La absurda guerra entre metaleros

Neófitos del metal: si aún no sois conscientes, es hora de que sepáis sobre el tradicional enfrentamiento que hay entre los llamados verdaderos metaleros (o "trues", asociados al heavy metal de corte clásico y todos sus géneros derivados) y los nuevos metaleros (que podríamos abarcar dentro de lo que conocemos como metal alternativo o new metal). Es una realidad. Parece que quien escucha Manowar comete un sacrilegio si escucha Linkin Park o que los seguidores de Korn no pueden soportar a bandas como Judas Priest.

"¿Y por qué?", se preguntarán muchos. No sé bien qué odio surgió primero, si el de los "trues" hacia los "news" o viceversa, pero, en cualquier caso, es un sentimiento parecido al que viven aficionados de dos equipos de fútbol rivales, como el Real Madrid y el F.C. Barcelona. La competencia y la identificación con un modelo de juego es algo lógico en el deporte, pero que alguien no escuche una música que comparte muchas bases simplemente porque incluye elementos nuevos -o porque son teóricamente siempre iguales- no tiene sentido.

Lo peor de todo es que los medios de comunicación alimentan más esa guerra absurda. Tanto en prensa, radio, televisión e Internet encontramos medios que reniegan de hablar de new metal y dedican plenamente sus contenidos al "verdadero metal", y viceversa. Se podrían poner bastantes más ejemplos, pero puede servir un artículo de Metal Hammer que títula: "August Burns Red > Limp Bizkit". Como todos sabemos, el símbolo matemático ">" quiere decir "mayor que" aunque en este caso se refiere más a un "mejor que". Por si no quedase claro con el titular, el artículo desarrolla un discurso dando a entender que la fórmula de Limp Bizkit está agotada. Limp Bikzit es un grupo de metal alternativo que vendió 27.000 copias en su primera semana en las listas de ventas de Estados Unidos y la versión digital de la revista recalca que la banda de Fred Durst ha vendido más de 35 millones de discos en su trayectoria musical, por lo que es algo así como un paradigma del metal alternativo. Mientras tanto, August Burns Red, un joven grupo de metalcore de Pennsylvania, vendió 29.000 copias en la misma semana. Este argumento es suficiente para lanzar una pregunta a sus lectores y volver a proponer un debate para diferenciar entre new metal y true metal -o proper metal, como dice el artículo de Metal Hammer-.

Sobre gustos no hay nada escrito y es posible que exista una especie de incompatibilidad interna en el subconsciente de los metaleros que implique un rechazo inmediato al new metal o al true metal, dependiendo del caso, pero desde la razón y los argumentos más objetivos, se trata de una guerra sin sentido. ¿Qué diferencia musical hay entre una canción de Limp Bizkit y otra de August Burns Red? Más allá de la complejidad que requiere cada estilo, ambos grupos tienen bases contundentes, ritmos pesados y guitarras con distorsión. El único patrón que cambia es la voz. En un caso el rap se alterna con la voz melódica, y en otro la voz limpia se alterna con screams. ¿Es eso suficiente para desechar inmediatamente un género?

Me da la impresión de que en este tema, como en muchos otros, se trata de una cuestión de tolerancia y de apertura de miras. Si una persona está empeñada en decir que no le gusta Iron Maiden lo seguirá afirmando siempre aunque nunca se haya molestado en escuchar ni un disco de la banda, construyendo su opinión en base a un prejuicio. Por eso me pregunto qué pasaría si todos los que se consideran en un bando o en otro escuchasen la música del "contrario". Quizás lo que sucediese es que descubriesen las gran cantidad de patrones comunes que existen. ¿Y sabéis por qué? Porque ambos comparten la palabra "metal", y eso quiere decir que parten de una misma base. No son polos opuestos, son géneros hermanos.