Under: Communist Daughter

Es miércoles, mitad de la semana, el día que muchos odiamos porque no estamos ni comenzando ni con visos de terminar nada. Pero también es el día que hemos escogido para presentarles una banda nueva, reluciente e interesante con la cual alegrar sus oídos e iluminar sus días hasta la llegada de un nuevo fin de semana.

En esta ocasión tenemos en Under a un grupo llamado Communist Daughter, cuya historia se remonta unos años atrás cuando su líder, Johnny Solomon, decidió abandonar la música y romper con su grupo Friends Like These para dedicarse a resolver sus problemas y adicciones lejos del ojo público.

Sin embargo, a este originario de Minnesota el retiro no podía durarle mucho. Un día decidió juntar a un grupo de amigos compuesto por Adam Switlick Jonathan Blaseg, Molly Moore y Al Weiers para comenzar un nuevo proyecto llamado Communist Daughter, en el que el músico y sus acompañantes mezclan las armonías vocales y el mejor pop rock para crear un sonido bonito, gentil, melancólico, de momentos folk y corazón en la mano capaz de conquistar oídos extraños a la primera escucha. Su música es indie por donde le quieran ver y seguramente les recordará un poco a gente como Belle and Sebastian, especialmente por la vibra relajada de sus canciones, y esa realmente es la mejor razón que les puedo ofrecer para escuchar a esta agrupación.

El nombre del grupo por cierto viene de una canción del grupo de culto Neutral Milk Hotel, sin embargo, los sonidos de ambas bandas son completamente diferentes. El grupo debutó el año pasado con su primer larga duración titulado Soundtrack to the End, con el que han ganado algo de reconocimiento y cuyas canciones incluso ha aparecido en algunos programas de televisión (ya ven que se ha convertido en una moda presentar artistas indies en los soundtracks de las series estadounidenses).

Si quieren saber más de la banda pueden visitar la página de su disquera, darse una vuelta por su Myspace, visitarlos en su página de Facebook o seguirlos a través de Twitter.

Para que los conozcan les dejo el audio de uno de los temas de su álbum debut titulado "Speed of Sound" (no confundir con el tema de Coldplay), una balada folk de influencias country y melancolía garantizada. Después podrán ver un vídeo de una sesión en vivo que hicieron para la radio estadounidense y en donde interpretaron una de sus mejores canciones llamada "Not The Kid", en la que suben un poco el ritmo para volverse más melódicos pero que sigue conservando la misma amabilidad del resto de sus canciones. Por cierto, no se dejen confundir por la facha de metalero de su vocalista, que realmente es sólo la facha, al menos en este proyecto.