Nuevo single de Yes en diez años: «We Can Fly»

Yes es una de las bandas emblemáticas del rock progresivo, sin lugar a dudas y, a título personal, una de las más importantes en mi camino hacia la música: estrictamente, no porque haya escuchado mucho sus discos, sino porque los priemeros LPes que me llamaron la atención en algún momento de mi vida fueron los de este conjunto inglés, esa especie de dibujos pscodélicos-místicos que funcionan como una suerte de firma de pertenencia de este grupo a los grandes nombres de la música, no sólo por lo que tocan en sus instrumentos, sino también por la imaginaría que acompaña su producción. Quizás por eso no me puedo quedar indemne frente a la noticia de que ya se puede escuchar el primer single del conjunto en una década: "We Can Fly".

Las noticias, de más está decirlo, no se encuentran para nada incompletas en estos términos: la aparición de este single está en sintonía con la publicación de su venidero disco Fly From Here, placa que seguramente le encantará a los más fanáticos del conjunto considerando que, por ejemplo, "We Can Fly" se encuentra producido por el mismísimo Trevor Horn, responsable del mega éxito de 1983 "Owner of a Lonely Heart".

Tengamos en cuenta que no todos los miembros originales se encuentran en la formación que, en los primeros días de julio, estrenará placa: ni Rick Wakeman ni Jon Anderson se van a sumar a la partida, y por el contrario estarían siendo reemplazados por el cantante Benoît David -- quien supo hacer las veces de responsable de una banda canadiense tributo a Yes por más de una década -- y por el tecladista Geoff Downes, quien ya se había encaminado con el conjunto en otro momento de su larga historia de separaciones, vinculaciones, distanciamientos... Esas cosas que le pasan a las grandes bandas.

La canción posee esos climas densos construidos por teclados superpuestos que originan ese efecto "colchón" que muchas veces caracteriza a estas bandas pioneras en cuanto a incorporación de los teclados se refiere. Esperemos poder escuchar más de lo que viene, pero concuerdo con la Rolling Stone de que más de un fanático va a sentir que se ha cerrado un silencio de diez años en cuanto a novedades sobre el conjunto se refiere. Y yo brindo por eso, claro.