Nuevo disco de Pete and The Pirates para escuchar online

Competencia va, competencia viene, el mercado musical se está transformando y de un lado y otro del Océano Atlántico se trata de tener la mejor posición para poder determinar de qué lado estará la pelota a la hora de hablar de una nueva década en la historia del rock. Eso es lo que siento cuando tantos y tantos discos aparecen una semana antes de su lanzamiento oficial ya sea en la página de la Rolling Stone o en la de NME: más allá del estado del mercado musical por estos días, creo que se ve con nitidez qué es lo que se está jugando en estos términos. En ese línea, hay un nuevo disco para escuchar online: One Thousand Pictures de Pete and The Pirates.

El segundo disco de la banda inglesa independiente proveniente de Reading --- después del celebrado Little Death del año 2008 --- tiene muchos elementos que, a mi juicio, me hacen recordar dos cosas: primero, el sonido de otra banda independiente, una de las clásicas, My Bloody Valentine, padres del shoegazing que han dejado una marca de esas indelebles en la manera en que se produce música. Eso es claro apenas escuchamos el primer tema de la citada placa a lanzarse el 26 de mayo de este año: una especie de capa de sonidos y efectos superpuestos, con la única diferencia de que no tenemos la voz fantasmal o etérea del cantante de turno escondida detrás de tantos efectos: Thomas Sanders, cantante del conjunto, tiene esa cosa de destacarse por sobre el fondo musical y no mezclarse con los sonidos.

Segundo detalle, precisamente, en la misma línea: la famosa pared de sonido de Phil Spector, ese concepto que impuso en discos como Let It Be de The Beatles y en End of a Century de The Ramones, y creo que en ese sentido se acerca más al pop no tan necesariamente over the edge del pop sónico de My Bloody Valentine, quiero decir, aquí hay más melodías marcadas claramente, con un estribillo que llega en su determinando momento, con canciones para tararear... Eso marca una diferencia con respecto al manejo de los efectos, a mi juicio, insisto.

Creo que, pese a escucharlo muy poco, este disco presenta algunas características que lo destacan por sobre otro tipo de producciones, así que mi recomendación es que lo vayan escuchando y esperemos a la semana que viene en donde, por fin, podré hacer una observación un poco más profunda de esta segunda placa de Pete and The Pirates.