Kings Of Leon con problemas internos

Y no lo dicen los medios de comunicación que, dicho sea de paso, tienen las crisis y posibles separaciones como carnaza fácil. Lo de que Kings Of Leon tiene problemas internos es algo que su propio bajista, Jared Followill, confesó en su Twitter:

Dallas, no os podéis imaginar cuánto lo siento. Hay enfermedades y problemas internos que necesitan ser reconducidos. Sin palabras.

En otro tuit, Jared aclaraba el asunto un poco más:

Quiero mucho a nuestros seguidores. Sé que ninguno es estúpido. No puedo mentir. Hay problemas en nuestro grupo más grandes que no beber suficiente Gatorade.

Muchos se preguntarán, ¿y esto a qué viene?. Hay que remontarse al pasado viernes 29 de julio. Entonces, Kings Of Leon tocaban en Dallas, Estados Unidos. El concierto transcurrió con normalidad hasta que, después de 11 canciones, Caleb toma el micrófono para decir que abandonaba el escenario en busca de más cerveza porque hacía mucho calor. Y recalcó que no estaba borracho. El vocalista no regresó y el concierto tuvo que ser suspendido. Podéis ver el momento en este video:


Jared y Matthew salieron justo después al escenario para informar de que Caleb estaba algo indispuesto y para pedir disculpas por cómo transcurrieron los hechos. Más tarde, Jared escribió en su Twitter lo que ya hemos comentado.

Toda la historia invita fácilmente a pensar que las cosas no marchan bien dentro de Kings Of Leon. Más allá de los problemas con el alcohol que pueda tener Caleb, no es normal la reacción que tuvo su hermano Jared a través de Twitter. Es como si el supuesto golpe de calor que sufrió Caleb, que deja en el aire el resto de conciertos programados en Estados Unidos para agosto, fuese la gota que colmó el vaso, lo que ha hecho destapar los problemas internos.

Si bien es cierto que no se han especificado qué clase de problemas hay, se espera que en los próximos días la banda emita un comunicado oficial para explicar la situación. Primero para saber qué pasará con los shows confirmados en su web oficial y, segundo, para saber qué le deparará a una banda con muchos seguidores pero también con bastantes detractores.

No es la primera vez que Kings Of Leon se ve forzado a cancelar un concierto por causas poco habituales. En julio del año pasado, fueron los excrementos de algunas palomas que alcanzaron a Jared los que obligaron a detener la actuación.

En cualquier caso, el porvenir del grupo está a día de hoy en el aire. ¿Creéis que se solucionarán estos conflictos internos?