Kings of Convenience presume su ciudad en su nuevo video

En el mundo de la música realmente es poco común encontrar a bandas que le hayan dado publicidad y prestigio a su tierra natal. Tal vez porque la mayoría de los grupos (aunque no todos por supuesto) surgen de escenas consolidadas en grandes ciudades de las que inevitablemente también han salido otros artistas y agrupaciones a lo largo de los años, lo cual ayuda a diluir la nacionalidad y a establecerla como mera referencia circunstancial.

En el caso de los Kings of Convenience sin embargo, la fama del grupo ha ayudado a que muchos de nosotros podamos localizar y reconocer en el mapa a la ciudad de Bergen, Noruega, de donde son originarios este par y que la verdad tiene una escena musical muy activa si consideramos su tamaño realmente pequeño, al menos comparado con otras ciudades europeas, siendo además la segunda ciudad más importante de este país escandinavo.

El asunto es que Bergen ha quedado irremediablemente unido al nombre del dúo, no sólo porque es inevitable llamarlo cuando se les menciona sino porque ha aparecido en buena parte de su vida musical, ya sea como parte de algunas canciones e incluso en el arte de su primer disco. Ahora, el grupo ha vuelto a rendirle homenaje en el video que acaban de realizar para el tema "Me in You", una de las canciones que componen su maravillosa y más reciente producción, Declaration of Dependence, y que seguramente actuará como nuevo sencillo promocional, aunque dudo que tenga un edición física o digital.

El grupo presentó dicho video a través de su perfil en Facebook. Este fue realizado por Panorama Hardanger, una compañía de su país natal que se dedica a realizar tomas aéreas de diversos edificios y lugares en su país de origen. Así, la banda decidió comenzar esta grabación desde el techo de la casa de Eirik Glambek Boe en Bergen para continuar con una vista de las calles empedradas, bahía y barrios históricos vistos a través de la luz del verano eterno de 20 horas al día que parece tener a este lugar con los ojos abiertos prácticamente cada momento de la temporada.

La toma regresa por segundos para enfocar al grupo pero siempre casualmente, como si sólo estuviera pasando por ahí. En resumen una idea muy simple pero efectiva realizada en una sola toma y apta para aquellos que adoramos a la ciudad tanto como a sus (tal vez) ciudadanos más famosos.