La imprevisión y las prisas de “The Edge Of Glory”

Cuando la extravagancia, las historias bizarras y las coreografías trabajadas son las características principales de tus videos, es lógico que se note y mucho cuando faltan. Lady Gaga colocó el listón muy alto con sus anteriores videos. No hay más que pasarse por su canal oficial de YouTube para comprobarlo.

En la grabación del videoclip "The Edge Of Glory" no intervinieron ni el director Joseph Kahn ni la coreógrafa habitual Laurieann Gibson. Y así pasa. Ni hay bailes espectaculares ni ninguna clase de hilo conductor en las imágenes que vemos. Lady Gaga, que es la que se ha encargado de todo el video, se escuda en que se trata de un simple homenaje a su ciudad natal: Nueva York. Eso explica que aparezca en un entorno urbano que supongo reconstruirá su casa.

La idea está bien, pero llevada a la práctica le falta un poco de interés visual. La canción es lo más interesante que podemos encontrarnos en el videoclips, porque las imágenes no nos aportan nada nuevo. Lady Gaga bailando, gozándoselo en las escaleras, en la calle, junto al bueno de Clarence Clemons... pero nada más. Lo mejor es que lo veáis vosotros mismos:


"¿Y ya está?" Pensarán muchos. Pues sí, pero dudo que a estas alturas le haga falta un videoclip innovador para aumentar su fama. Ni si quiera un primer plano del invitado saxofonista ha hecho falta. La protagonista es ella. Y serán sus seguidores los que defiendan todo lo que haga. Incluyendo este video, nacido de una falta de previsión -no iba a rodarse- y unas prisas que probablemente tengan que ver con el reciente derrame cerebral de Clarence Clemmons. ¡Qué buena que es Lady Gaga que homenajea a su ciudad natal y a un gran saxofonista que está mal de salud! Eso es lo que va a perdurar y no este simple videoclip.

A través de Twitter, Laurieann Gibson explicó las sensaciones del video de "The Edge Of Glory", con todas las represalias que están llevando a cabo los "little monsters" de Gaga:

A todos. El video cambió porque ni yo ni Joseph Kahn colaboramos, lo que supuso que los planes previstos para el video desaparecieran. Para ser honesta, estoy decepcionada. El video no es nada del otro mundo.