Reseña: Arch Enemy – Khaos Legions

Generalmente, los grupos de primer nivel tienen algo que los distingue de los demás, algún elemento que hace que el público escuche a ese grupo y no a otro. Salvando excepciones habituales en los que son el guitarrista, el baterista o el bajista los que le dan alas a una banda, este papel suele estar reservado a los vocalistas. Ya hemos hablado de lo subjetiva que es la voz y lo mucho o poco que gusta a una persona y a otra, pero si no fuera por el particular timbre de Bon Scott primero y de Brian Johnson después, AC/DC probablemente no habría destacado tanto entre todas las bandas de rock del mundo.

Es una relativización muy rápida la que acabo de hacer porque es obvio que dentro del éxito de una banda influyen muchos otros factores, el azar el primero, pero no menos cierto es que los grupos suelen tener a su propio "miembro imán". En este caso, por su voz poco amistosa bien podría repeler a los seguidores, pero desde su llegada a la banda en 2002, Angela Gossow convirtió a Arch Enemy en una de las bandas más conocidas del death metal melódico. ¿Por qué? Por el mero hecho de que nunca antes se había dado a conocer tanto un grupo de metal extremo liderado por una mujer cantando guturales, screams y un amplio repertorio de gruñidos más.

Eso explicó el éxito que progresivamente fueron consiguiendo sus discos Wages Of Sin y Anthems of Rebellion hasta llegar a la, para mí, cúspide del grupo: Doomsday Machine. A partir de entonces, Arch Enemy comenzó un periodo de cierta decadencia con sus siguientes obras, Rise Of The Tyrant y The Root of All Evil, y por eso este nuevo Khaos Legions es una prueba de fuego para un grupo que intenta a toda costa volver a conectar con el público. La primera prueba de ello es que Gossow y compañía volvieron a contar con el productor de Doomsday Machine, Rickard Bengtsson, para la nueva obra. Catorce cortes marcarán la diferencia entre el camino de la decadencia y el de un nuevo despegue hacia el éxito. ¿Los escuchamos?

Las introducciones instrumentales cada vez son menos frecuentes en los discos, y es que, de hecho, parece que por las palabras de Tommy Lee esos primeros temas de menos de dos minutos no tendrían sentido en un mundo sin obras completas. En este caso, "Khaos Overture" está compuesta al menos por un guitarreo que merece la pena y una voz con el pitch por los suelos para presentarnos a las "legiones del caos".

De esta guisa llega "Yesterday Is Dead And Gone", el primer single del disco y uno de los cortes más acertados. Tiene los ingredientes necesarios para equipararse a temas del grupo como "Nemesis": riffs crudos, estribillo pegadizo y una melodía de guitarra que es el pilar melódico de la canción. El solo es una auténtica demostración de técnica y mucho feeling por parte de Michael Amott.

"Bloodstained Cross" es, para mí, el más destacado del disco. Combina la agresividad que se puede esperar de un grupo de death metal (ese scream inicial de Angela pone los pelos de punta) con la comercialidad que les faltó en anteriores obras. Así, acaba convirtiéndose en un medio tiempo muy melódico y con un estribillo de los que marcan escuela.

"Under Black Flags We March" y "No Gods, No Master" son buenas canciones, pero se quedan a medio camino entre lo que sí ha conseguido el anterior tema. Al final, ambos acaban sin tener caña ni una melodía pegadiza, consiguiendo un resultado que puede causar indiferencia entre los seguidores.

"City Of The Dead" es, como diría Peter Griffin, un auténtico ¡zas, en toda la boca!. Es una mezcla de contundencia, agresividad y rapidez que bien podría servir para definir qué es el death metal melódico. Sin embargo, da la sensación de que acaba perdiendo fuelle de la mitad en adelante. No obstante, hay que destacar de nuevo la labor de Amott a la guitarra, que es una pasada.

"Through The Eyes Of A Raven" es una canción con unos riffs muy cercanos al black metal y con una estructura que avanza lentamente, a pesar de que cambia bastante. Aún así, creo que es otro de los aciertos de Khaos Legions, aunque necesita una segunda escucha para digerirla mejor. Por cierto, es exquisito a la par que inesperado el final acústico del tema.

"Cruelty Without Beauty" es un tema para vivir en directo. El ritmo y la contundencia que tiene debe servir para formar buenos circles of fire y walls of death. Como remanso instrumental -y descanso para la gargante de Gossow- encontramos "We Are A Godless Entity", muy armonizada y tal vez demasiado breve.

"Cult Of Chaos" recuerda por su inicio a "Yesterday Is Dead And Gone" pero poco después se convierte en un auténtico "culto al caos". Muy apropiada también para soltar adrenalina en los conciertos. Lo más acertado del tema son sus cambios de ritmo, pero son bastante bruscos, así que veremos qué tal funciona. "Thorn In My Flesh" pudo ser una buena idea al principio, pero al final acabó siendo una copia cansina de "Bloodstained Cross". ¿Por qué decae tanto el ritmo?

"Turn To Dust" es una breve y emotiva instrumental acústica que da paso a "Vengeance Is Mine", un verdadero trallazo desde el principio. Aparte de la agresividad de Gossow destacan los riffs y leads de guitarra que Amott se ha trabajado. De nuevo, no entiendo por qué recurre el grupo tanto a los medios tiempos, con la pérdida de dinamismo que ello conlleva.

Para cerrar el disco encontramos "Secrets", un tema que no me aporta nada interesante salvo por el solo de Michael Amott. Es una lástima escuchar buenas ideas desperdiciadas con canciones intrascendentes.

7/10

En definitiva, Khaos Legions supone una leve mejora con respecto a los dos discos anteriores de Arch Enemy, pero que no acaba de encontrar la senda sonora de sus inicios. Tal vez tampoco lo persiga el grupo, pero un grupo de death metal melódico no debería recurrir tanto a medios tiempos y melodías de guitarra tan amables, simplemente porque eso supone cambiar la dirección musical, con la consiguiente decepción de los seguidores.

De todos modos, en directo se comprobarán los efectos de este Khaos Legions, porque estoy seguro de que Arch Enemey va a seguir llenando salas en Europa. Eso sí, si quiere dar el paso a Estados Unidos debería aplicarse el cuento y dar mucha más caña de la que hay en este disco.

Fecha de lanzamiento: 30/05/2011
Discográfica: Century Media
Compra el disco: Desde la web oficial de Arch Enemy
Descarga el disco: En la Web
Escucha el disco: En Spotify o en Grooveshark
Tres canciones destacadas: "Yesterday Is Dead And Gone", "Bloodstained Cross", "Through The Eyes Of A Raven"