Escuchamos «No Spare Parts», tema inédito de The Rolling Stones

Sabéis que en Cuchara Sónica nos encanta descubrir nueva música y compartirla con todos vosotros, pero no podemos perder de vista a grupos tan clásicos como The Rolling Stones. Y más cuando hay de por medio canciones inéditas.

Como sabéis, el próximo 21 de noviembre sus Satánicas Majestades relanzarán su disco Some Girls, que publicaron en 1978 y cuyas canciones ahora han remasterizado, aparte de enriquecerlo con anotaciones sobre éstas, entre las que se incluyen grandes éxitos como "Miss You" o "Beast Of Burden". Pero aquí no acaba todo porque este relanzamiento vendrá acompañado de doce canciones que nunca antes se publicaron, pero que se grabaron en las mismas sesiones de estudio del CD.

Queda justo un mes hasta que se publique de nuevo Some Girls y para ir abriendo boca podemos escuchar "No Spare Parts", uno de esos temas que han desempolvado para que los disfrutemos ahora, más de tres décadas después.

Como podemos comprobar se trata de una balada tranquila, una de esas con las que nos podemos imaginar conduciendo las largas autopistas del oeste de Estados Unidos. Las guitarras acústicas y la voz de Mick Jagger son suficientes para hacernos más llevadera esta tarde de octubre. Me han gustado especialmente los arreglos de hammond y los leads de guitarra eléctrica, que le otorgan una clase solo comparable a unos músicos con tanta experiencia.

A principios de este 2011 el grupo afirmó que no tenía planes para salir de gira este año, pero calló sobre el futuro a corto plazo. Especialmente teniendo en cuenta que 2012 será cuando este mítico conjunto cumpla 50 primaveras, por lo que se espera una gran gira mundial para conmemorarlo, incluso un nuevo disco. Sin embargo, todo son especulaciones a estas alturas, pero, quién sabe, a lo mejor tenemos una sorpresa en forma de anuncio estas Navidades.

Por lo pronto podemos decir que Mick Jagger está bien vocalmente. Así lo hemos podido comprobar con SuperHeavy, en el que se ha mostrado con ganas de seguir rockeando. Al menos, el sello más distintivo de los Rolling conserva su esencia, y eso que ya tiene 68 años.