Los 20 mejores discos de pop de la última década

El mundo de la músical pop, o del mainstream si lo preferís, está lleno de productos hechos para ser fácilmente consumidos. Pero claro, una cosa es que un alimento se deje comer bien y otra muy distinta que luego tenga una buena digestión en nuestro estómago. En la música pasa lo mismo. Al haber tantísimos productos en el mercado con el mismo fin, por una cuestión de probabilidad tiene que haber mucha paja.

También es cierto que en el pop es donde se encuentran los mejores productores, los que cuidan todos los detalles para que un disco suene perfecto. El problema viene cuando uno se propone seleccionar los 20 mejores discos de pop de la década que acabamos de terminar, es decir, todos aquellos que se publicasen entre el periodo comprendido entre el año 2000 y el 2010.

Es un reto, ¿verdad? ¡Challenge accepted! Estos son, para mí, los mejores álbumes de una década marcada por el efecto 2000, los atentados de las Torres Gemelas o el pecho de Janet Jackson en el Superbowl.

Bon Jovi - Crush (2000)

Soy de los que piensa que la decadencia de Bon Jovi empezó con su disco Have A Nice Day. Hasta entonces, incluido su disco Bounce, el buen rock and roll mezclado con mucha comercialidad era la característica principal del grupo de Nueva Jersey. En su disco Crush encontramos varios de sus himnos como "It's My Life" -la canción que conectó con el público joven y volvió a impulsar la carrera de Jon- o "Thank You For Loving Me", aunque también otros grandes temas como "One Wild Night"-un rock de los 80 pero hecho en el 2000- o "I Got The Girl".

Alicia Keys - Songs In A Minor (2001)

Ese chorro de voz que el mundo descubrió en "Fallin'" sirvió de puerta para un disco intimista y con un espíritu muy soul que volvió a traer al mundo del pop un soplo de aire fresco. En este álbum encontramos piezas buenísimas como "Never Felt This Way", "Lovin U" o "The Life".

Björk - Vespertine (2001)

Hablando de lo que supuso el anterior disco de Alicia Keys para el mundo del pop, no podemos pasar por alto a Björk. Ella es sinónimo de experimentación, de renovación y de melodías muy creativas y agradables que conquistaron a todo el mundo, especialmente con Vespertine, un álbum que encantó al público y a la crítica.

Michael Jackson - Invincible (2001)

Hace dos años que Michael Jackson murió y no ha habido ningún momento en el que se haya discutido su trono en el mundo del pop. Es muy difícil que un artista pueda sustituir a una de las personalidades más celebres de nuestra época. Una voz que transmitía y un estilo muy personal se reflejó también en su último disco de estudio que publicó antes de morir. Invincible reúne canciones movidas, como "Privacy" o "Heartbreaker", y otras como la estremecedora "Speechless".

Lenny Kravitz - Lenny (2001)

En lo personal, Lenny Kravitz fue el primero que me hizo descubrir el sonido de la guitarra eléctrica, con canciones distintas a lo que se podía escuchar en la radio a principios de los 2000. Kravitz tendió con este Lenny un puente entre el pop y el rock que convencía tanto a las grandes masas como a los más rockeros, de ahí que sea uno de los discos más influyentes de la música contemporánea.

Coldplay - A Rush Of Blood To The Head (2002)

Coldplay ha supuesto mucho para el mundo del pop, especialmente para toda la ola británica de músicos que conocemos en la actualidad. Con este A Rush Of Blood To The Head Chris Martin y compañía no solo publicaron su obra maestra, sino que conquistaron al mundo entero con canciones como "Clocks", "In My Place" o "The Scientist", temas indispensables en cualquier recopilatorio de pop.

Red Hot Chili Peppers - By The Way (2002)

Red Hot Chili Peppers vuelve a estar de actualidad como sabéis porque el 30 de agosto se publicará I'm With You, su décimo disco de estudio. Sin embargo, es difícil que el grupo supere o, al menos, iguale a By The Way, un álbum que contiene clásicos de la música de esta década y una de las producciones más diferentes del mainstream.

Robbie Williams - Escapology (2002)

Aunque seguro que muchos celebran el regreso de Robbie Williams a Take That, lo cierto es que el cantante inglés tiene una discografía en solitario muy interesante. Escapology es una obra madura, elegante y bien hecha. A ella pertenecen canciones como "Feel", "Something Beautiful" o "Come Undone".

Beyoncé - Dangerously In Love (2003)

Cuando Destiny's Child, su anterior grupo, se encontraba en un momento de parón y de incertidumbre, Beyoncé decidió lanzarse a la piscina en solitario. Y a juzgar por la fama que tiene hoy en día no le fue nada mal. Su primer disco como solista fue Dangerously In Love, lleno de influencias del rap, R&B y soul. A partir de entonces el mundo supo cómo se mueven las caderas de verdad.

Evanescence - Fallen (2003)

La música y el cine conforman una dupla imbatible en el negocio cultural. Cuando ambos mundos se compenetran, y sucede muy a menudo, el éxito se traduce en unas cifras muy suculentas. Fallen fue el primer disco de Evanescence y gracias a que "Bring Me To Life" y "My Inmortal" estuvieron en la banda sonora de la película Daredevil, el grupo consiguió vender 17 millones de copias de su debut. Más allá de los singles, encontramos una pieza de rock comercial muy buena. Una lástima que la segunda entrega de Amy Lee no lo fuera tanto.

Muse - Absolution (2003)

No creo que haga falta presentar mucho a una banda como Muse que, por méritos propios, ha conquistado a millones de seguidores en todo el mundo. Uno de los discos que más me gustan es Absolution, una obra que contiene hits como "Time Is Running Out", el archiconocido "Hysteria" o el cañero "Stockholm Syndrome". Sin embargo, también tiene grandes composiciones como "Falling Away With You" o "Ruled By Secrecy", ambas con una elegancia y unos toques minimalistas poco usuales en el mainstream.

Anastacia - Anastacia (2004)

Anastacia tiene una de las voces más personales del pop y es, para mí, una de las mejores vocalistas femeninas en este ámbito. La grabación de su álbum homónimo estuvo marcada por unos momentos difíciles para ella, ya que se estaba enfrentándose a un cáncer de pecho. Tal vez por eso todas las canciones de Anastacia tienen un punto de humanismo y de feeling especial. Aparte del famoso "Left Outside Alone", encontramos muy buenos temas que pivotan entre lo mejor del pop, del rock y del soul.

Nickelback - All The Right Reasons (2005)

Chad Kroeger y su bonita voz rasgada tienen la culpa de que Nickelback sea una de las sensaciones pop más candentes de los últimos años. Su disco All The Right Reasons colocó varios hits en las listas de ventas, pero es que el resto de canciones compaginan muy bien el punto macarra del hard rock con la comercialidad innegable del pop. Sin duda, este álbum encontró la fórmula mágica del éxito.

Amy Winehouse - Back To Black (2006)

Es una auténtica lástima que Amy Winehouse tenga tantos problemas personales porque está arruinando una carrera que podría haber sido brillante. Su disco Back To Black parecía extraido de otra época. Tenía canciones con gusto, con garra y que, además, funcionan muy bien en el mercado. Es, de lejos, de lo mejor que podemos escuchar del pop de los últimos 10 años.

Maná - Amar es combatir (2006)

Son muchos los que critican a este grupo mexicano, pero lo cierto es que es uno de los principales exponentes del pop rock cantado en español de todo el mundo, tanto por su trayectoria como por su indiscutible éxito. Aunque podemos discutir su disco más reciente, Amar es combatir aunó temas que recordaban a sus clásicos, una producción y sonido excelente y un equilibrio entre el rock y el pop perfecto para llenar estadios. Eso sí, no incluyáis a "Tú me salvaste" en la valoración final del álbum. Sus estrofas me parecen de lo más repipi, aunque el estribillo y el solo de guitarra le dan el aprobado.

Adele - 19 (2008)

Dicen que el 2011 ha sido el año de Adele, con permiso de Lady Gaga. Sin embargo, su impresionante voz llevaba con nosotros unos años antes de que saltase a la fama. Su primer disco, 19, incluye la esencia de la que hoy en día es la cantante que más fibras sensibles toca con sus canciones. Buenas melodías, reconocimiento empático y una producción muy virgen hacen del álbum una exquisitez pop.

Lady Gaga - The Fame (2008)

¿Qué vamos a decir de Lady Gaga que no esté dicho? Aunque las letras de su primer disco sean su talón de Aquiles, la verdad es que The Monster aportó una renovación al mundo del pop, algo saturado de ritmos latinos. Así, el dance y las reminiscencias ochenteras volvieron a las pistas de baile y este álbum se hizo un hueco en la historia de la música contemporánea.

Kiss - Sonic Boom (2009)

Del Sonic Boom de Kiss hablamos en su momento, cuando fue publicado en el verano de 2009. Le siguió una exitosa gira mundial y el reconocimiento de la crítica especializada. La verdad es que es un disco muy completo, lleno de grandes momentos del rock que gracias a la rentable marca de Kiss son, casi instantáneamente, pop.

Mónica Naranjo - Adagio (2009)

En España hay pocas mujeres que sean capaces de cantar lo que canta Mónica Naranjo, una artista que consiguió la fama con canciones que distan mucho de las de su etapa más reciente. La cantante demuestra en Adagio que ha alcanzado la madurez musical. La profesionalidad, el punto crítico en alguna de sus letras y las grandes melodías son una mezcla perfecta para colar un poquito de español entre lo mejor del pop de la década.

M-Clan - Para no ver el final (2010)

No puede faltar tampoco uno de los grupos españoles con más estilo del pop rock. Carlos Tarque y compañía siempre han sido fieles a su música y nunca se han dejado influenciar por el éxito. La mejor prueba de ello es Para no ver el final, un álbum que suena muy bluesero y que nada tiene que envidiar al omnipresente Fito Cabrales. Ojalá el pop tuviese más discos como éste.

Y para vosotros, ¿cuáles son los mejores discos pop de la década?