Reseña: The Devin Townsend Project – Ghost

Ghost es el cuarto y último disco de The Devin Townsend Project, un proyecto que desde el principio se anunció como una serie de cuatro discos, muy diferentes entre sí y de hecho grabados por cuatro bandas diferentes en las que el punto común es la mente de Devin Townsend. Mente, o mentes, porque lo que se nos ha ofrecido a lo largo de éste ciclo de discos han sido multitud de composiciones diferentes, agrupadas bajo cuatro grandes estilos, y que para colmo tan solo ha llevado idear y grabar un periodo de unos tres años.

Así es Devin, y puede que parte de su éxito o genialidad resida en el hecho de que hace tiempo fue diagnosticado con desorden bipolar, algo que sin duda ha plasmado en sus discos ofreciéndonos desde el material más extremo del mundo con unas letras puramente depresivas a discos como este Ghost, donde reinan la calma, la sobriedad y la suavidad de las composiciones. Se trata del disco más relajante que Devin Townsend ha escrito y grabado nunca, y así es en sus propias palabras:

Ghost es un trabajo mucho más arriesgado en todos los niveles. Es realmente bonito, muy folk, acústico con flautas y elementos que transmiten un sentimiento de paz. Me gusta mucho la sutileza y por eso me encanta tanto Ghost.

Antes de comenzar con una revisión pista por pista quiero hacer una pequeña comparación con Ki, el primer disco de The Devin Townsend Project. Ki es un trabajo que si bien se podría comparar en ocasiones con éste Ghost, debido a que varias de sus piezas son muy tranquilas, ninguna de ellas acaba siendo completamente ambiental. Se trata además de un disco muy variado que incluye grandes temas que van desde esa relajación de la que hablaba, como Coast, pero también canciones como Trainfire, donde a ritmo de ferrocarril se nos ofrece una composición que puede llegar a sonar muy 60s sin dejar a su vez de ser un material muy fresco.

Por tanto creo que este Ghost estaría en mi particular tercer o cuarto puesto de la gran discografía de TDTP, detrás Deconstruction, de Ki y a la par que Addicted!. Por supuesto todos ellos son incomparables. Demos pues una vuelta a lo que nos ofrece Devin con éste Ghosts:

Como no, Ghost empieza con un tema muy relajante. Se trata de "Fly", que nos mete de lleno en el disco con una flauta que podría haber sido sacada de un álbum de canciones de nativos americanos. Esta flauta estará muy presente durante todo el trabajo, dicho sea de paso. Las letras son realmente sencillas, y básicamente se repiten varias frases: I fly over the mountain, *I fly, monday morning"... Según va progresando se van incorporando elementos, incluyendo un coro y más efectos ambientales.

"Heart Baby" comienza con melodías limpias de guitarra, muy en la línea del último trabajo de David Gilmour aunque sin llegar a sonar como la guitarra de éste grandísimo guitarrista. A éstos se suman composiciones en teclado y poco a poco la voz va incorporándose a la canción de forma progresiva, sin llegar a arrancar, y fusionándose con la música, sin sobresalir en ningún momento. Lo que si sobresale es de nuevo son los instrumentos de viento, la flauta, con la que se cierra la canción.

"Feather" empieza de manera enérgica, con una pegadiza melodía en guitarra. Llegando a la mitad la canción cambia de tercio, con varias líneas de la vocalista Katrina Natale y un mayor protagonismo del teclado. Para la percusión se utilizan casi siempre escobillas y un tono suave y muy ligero. Según progresa el tema se van incorporando efectos que se superponen sobre el ritmo continuo de la batería. Se trata de un tema de más de 11 minutos que se hace corto debido a la gran variedad de melodías utilizadas. De nuevo el final es sorprendente, con el sonido del agua fluyendo y una preciosa composición en teclado. ¿O tal vez es un xilófono?

"Kawaii" es uno de los temas más cortos del disco. Se trata básicamente de una composición en guitarra en la que también destacan las voces. El nombre le va que ni pintado, ya que Kawaii es un adjetivo japonés que podría traducirse como bonito o encantador.

El tema que da nombre al disco, "Ghost", es muy alegre y aporta algo de velocidad al trabajo. Se trata de un medio tiempo que empieza muy silenciosamente y que evoluciona hasta llegar al estribillo, muy pegadizo. Todo ello siempre acompañado por múltiples efectos ambientales.

"Blackberry" es fácilmente reconocible ya que comienza y acaba con el sonido de varias ranas croando. Es un tema rápido y pegadizo en el que los protagonistas son el banjo que hace sonar la melodía principal y el dueto de Devin con la señorita Katrina Natale. Según avanzamos, se van incorporando más y más elementos y el volumen parece subir. Sin llegar a salirse del todo de la línea del disco, la canción se sobrecarga y llegamos a un final realmente apoteósico.

El comiendo de "Monsoon" parece sacado de algo de The Alan Parsons Project o incluso Tangerine Dream. Se trata de una pista puramente ambiental en la que están presentes casi todos los elementos que hemos podido escuchar en el resto de canciones. Flauta, guitarra acústica, efectos ambientales... muy zen.

"Dark Matters" contiene varias de las ideas interesantes pese a tratarse de un puente entre dos canciones de aproximadamente dos minutos de duración. Básicamente incluye efectos de sintetizador y flauta.

El puente llega hasta "Texada", que con unos 10 minutos ofrece una amplia variedad de elementos. Se trata de una composición muy potente, sobre todo la primera parte, que contiene la parte más dura del disco. En el aspecto vocal se superponen varias líneas, tanto de Devin como de Katrina, y esto se contagia al resto de elementos ya que la canción vuelve a sobrecargarse y como en el final de "Blackberry" hay momentos donde llegamos a estar abrumados. En la última parte vuelven a reinar los instrumentos de viento, y si nos fijamos podemos escuchar a alguien hablando en el fondo.

"Seams" comienza con una guitarra acústica a la que pronto acompaña la voz de Devin Townsend. Tras varios efectos que aparecerán durante todo el tema, se incorpora la batería, y poco después va subiendo su volumen la flauta, que ya había comenzado a intuirse.

"Infinite Ocean" es una pista que pese a tener línea vocal parece completamente instrumental. Esta línea sencillamente incluye susurros, que bien podrían pasar por alguno de los efectos que también se incluyen, y un pequeño coro que simplemente se intuye. En los últimos segundos sobresale la percusión dejándonos con ganas de más, ya que la canción se funde con la siguiente pista.

"As You Were" cierra el disco tal y como empezó, de una forma muy relajada. Tal vez porque llevamos escuchándolo durante el resto de la obra, las voces de Devin parecen las más relajantes hasta ahora. La batería de la que teníamos ganas reaparece. Pasando de la mitad de la canción acabamos en una playa, con el sonido de las gaviotas y las olas rompiendo en la orilla. Tras esta grabación aún queda el último tramo, que por cierto he de decir que me recuerda mucho a los sintetizadores utilizados por Vangelis para las escenas finales de Blade Runner.

7/10

Ghost es un muy buen disco que puede ser disfrutado tanto por los seguidores de Devin Townsend y su último proyecto como por a quienes les guste la música relajante y ambiental y los amantes de la música en general. Sin embargo desde mi punto de vista y aunque las composiciones son muy, muy buenas, el tipo y estilo de música hacen que el trabajo no tenga tantos grandes momentos como por ejemplo los que tenía Deconstruction. Respecto a las canciones recomendadas que podéis encontrar más abajo, sin duda esas tres pistas son muy buenas, aunque por los mismos motivos es difícil decantarse por una u otra ya que todo el disco sigue las mismas líneas y cualquiera es disfrutable. ¿Por qué un 7.5? Porque se trata de un disco genial, pero sin embargo tampoco creo que destaque tanto sobre otros buenos discos ambientales guión new wave guión chill out.

Fecha de lanzamiento: 20/06/2011
Discográfica: HevyDevy, InsideOut Music
Escucha el disco: Spotify
Compra el disco: Amazon
Tres canciones destacadas: "Feather", "Seams", "As You Were"