Adele tenía un pólipo benigno en sus cuerdas vocales

Según acaba de informar el periódico New York Times, Adele ha superado con éxito su operación en las cuerdas vocales. Esto, que más o menos todos nos podíamos imaginar, ha sido el pretexto para conocer lo que realmente padecía la cantante. Concretamente se trataba de un pólipo benigno que hacía sangrar sus cuerdas vocales.

Al parecer, la afección, un tumor benigno que nunca podría haberse convertido en cáncer y que, por ello, descarta totalmente los rumores que hicieron tan popular en Twitter el hashtag #prayforadele, provocaba a la cantante una disfonía permanente en un número determinado de tonos, algo que reduciría bastante el rango vocal de su instrumento.

La cirujía láser ha sido el método que ha utilizado el doctor Steven Zeitels del Hospital General de Massachusetts (Boston) para atajar este problema. Según las declaraciones posteriores a la intervención que ha hecho un portavoz del citado hospital, Adele "se recuperará por completo y podrá volver a actuar". No obstante, no se ha detallado cuánto tiempo llevará esta recuperación.

Desvelado el misterio que ha obligado a la artista a pasar por el quirófano, todos deberíamos respirar tranquilos. Uno de los pacientes que se ha sometido anteriormente al láser del doctor Zeitels es Steven Tyler de Aerosmith, uno de los cantantes más admirados del rock contemporáneo. Él, como Adele, sufrió un pólipo y tuvo que operarse. A día de hoy, sigue haciendo gala de registro y rockeando por todo el mundo. Por tanto, habrá Adele para rato pero la incógnita ahora se centrará en cuándo podrá volver a los escenarios. Esperemos que pronto.