Reseña: Austra – Feel It Break

En vivo, Austra tiene todo lo que necesita para jactarse de haber emergido de la escena queer alternativa canadiense: una vocalista y un dúo de coristas de mucho glamour que se paran delante de los sintetizadores para bailar frenéticamente, fingiendo (o no) estar bajo el efecto de algún estupefaciente, y un repertorio electrónico rico en melodías pop y adornos vocales pegadizos. En el estudio, el grupo hace palpable su producto y lo esconde bajo una estética gótica que da vueltas sobre la personalidad de Katie Stelmanis, la cantante que comenzó el proyecto como un acto solista.

Feel It Break, su álbum debut, es la apuesta de Domino Records de este año por las nuevas castas de pop obscuro que han dado origen a géneros como el witch house. La portada del disco y sus prematuras imágenes promocionales –que muestran a Katie en poses y vestimentas à la Fever Ray– son una pequeña aproximación a él. Sus once pistas son una amalgama de influencias de diversas procedencias y una cuadrilla de variados resultados.

Resulta muy fácil etiquetar a Austra a través del insistente discurso al que recurre Stelmanis a la hora de hablar con los medios, que cita como su inspiración al sonido industrial de Nine Inch Nails y a su preparación como cantante lírica de música clásica. Sin embargo, en la práctica, es posible divisar una gran cantidad de elementos adicionales que no hacen más que reforzar la idea de un producto pop muy completo. Así, con un poco de participación elementos de elementos como Cocteau Twins o The Knife, su voz –un potente ejemplar perdido entre Kate Bush y Florence Welch– encuentra lugar en un cancionero que logra un equilibrio entre calidez y frialdad.

Los hits están a la vista: en la primera escucha, es muy probable que nos quedemos enganchados al fulgor del synthpop ochentero de “Lose It”, que viene después de una apertura (“Darken Her Horse”) que no despierta sino hasta avanzado su transcurso. Lo mismo puede suceder con el delirante ritmo bailable de “The Beat And The Pulse” y con el ensoñador ambiente creado por “Spellwork”, una de las mejores joyas a encontrar.

No obstante, la otra cara del disco, que escapa a la inmediatez y apela a otra clase de apreciación, no es para dejar de lado. En sus momentos más midtempo (“The Choke”, “Hate Crime”) y especialmente en sus baladas (“The Noise”, “The Beast”), Katie termina de consagrar su belleza vocal y su capacidad para el melodrama.

8.5/10

Fecha de lanzamiento: 13/05/2011
Discográfica: Domino
Compra el disco: Amazon
Tres canciones destacadas: "Spellwork", "Beat And The Pulse" y "Lose It"