Katy Perry bate récords en Billboard

Mucho se habla de Lady Gaga, Beyoncé o Rihanna, pero Katy Perry ha conseguido en Estados Unidos lo que tan solo Michael Jackson logró en su momento: ser número uno con cinco canciones de un mismo disco. En este caso, Katy Perry ha posicionado en el número 1 del Billboard Hot 100 "California Gurls" (junto a Snoop Dogg), "Teenage Dream", "Firework", "E.T." (junto a Kanye West) y la más reciente "Last Friday Night (T.G.I.F.)".

En los 56 años de existencia de Billboard (popular revista musical que además se encarga de medir el éxito de los artistas según cifras de ventas y número de reproducciones en radios comerciales), solo el Rey del Pop consiguió estar en el número uno con cinco canciones distintas y de un mismo álbum. Concretamente todas ellas pertenecían a Bad (de 1987): "I Just Can't Stop Loving You" (con Siedah Garrett); "Bad", "The Way You Make Me Feel", "Man in the Mirror" y "Dirty Diana."

Pero si analizamos un poco más la noticia, Katy Perry no solo iguala a Michael Jackson en éxito sino que lo supera por el tiempo que los respectivos singles de cada artista han pasado en las listas. El pequeño de los Jackson pasó con las cinco canciones arriba mencionadas un total de siete semanas. Sin embargo, Perry ha conseguido estar en lo más alto durante 18 semanas, si bien es cierto que a la cantante le ha costado más tiempo llegar a la cima que a Michael.

Ahí no acaba la cosa porque la cantante californiana ha pasado un total de 66 semanas entre el top 10 de canciones de Estados Unidos, lo que también supone el récord anterior que estableció Ace of Base en 1993.

Aunque su nicho de mercado se centra en el país del dólar, el éxito de Katy Perry es mundial. En países como Reino Unido, Canadá o Australia ha conseguido numerosos discos de oro y de platino por One Of The Boys y Teenage Dream, haciendo que reine en las principales pistas de baile y en las radios más exitosas del mundo.

Los datos están ahí pero tampoco podemos fiarnos excesivamente de ellos. De todos es sabido que las listas de éxitos suelen conformarse atendiendo al mejor postor, es decir, quien más paga más alto está en el chart. Está claro que Katy Perry triunfa entre el público, sus canciones gustan y su carisma también, pero no se trata de una panacea para el mundo de la música. En mi opinión, no ha aportado lo que por ejemplo sí aporto Michael Jackson en su día; frescura, una nueva manera de entender la música, pasión. Creo que Katy Perry es una artista de plástico, hecha y orientada para vender y que no trascenderá en la historia de la música. Quizá me equivoque, y que conste que no tengo nada en contra de ella, pero no creo que de aquí a unos años sea recordada. En cualquier caso, los datos están ahí y seguro que sus seguidores ahora tienen un arma para defender a su cantante favorita.