Reseña: Pain – You Only Live Twice

Peter Tägtgren es uno de esos niños prodigios de la música, y más concretamente del rock y del metal moderno, que todo el mundo ha escuchado. Puede que a lo más nuevos o poco interesados en el género no os suene, pero este señor no sólo tiene un grupo de renombre en la escena, Hypocrisy, sino que se las ha apañado para colar la electrónica y el tecno y acercarlos a los metaleros más puristas con Pain.

Yo no le he escuchado en mi vida... ¿seguro? Además de ser un multi instrumentista que aprendió a tocar la batería a la tierna edad de 9 años y que más tarde se pasó a otros instrumentos como el bajo, el teclado o la guitarra, Tägtgren es una de las personas que más colaboraciones ha hecho en este estilo de música, y no sólo eso, sino que además es un afamado productor e ingeniero de sonido solicitado por grandes grupos. Dejando aparte la amplia lista de colaboraciones, Peter ha producido discos de grupos como Enslaved, Amon Amarth, Children Of Bodom, Immortal o Dimmu Borgir.

Pero hablemos de Pain. Se trata de un grupo que nació para dar salida a las composiciones que se quedaban fuera de Hypocrisy porque chocaban con ese estilo de música, pero que como he dicho poco a poco y a lo largo de sus 6 trabajos ha ido creciendo hasta hacerse con un hueco en el panorama del metal actual. Hace unas semanas lanzaron su nuevo trabajo, You Only Live Twice, que reseño aquí, y que continua los pasos de Cynic Paradise, lanzado hace ya 3 años.

Después de escucharlo durante varias semanas, he llegado a la conclusión de que en efecto se trata de un buen disco, pero bastante diferente al material antiguo. Esta vez se nos esta ofreciendo un material que en ocasiones parece descartado directamente de las nuevas composiciones de Hypocrisy , aunque en todo momento tengan un toque bastante industrial. ¿Y eso es malo? Pues hombre, no, pero nos queda la sensación de que el material no es lo suficientemente bueno y original, y sobre todo, de que las canciones aquí incluidas no son tan pegadizas como la mayoría de las que se pueden encontrar en la ya larga discografía de Pain. Como veréis a continuación, el disco esta envuelto en una atmósfera muy orquestal, y esta vez destacan bastante los teclados. Es algo que siempre había estado presente en el grupo sueco, y junto con los sintetizadores eran parte protagonista en su discografía, pero esta vez se usan de una manera más obvia y que suena más a teclado: se han usado unos tonos bastante frecuentes en el metal melódico. Hagamos un rundown de las canciones que incluye el disco, y luego comentemos:

--

El trabajo comienza con "Let Me Out", que sorprende al empezar porque empieza con una introducción puramente tecno / máquina... Enseguida entra la batería y la voz, primero a gritos y después cantando de una forma bastante más calmada. En este momento nos acordamos de los también suecos In Flames, no sólo por la forma de cantar y composición sino por los efectos de sintetizador usados en el fondo. Salvando las diferencias, bien podría tratarse de una canción del grupo. En sus 4:30 minutos y de duración nos encontramos muchos cambios de ritmo, coros, y sintetizadores. No se trata de una canción con la pegada de otras que abrieron otros discos, como "Its Only Them" o "Save Your Prayers", aunque definitivamente tiene todos los elementos de Pain.

"Feed The Demons" empieza de una forma muy orquestal y que contiene muchos elementos industriales, desde la producción hasta los elementos que nos encontramos. Una vez arrancamos nos encontramos con una canción a medio camino entre Pain y el grupo principal de Tägtgren: Hypocrisy. Y es que el estribillo es muy pegadizo, es uno de esos temas que triunfan en los directos.

Ahora una canción rápida. "The Great Pretender" sigue el mismo ritmo durante sus 4 minutos de duración, y tal vez se trata de uno de los temas más comerciales del disco. Orientada al rock gótico de The Sisters Of Mercy, de nuevo escuchamos algunos pasajes --1:08 a 1:20, por ejemplo-- que suenan a In Flames, aunque esta vez increíblemente por la guitarra y no los sintetizadores. El estribillo es pegadizo y va acompañado por teclados, algo que destaca en la parte más calmada de la canción, donde además podemos encontrarnos con una pista vocal sobrecargada y fantasmagórica.

El comienzo del tema que da nombre al disco, "You Only Live Twice", recuerda mucho a uno de los clásicos del grupo: "Same Old Song". Durante la mayor parte de la canción las voces son limpias y su producción no esta tan sobrecargada. De hecho, son el elemento que lleva el peso del tema. Es un medio tiempo en toda regla, que de nuevo vuelve a ser muy orquestal.

"Dirty Woman" tiene uno de los riffs más rockeros y pegadizos de todo el disco. Todo en esta canción suena mucho a rock duro, y aunque sigan acompañándonos los teclados, han desaparecido casi todos los elementos de la cara techno de Pain. De hecho lo que mas soprende en la canción es escuchar Tägtgren cantando a gritos con un cierto tono a lo AC/DC. Un estribillo pegadizo completa la canción, oh dirty womannnn.

¿Quereis más? "We Want More" nos da precisamente más de Pain en una canción bastante rápida y que de nuevo sigue las directrices de antiguos trabajos del grupo. La canción acaba en fade out, y da paso al siguiente tema.

Pain nos tiene acostumbrados a incluir una versión en cada disco, aunque lo último que yo esperaba es que fuera "Leave Me Alone", una cover de Sonic Syndicate. Todo tiene una explicación, y aunque se trate de una versión, las letras de la original, lanzada a mediados del año pasado, están escritas por Peter Tägtgren, que ha querido recuperarlas aquí. La canción esta en todo momento acompañada del teclado con el que comienza y acaba.

Una introducción de batería abre uno de los temas más duros del disco. "Monster" tiene todos los elementos del metal industrial, y al tratarse de una canción bastante dura de nuevo habrá partes, como el estribillo, que recuerdan a Hypocrisy. La guitarra es muy machacona y esta muy bien acompañada por los efectos de sintetizador.

"Season of The Reaper" trae algo nuevo. Comienza con una introducción ambiental, y después la batería da paso a un tema realmente interesante. Entra la guitarra, de nuevo acompañada por teclados y sintetizadores que la envuelven a la perfección. Se trata de un tema a media velocidad, tirando a lento, en el que volvemos a escuchar voces claras y a tener un ambiente muy orquestal. Pasando la mitad nos quedamos con una guitarra sola, cambiando el ritmo y la melodía de la canción, que parece recomenzar segundos después para acabar de nuevo con un fundido.

--

6/10

Ciertamente, este You Only Live Twice es uno de los discos más duros de Pain en cuanto a sonido y a algunas de las composiciones, aunque no por ello se trata de uno de los mejores, al menos en mi opinión. De ahí la nota. No hay que dudar de la capacidad como compositor de Peter Tägtgren, puede que estuvieramos pidiendo demasiado. Como he dicho antes, la mayoría de discos de Pain incluyen canciones realmente pegadizas: "Its Only Them", "Same Old Song", "Zombie Slam", "I'm Going In"... temas que eran verdaderos himnos y que no se podían contar con los dedos de las manos ya que predominaban en los álbumes. Aquí tenemos la sensación de que se ha perdido algo.

Este nuevo disco tiene partes realmente interesantes, pero no podemos decir que las canciones acaben de funcionar en conjunto, al menos no como lo hacían en cualquiera de los antiguos trabajos, salvo tal vez los dos primeros, en mi opinión los más flojos de la discografía junto con este nuevo disco. Sin embargo, el acercamiento a Hypocrisy es algo interesante. Si mezclaramos "Feed The Demons" o "Monster" con las canciones de uno de los últimos discos de la banda sueca, seguramente pasarían desapercibidas, ya que parecen canciones directamente extraídas de uno de esos trabajos. El que también funcionen aquí hace que nos planteemos cuanto se han acercado ambos grupos y como ha crecido Pain respecto a su hermano mayor. Resumiendo, se trata de un trabajo que gustará a los fans de Pain y del metal melódico en general, pero que nos deja con la sensación de querer escuchar algo de su material antiguo, o incluso algo de Hypocrisy. Las ideas son muy buenas, pero puede ser que les falte algo de desarrollo.

Fecha de lanzamiento: 03/06/2011
Discográfica: Nuclear Blast
Compra el disco: Amazon
Tres canciones destacadas: "Feed The Demons", "The Great Pretender", "Dirty Woman"