Tuska Open Air 2011: Arch Enemy, At The Gates y compañía cumplieron con las expectativas

Hace ya casi dos semanas se celebró la que fue la decimocuarta edición de Tuska Open Air, el festival más importante de música metal no sólo de Finlandia, sino de los países nórdicos. Celebrado tradicionalmente en Helsinki, este año ha reunido nada más y nada menos que a unas 28.000 personas, de las cuales cada vez un mayor porcentaje es internacional.

Esta nueva iteración de Tuska --cuya traducción literal es dolor o agonía-- ha sido un tanto especial, no sólo por el hecho de contar con una mayor presencia de medios internacionales, sino porque es el primer año en el que el festival se celebraba en Suvilahti, una antigua zona de producción energética de la ciudad finesa hoy en día en desuso y aprovechada para celebrar este tipo de eventos. ¿El motivo del cambio? El parque de Kaisaniemi ya no puede ser utilizado para conciertos, y éste se había quedado además un tanto pequeño para un festival que tiene cada vez más reconocimiento.

Sin embargo si miramos los datos de asistencia, con unas 28.000 personas como total de asistentes, no se puede decir que haya sido el año más exitoso para Tuska. El festival se ha visto seguramente afectado por el hecho de que las entradas eran ligeramente más caras que el año pasado, la nueva localización no era a priori tan atractiva --no dispone de zonas verdes--, y la entrada al recinto con bebidas estaba estrictamente prohibida por primera vez en la historia de Tuska.

Personalmente he de decir que estos puntos no han influido para nada en el desarrollo del festival, y Suvilahti ha sido el sitio perfecto para su celebración, con cuatro escenarios que sonaban a la perfección y con un toque industrial muy acorde con el estilo de música y de la ciudad. Puede que no hubiera césped, pero había suficientes zonas con sombra para descansar, además de numerosos y variados puestos de comida. A lo largo de los tres días, uno de los sponsors, Coca-Cola, estuvo repartiendo latas gratis para calmar la sed de los asistentes, que además tenían la opción de ir a una de las dos zonas de bebida donde se podían comprar, entre otras cosas, cerveza, las típicas lonkero finesas o chupitos de Jägermeister.

Pero vamos a lo que realmente interesa, a la música, y a ver como se desarrolló el viernes 22, el primer día de Tuska Open Air 2011 (la crónica que podéis leer a continuación es la primera de 3 entregas que saldrán esta semana, acompañadas por las magníficas imágenes de la fotógrafa musical Amelie Lund).

Omnium Gatherum

El festival abría con los fineses Omnium Gatherum, que pese a ser los primeros en tocar ya reunían a un amplio número de personas en el Inferno Stage. Se trata de una banda de death melódico cuyo principal atractivo es el peculiar sonido de la guitarra, perfectamente en armonía con los efectos de teclado, y unas composiciones realmente buenas. Su frontman, Jukka Pelkonen, fue de lo mejor de la actuación y supo en todo momento llevar un espectáculo en el que se pudieron escuchar canciones de varios discos de la banda, incluyendo uno de los mejores temas de su último trabajo, "Soul Journeys".

El Inferno Stage era temido por muchos ya que en otras ocasiones la gran cantidad de gente y el hecho de que se trate de un sitio cubierto han provocado verdaderos problemas a los más calurosos, pero esta vez no fue así. Está bien, hacía calor, pero no como otros años. El sonido, tanto del escenario como del grupo, fue desde el primer momento espectacular. Un muy buen concierto para empezar el festival.

Cause For Effect

Cause For Effect es un grupo que no conocía, y una de las sorpresas de éste festival. Mis amigos me lo habían descrito como un grupo que toca 30 canciones en 30 minutos de concierto, y no sé si llegaron a 30, pero por ahí andarían.

Se trata de un dúo formado por un batería y un bajista que a la vez hace las veces de cantante que interpretan composiciones muy cortas pero a la vez realmente interesantes, siempre en un tono muy groove, extremo y en ocasiones bastante rockero. Sus integrantes, Ari y Tuomo, son verdaderos virtuosos con sus respectivos instrumentos, y así lo demostraron en los escasos 30 minutos que duró su actuación. Muy experimental, como podréis descubrir en su página oficial, donde se puede descargar de forma gratuita algunas de sus composiciones. Realmente interesante.

El escenario elegido, el Club Stage, es el escenario en el que tocaban los grupos más experimentales y también menos conocidos. Se trata de un sitio interesante, ya que es el único escenario montado dentro de un edificio, lo que hizo que mucha gente fuera allí a refugiarse del calor del resto de escenarios. La acústica era muy buena, aunque para algunos grupos tal vez se quedaba pequeño --tendría el mismo tamaño que las clásicas salas de conciertos de Madrid--, y la gente tenía que verlo desde los lados, muchas veces intentando evitar grandes columnas. Aun así, el sonido merecía la pena.

Arch Enemy

Después de un merecido descanso, no podía hacer otra cosa que ir al Radio Rock Stage para ver el concierto de uno de los platos fuertes del día: Arch Enemy. El escenario es el principal, y este año ha sido ligeramente más grande que el de otros años, como era de esperar. Pero vamos al grano.

Bajo un sol abrasador del que la mayoría de grupos se quejaba por no ser típico de Helsinki --y creedme, en estas fechas si lo es--, Arch Enemy saltaba al escenario con la introducción de su último disco y su primer tema, que ya comenzaba a reunir gente en el mosh pit. Un mosh pit salvaje pero que como en todos los Tuska a los que he asistido ha sido siempre digno de mención por la amabilidad y el respeto de la gente, que está en todo momento atenta a que nadie caiga al suelo y se haga daño.

El show continuaba con "Revolution Begins" y la que es para mí la mejor canción de la época Gossow de Arch Enemy: "Ravenous". Digno de mención es la actuación y entrega de los suecos, muy activos en todo momento, pero también de su frontwoman Angela Gossow, a la que parecía no pesar la bandera del grupo que paseo durante gran parte del concierto. "Dead Eyes See No Future", "No Gods, No Masters" o "We Will Rise" completaban la lista de canciones y pese al calor y gran afluencia de público, nos dejaban con ganas de más.

At The Gates

Otro grupo sueco, y otra de las grandes ofertas del festival. At The Gates saltaban al escenario con uno de sus grandes clásicos, "Slaughter Of The Soul", y demostraban por qué su horda de fans pide la reunión permanente de la banda. Y es que este Tuska es uno de los pocos festivales y conciertos en los que el grupo va a participar durante 2011, después de su reunión en 2008 exclusivamente para eventos en directo.

Durante un total de una hora y cuarto se tocó una selección de canciones muy variadas, con temas como "Swarm" y "Forever Blind" de Terminal Spirit Disease o "Cold" y "World Of Lies" de Slaughter Of The Soul.

Aunque por momentos parecía que los músicos estaban cansados, seguramente debido al insoportable calor, se puede decir que la actuación fue de libro, y para celebrarlo nos otorgaron su tema más característico después del primer encore, "Blinded By Fear", con introducción incluida.

Morbid Angel

Con hora y media de actuación, la organización decidió que Morbid Angel era el grupo que debía ocupar el puesto de honor este primer día de Tuska Open Air, y también en el escenario principal, interpretaron casi dos decenas de canciones, que pueden parecer muchas pero no lo son teniendo en cuenta su extensa discografía.

Sin embargo, el sonido y la interpretación parecían no convencer a la audiencia, y lo hacía tal vez sólo con sus más fervientes seguidores. A esto hay que sumarle que se trataba de la última banda en tocar, y que varios de los grupos que lo hicieron antes requerían grandes dosis de energía por parte del público. Una de las cosas que me llamó la atención fue la inclusión de tan sólo 2 o 3 temas de su último trabajo, Illud Divinum Insanus, muy criticado por los fans y la prensa en general, pero siempre defendido por la banda.

"World Of Shit (The Promised Land)", del aclamado álbum de 1993 Covenant cerraba la actuación y a su vez el primer día de festival. Debido a los conciertos de otros grupos, algunos nos quedamos con ganas de ver a los fineses Oranssi Pazuzu, que hacen un estilo único de black metal realmente experimental y psicodélico, los veteranos Electric Wizard y su inconfundible doom con toques muy groove, y Spiritual Beggars con su propuesta de stoner hardrockero y que por cierto incorporaba de nuevo al festival a Sharlee D'Angelo, que había tocado el bajo horas antes con Arch Enemy.

Imágenes: Amelie Lund