales sin jamás perder el estilo o el genio. En fin, un grupo de leyenda.