Top 5: errores que una nueva banda nunca debería cometer

Lo nuevo es relativo, sabemos que muchas bandas salen a brillar en la escena después de muchos años de ensayos y canciones sin embargo la poca experiencia, el carácter de un novato y la fama son realmente algunos factores que en conjunto no se llevan muy bien en el rock ni en cualquier otro género, si bien la experiencia nunca garantiza el éxito ni viceversa, en la escena es cada vez más frecuente ver algunos errores que las nuevas bandas cometen.

Pareciera en algunos momentos que incluso se han vuelto una especie de costumbre o de actividades por cumplir entre los recién famosos en la industria, en realidad no lo sé a la perfección, ni tampoco soy un experto en la industria, pero esta vez nos dedicaremos a recopilar los errores más comunes, frecuentes y evidentes que nos hacen ver en las bandas un auténtico y lamentable todo mal, seguramente en alguno de los puntos se verán reflejadas muchas de sus bandas favoritas, en otros quizás no, este es solo un breve repaso, que en su momento espero que a algunas bandas a las que les está llegando la fama, les sirva como punto de referencia para no tomar el camino fácil.

Error 1. El segundo disco de nuestra banda será totalmente experimental.

Sí, ya logramos debutar y gustar a una muy buena cantidad de seguidores con un primer disco debut, el segundo disco nos lo haremos de capricho y será totalmente experimental. No amigos rockeros, indies o metaleros, si el primer disco que lograron como banda los llevo a la fama no fue cuestión de suerte, el disco es muy bueno y en un segundo material, hasta cierto punto están obligados a darle continuidad, los discos experimentales para una banda en primera instancia no la hacen mejor, ni tampoco más interesante, sino por el contrario en algunos de los casos, pueden estar grabando su más grande fracaso. Los discos experimentales son un asunto exclusivo para bandas consagradas y estos deben ver la luz en materiales de corta duración y poca distribución como lo son los EPs, por ejemplo.

Error 2. Iniciar proyectos en solitario o alternos de manera inmediata.

Este es un indicativo de que la banda nunca funcionó como banda o bien cada uno de los integrantes tiene ideas totalmente distintas respecto a lo que es la música y nunca podrán llegar a un acuerdo sobre cómo hacer música juntos. Hay bandas buenas que por alguna extraña razón, tan pronto deciden tomarse un descanso cada uno de sus integrantes deciden hacer proyectos en solitario. La música así como cualquier otra profesión, también requiere de exigencia y constancia, cuando una banda salta a la fama y es requerida por todo el mundo, no queda de otra más que trabajar sin descanso. Los proyectos alternos los pueden dejar para después, se reservan para bandas que ya llevan algunos buenos discos a lo largo de su carrera, aquí el más grande error es cuando el frontman se da este lujo, eventualmente la figura que representa dentro de la banda es la más importante, pero no lo hace mejor, ni más importante que los demás miembros, vamos no siquiera es algo necesario ni un cliché a cumplir para ser una gran banda.

Error 3. Cambiar a un gran sello discográfico de repente

Si, seguramente el 99% de los chicos que ensayan en un garage con sus amigos sueñan que en algún día de suerte, un representante ejecutivo de una gran disquera va venir a buscarlos y ofrecerles un millonario contrato y la grabación de muchos discos. Como sueño, está bien, como realidad, jamás. Eventualmente los grandes sellos discográficos (no todos, los hay también con sus muy contadas excepciones) están dirigidos por gente que muy pocas de las veces logra entender el acercamiento de la música hacia la gente, ellos ven dinero y si bien, logran inflar a una banda de un día para otro, la naturalidad y la esencia de una banda se va perdiendo y sumergiendo cada vez en el ambiente denso de mercadotecnia de los 90s y bastante complicado que actualmente tiene la industria. Aquí lo mejor es cuando una banda sigue conservando a su sello pequeño, ese que creyó en ellos desde un inicio, para editar sus materiales y ocupar a las grandes discográficas para la distribución, así por lo menos una banda sigue siendo propietaria de su música y no la deja en manos de personas que la verán siempre con signos de dinero, ni tampoco se volverá un aparato de hacer dinero para los grandes.

Error 4. Outfit totalmente indie o extraño para llamar más la atención como todos los demás

Esto quizás funciono en algún momento, le funcionó a The Cure un par de décadas atrás, lo aceptamos, pero con la cantidad brutal de bandas, información y géneros que tenemos hoy en día, ya no funciona tanto, entiendan chicos que una banda funciona en base a su música, sí, el look también es algo súper importante, pero aquí el error es cuando una banda empieza a preocuparse más en cómo luce, que como tocan. Conservar siempre la esencia de una banda los hará más cercanos a los seguidores y más humanos, lo que se traduce en mayor cantidad de gente identificándose con su música y creyendo en ustedes.

Error 5. Contratarse un manager de la era del heavy metal

Lo de la era del heavy metal es solo un ejemplo, lo de que sea un manager viejo, en realidad no. El sexo, drogas y rock’n roll estuvo bien hasta que fue una de las principales causas para llevar a las bandas a la decadencia, generalmente las grandes nuevas bandas deberían rodearse de gente que conoce el medio en la actualidad, no de gente que hizo frutos de una escena tan fácil y llena de parafernalia de hace unos 20 años, generalmente este tipo de personas entendieron a la industria en otro momento, pero ahora no, lo cual tomarse un manager de estos, sería como dispararse así mismo en el pie.

En conclusión, lo que hace buena a una banda definitivamente en este y todos los siglos será su música, no importa si la banda se ve vuelta en escándalos, si hace un mal disco o no, como siempre lo he dicho la música se rompe en géneros y para gustos los colores, así que el abanico de posibilidades es tan diverso como el número de bandas que existen hoy en día, que al final todo nos lleva a que la música que a nosotros no nos gusta, terminará por gustarle a alguien más, eso es real. La industria seguirá creciendo al mismo ritmo de cuantas bandas nuevas se forman día con día, algunas con un gran éxito, otras no, aquí la gran ventaja que tenemos como público consumidor es que nosotros tenemos la decisión entre qué escuchar y qué no. ¿No lo creen?