Leo Jiménez: «Darle una patada a un balón te enseña más que Facebook»

Desde que se convirtió en el cantante de Saratoga en 1998, la trayectoria musical de Leo Jiménez se vio catapultada hasta llegar a lo más alto del heavy metal de España. Después de ganarse la fama, el prestigio y el respeto de la crítica especializada y del público español, "La Bestia" se embarcó en otros proyectos personales, de entre los que destacan Stravaganzza, Supra y más recientemente 037. Quizá el reconocimiento a su labor como vocalista se produjo cuando se confirmó que sería el protagonista del musical Jesucristo Superstar, con el que ofreció varias funciones por España en 2010.

En la actualidad está centrado en 037, banda con la que acaba de publicar su segundo álbum, Los Fuertes Sobreviven, esta vez junto a la discográfica Warner. Tuvimos la suerte de poder charlar con él en Madrid sobre el nuevo disco, su correspondiente gira, sus gustos musicales, Internet y su próxima visita a Colombia.

Cuchara Sónica - ¿Por qué recomendarías que la gente escuchase Los fuertes sobreviven?

Leo Jiménez - Porque creo que 037 es una banda que engloba prácticamente todos los estilos; desde el hard rock, rock clásico a un poquito de heavy metal, otro poquito de thrash metal e incluso nu-metal. Eso gustará a los amantes del rock de toda índole, pero sobre todo servirá como “catálogo” de rock a los que nunca han escuchado el género.

CS - Al ser tan variado, ¿qué influencias principales habéis tenido?

LJ - Bueno, pues Ix Valieri [guitarrista de 037] y yo, que somos los principales compositores, cuando creamos 037 pretendíamos englobar todo lo que nos gustaba de pequeños. Al final hemos conseguido una mezcla entre el rollo macarra americano y el rollo clásico europeo. Por ponerte algunos ejemplos, tenemos muchas influencias de grupos de finales de los 80 y principios de los 90, desde Skid Row, Iron Maiden, Metallica a Judas Priest, Manowar, Pantera, Machine Head... Luego también hay mucho de ese toque que tengo yo en la voz, de bandas como Rainbow, Yngwie Malmsteem, más “clasicotas”.

CS - ¿Qué aporta de diferente Los fuertes sobreviven al panorama del metal en español?

LJ - En este país hay muy poquitas bandas de rock como tal. Hay mucho heavy metal y mucho de otros estilos, pero rock con esa esencia desinhibida que nosotros tenemos no. No hay bandas españolas que hagan ese rock golfo con esos shows que se hacían en los 80 o 90, con mucho espectáculo, videoclips con muchas tías, macarreo…

CS - ¿Del tipo Mötley Crue?

LJ - Sí, con esas ganas de pasarlo bien. En España ese factor estético y de actitud no se da mucho.

CS - Vocalmente, ¿qué ha supuesto para ti este disco?

LJ - Para empezar, un quebradero de cabeza porque me tocó grabarme la mitad del disco estando muy malito. Cogí un gripazo de puta madre. Para un día que nieva en Madrid pues me pilló yendo súper sudado, de haber grabado guitarras y tal, y me tocaba grabar la voz al día siguiente y ya entré jodido. Por eso me ha supuesto un reto a nivel personal, de poder aceptar que no estaba al 100% y aun así sacarlo adelante.

CS - Pero las críticas a la voz están siendo bastante buenas, ¿no?

LJ - Sí, y me sorprende porque eso me hace pensar lo mucho que me debo exigir a mí mismo para que la gente se conforme con mi 50%. Eso quiere decir que cuando esté al 100% la gente se va a cagar (risas).

CS - Y con respecto al concepto de voz, ¿cómo has encarado la grabación?

LJ - Bueno, pues, digamos que la gente siempre espera al Leo de Stravaganzza o de Saratoga, muy arriba, muy agresivo, muy todo el rato dando gritos muy heavys. Y de eso hay en el disco, siempre que aparezca Leo Jiménez va a haber un grito a lo Manowar (risas). Pero, también hay otros ingredientes que hasta ahora no había mostrado. Hay voces muchísimo más melancólicas, más graves, tonos intermedios que casi no había utilizado en mi vida…

CS - ¿Un estilo más versátil, quizás?

LJ - Sí, la idea era mostrarle a la gente que ya me conocía de antes una faceta distinta de mí.

CS - Cuando se publicó el single, “Tantas vidas”, en Internet comenzó a decirse que era una copia de “Penitencia” de Sôber. ¿Qué opinas al respecto?

LJ - Pfff. No voy a hablar nada al respecto porque no pienso hacerle publicidad gratuita a ese grupo.

CS - ¿Cuál es la letra que más te gusta de las 15 canciones? ¿Por qué?

LJ - Posiblemente sea “El Fin del Camino” porque habla de una ruptura de una amistad, además es un caso real. Mucha gente pensará que es de amor, pero es una ruptura entre dos amigos que por cosas de trabajo, de dinero y por un montón de asuntos se acaban separando. La letra es muy bonita porque es una reflexión sobre que a veces en la vida hay que parar y reiniciar, hay que separar lo laboral de lo personal.

CS - ¿Tuvo final feliz la historia?

LJ - Pues afortunadamente sí. Antes de que saliera a la venta el disco ya se había solucionado el problema entre los dos amigos, que uno de ellos era yo. Por eso me llena tanto la canción, porque me alegra mucho poder seguir teniendo a esta persona como amigo y poder darle un abrazo.


CS - Aparte de en España, parece que con este nuevo disco 037 va a cruzar el charco. ¿Qué opinas del público latinoamericano?

LJ - ¡Joder! La verdad es que estoy como loco por ir para allá porque cuando estuvimos con Stravaganzza en México, en el Monterrey Metal Fest, aquello fue bestial. Nos acogieron casi mejor que en casa, la gente encantadora, súper agradable. Me habían comentado un montón de cosas, pero no es lo mismo vivirlo. Ahora sobre todo me están comentando de Colombia, Venezuela, Ecuador y México  que cuando vayamos allí nos van a raptar para que nos quedemos allí (risas). ¡Y nosotros encantados!

CS - Además de cantar, tocas la guitarra. ¿Has grabado alguna toma en este disco?

LJ - Sí, todas las guitarras de mis temas, excepto los solos, todas las grabo yo. Por ejemplo, los riffs estos brutos de canciones como “En tu habitación”, “El Fin del Camino” o “El elegido” los hago yo. Es una cosa que la gente no sabe y está bien que se sepa la labor de cada uno. Muchas veces me dice Valieri: “Joder, es que la gente escucha tus temas y pensará que estoy tocando yo, ¡y eres tú!” (risas) Igual que otras muchas cosas, porque Valieri, aparte de grabar las guitarras en este disco también ha hecho muchas labores de producción.

CS - ¿Y tocarás en directo?

LJ - Por supuesto, tocaré casi en un 50% del show.

CS - Para muchos, eres el mejor cantante de heavy metal de España.

LJ - ¡Muchas gracias!

CS - ¿Qué se siente?

LJ - Bueno, pues es muy agradable que te tengan como el mejor de algo. Yo no me lo considero sobre todo porque no me considero solo un cantante de heavy. Prefiero que me tengan como un buen cantante en general al mejor en un estilo. Yo me considero más cantante y más músico que solo heavy, y me encanta cuando puedo desarrollar otras facetas como cuando hice Jesucristo Superstar. Después de una de las funciones del musical me llegó una señora de 80 años y me dijo “me has emocionado” y eso me llena mucho.

CS - ¿Qué competidores principales ves en España?

LJ - Ahora hay muchos cantantes buenos. Por ejemplo José Cano de Centinela. Me llevo muy bien con él y siempre le tiro flores a él y él me las tira a mí. De él sí puedo decir que es el mejor cantando heavy en este país. Luego, también me gusta Ramón Lage de Avalanch, tiene mucho feeling. Y, por supuesto, me gusta mucho Tete de Saratoga. Le di clase durante una temporada, tiene una voz muy bonita y creo que a partir de ahora va a ser mejor. Supongo que estará hasta los huevos de que le comparen conmigo, pero cuando logre quitarse ese sambenito va a cantar cosas que yo le he oído cantar y a lo mejor os sorprende en el futuro.

CS - Y a nivel internacional, ¿a qué cantantes de heavy destacarías a día de hoy?

LJ - Uno por encima de todos: "Ripper" Owens. Él manda en el heavy hoy en día. Luego me gusta mucho Russell Allen de Symphony X y Jorn Lande. Y ya está, esos son los que me la ponen dura. (risas)

CS - A la hora de empezar 037, ¿por qué elegiste a Ix Valieri como guitarrista y no a Jero, con el que ya trabajaste en Saratoga?

LJ - Porque necesitaba un alma gemela. Ix y yo somos como Zipi y Zape. Somos dos personas totalmente distintas, pero de repente confluimos en un mismo centro, en la manera de pensar, de componer. Además, él me aporta a mí lo que yo no tengo y yo le aporto a él lo que no tiene. Él coge la guitarra y le suena todo a Guns N’ Roses, Aerosmith, Bon Jovi, Mr.Big… Y yo cojo la guitarra y me suena todo a Pantera, Sepultura, Metallica… Entonces nos compenetramos muy bien. Y ahora ya que hemos salido de gira y sabemos lo bueno y lo malo de cada uno podemos decir que somos, a la vez, compañeros y amigos. (risas)

CS - ¿Qué opinas sobre las redes sociales? ¿Crees que es bueno que los músicos las usen?

LJ - Por supuesto que sí, lo que pasa es que creo que se abusa de ellas. Yo personalmente no las utilizo porque me llevo muy mal con mi ordenador y con las máquinas en general. Las únicas máquinas con las que me llevo bien son mis coches y son cacharros de los 80 y 70 (risas).

Pero, ya hablando en serio, creo que las redes sociales devalúan un poco las relaciones personales. Creo que todo se piensa para que se publique en Internet y eso está muy bien, pero creo que hay que moderarlo. Soy del 79 y en mi época éramos gente más sencilla, más simples. Abogo por las nuevas tecnologías, pero creo que darle una patada a un balón y jugar a las canicas te enseña mucho más que Facebook.

CS - ¿Le ves futuro a la distribución digital? ¿Crees que es indispensable una discográfica para realizar una buena distribución de un disco?

LJ - Buena pregunta. No creo que sea necesario a día de hoy, pero lo cierto es que la difusión que te da una compañía grande no te la puedes dar por ti solo. Creo que es un ten con ten. Las compañías ya se han dado cuenta de que son prescindibles en cierto modo y los grupos también se han dado cuenta de que necesitan apoyo mediático grande. Una persona para conseguir lo que hace una compañía grande tendría que estar las 24 horas del día pegado al ordenador para que tu cara, tu foto y tu disco esté colgado en todos los putos sitios de Internet para que todo el mundo lo vea. Y nadie tiene tiempo humano para eso.

CS - Por nuestra parte esto es todo. Muchas gracias y mucha suerte en la experiencia de 037 en Colombia, donde estaréis tocando el próximo 29 de junio. ¿Algo que añadir?

LJ - ¡Claro que sí! Lo primero agradeceros a vosotros la entrevista, me ha encantado, ha sido muy original. Y, también quiero mandar un abrazo súper fuerte a la gente de Colombia y decirles que se preparen porque vamos a petarlo. Bueno, no sé si saben allí lo que significa la expresión (risas). Petarlo aquí en España es como decir que vamos a arrasar, así que, ¡que nos esperen en primera fila con los cuernos en alto!