La dura vida de un rockstar por Belle and Sebastian

Nos han engañado. Por muchos años las revistas, las películas, los documentales y los libros han alimentado nuestras fantasías sobre la supuestamente fabulosa vida que llevan las estrellas del rock, tanto que de hecho hemos llegado a creérnosla. Afortunadamente, los escoceses de Belle and Sebastian no sólo son capaces de hacer música bonita para reconfortar el alma, también han decidido contarnos la verdad.

Ya tuvimos un primer aviso hace un mes cuando Stuart Murdoch aprovechó el tema del momento, es decir, el cambio en el servicio de Spotify, para decir que no ganan mucho con esto pero les gusta y ni modo, no queda otra que trabajar duro. Lo que no imaginábamos es que realmente hablaba en serio respecto a lo del trabajo, pues ahora nos enteramos que los escoceses de hecho cumplen con otras actividades para seguir haciendo lo que les gusta.

Y es que así como le ocurre a la Cenicienta, los chicos despiertan un día después para quitarse la ropa del show y ponerse el traje de construcción, la bata de heladero y la de carnicero o técnico dental para ganarse unas libras con las cuales completar los gastos de la casa. De noche todo es aplausos, música y caras llenas de adoración; de día, a levantarse temprano porque es hora de trabajar.

Claro que, afortunadamente (o al menos eso espero), esto sólo ocurre en el nuevo vídeo que la banda ha creado para la que, a mi juicio, es una de las mejores canciones de su más reciente producción Belle and Sebastian Write About Love. Y es que el tema, "Come on Sister", es una encantadora canción pop, de esas que sabemos les salen tan bien, con soles, sintetizadores y un ritmo tan pegajoso que yo francamente no me he cansado de escucharla desde el año pasado. Por ello, agradezco que hayan decidido regresar con esta melodía al candelero, pues francamente ya hacia algunos meses que no escuchábamos de ellos. Así es que aquí está el nuevo sencillo del grupo acompañado por algo de humor y tal vez, sólo tal vez, un poco de mordaz crítica a la vida tan vanagloriada del rockstar.