Los discos que nos sorprendieron en 2011

Estamos a cuatro días de que termine el año por lo que ya nos queda poco tiempo para presentarles nuestras listas con lo mejor de este 2011. Y los pasados 365 nos trajeron muchas sorpresas, ya sea en la forma de solistas y grupos nuevos quienes tomaron por asalto las listas con sus propuestas, o algunos consagrados quienes sorprendieron a propios y extraños con la evolución en su sonido. De eso vamos a hablar hoy en este recuento, que no tiene números porque en este caso no es exactamente una carrera. ¿Comenzamos?

James Blake - James Blake

Con apenas 23 años y dos como músico en forma, James Blake logró colocar su álbum debut en prácticamente todas las listas de lo mejor de este año e incluso fue nominado a premios tan importantes como el Mercury inglés. El asunto es que, si bien desde el 2010 el también productor ya venía presentando sus primeros EP's, no fue hasta este año que su fama explotó gracias a un álbum que si bien está inserto en el dubstep y la electrónica, también tiene mucha alma y una introspección minimalista que, como bien lo apuntó Joaquín en su reseña, no siempre es accesible pero sí muy interesante. Así, este álbum y su creador se presentaron como una de las grandes revelaciones musicales en este año que ya huye por la puerta trasera.

The Weeknd - House of Balloons

Con un estilo inmerso en el R&B y la electrónica y un gusto por los samples, este músico canadiense tomó por asalto el mundo de la música en este 2011 gracias a sus tres mixtapes editadas a lo largo del año; la primera de las cuales, House of Balloons, fue incluso nominada para el premio más importante de su país natal, el Polaris Music Prize. Sorprende además que un joven de apenas 21 años pueda lograr un sonido tan particular que cuenta asimismo con referencias al sexo, drogas y rock and roll. Prolífico sin duda, el cantante también ha tenido que hacer tiempo en su agenda para entregar los numerosos pedidos de remixes que le han caído en sus manos desde que saltó a la fama a principios de este año.

Destroyer - Kaputt

Aunque Dan Bejar ya tiene varios años entregándonos discos de tremenda calidad, lo cierto es que el canadiense y su banda han permanecido casi siempre en un nicho de independencia y murmullos por lo bajo que han hecho que su popularidad crezca poquito a poco y siempre fuera del reconocimiento masivo. Por ello, Kaputt fue una revelación en este 2011. No sólo porque el álbum consiguió hacerse presente en la mayoría de las listas de lo mejor del año a pesar de que sus ventas no parecen haber tenido el mismo éxito (apenas se coló en las listas de Billboard en su lanzamiento); sino porque en este álbum Bejar nos demostró que posee una gran capacidad para cambiar y evolucionar su sonido sin perder el buen gusto. En este caso, el músico y su banda incorporaron elementos del jazz, muchísimos metales y algo de funk para crear temas sensuales, festivos y tremendamente agradables que lo mismo proveen atmósfera que son el alma de la fiesta. Sirva Kaputt entonces para revelar al mundo las capacidades de un músico al que podríamos considerar el Elbow canadiense, y para quien hacer música es un asunto que va mucho más allá de géneros y etiquetas forzosas.

Cat’s Eyes – Cat’s Eyes

A principios de 2011 los ojos y oídos de todos los fans de The Horrors estaban a la espera de que finalmente se anunciara el lanzamiento de la tercera producción del grupo. Por supuesto, no ayudó en nada al suspenso el anuncio de una colaboración entre su vocalista, Faris Badwan, y la compositora y soprano Rachel Zeffira, un dúo que sin mucho ruido lanzó uno de los discos más bonitos de este año. Por supuesto hay que decir que la incursión en el rock de un músico con entrenamiento clásico siempre crea suspicacias, pues esto de unir ambos géneros no siempre ofrece buenos resultados (para mayor prueba, remítanse a cualquier álbum “sinfónico”). Sin embargo, y para nuestra fortuna, esto resultó ser algo totalmente diferente. Hay electrónica, ritmos sacados de los años 60 y 70, una soprano actuando como cantante pop: todo para crear ritmos pegajosos que llenan canciones tremendamente agradables, enamoradas y totalmente separadas de lo que le hemos escuchado a Badwan hasta el momento.

The Year of Hibernation - Youth Lagoon

Ya les decía Axel que Youth Lagoon era uno de los mejores debuts de este 2011 y la razón es por supuesto este primer larga duración que también lo ha colocado como una de las grandes revelaciones en este año que termina. Trevor Powers, el chico de 22 años detrás de estas luminosas canciones, ha estado escribiendo música desde hace mucho, sin embargo, fue apenas con los temas que componen su debut que el músico sintió que finalmente estaba creando algo importante. Sonidos nostálgicos en la línea de gente con M83, canciones que lo mismo te llevan al pasado que te invitan a cerrar los ojos y soñar es lo que Powers ofreció para todos nosotros este año y que lo colocaron como una de sus grandes revelaciones.

Anna Calvi - Anna Calvi

Cada año tenemos al menos una cantante de voz espectacular y sonido único para alimentar nuestros MP3`s con propuestas interesantes. Este año sin duda fue Anna Calvi la que ocupó esta posición, gracias a su excelente debut editado cuando apenas clareaba el año y que llegó a conquistarnos con su intenso guitarreo, voz seductora y ritmos peculiares. Un pop oscuro y atmosférico con mucha alma es lo que nos ofreció en su primer larga duración, un disco que definitivamente no alcanzó el éxito comercial de otras cantantes pero sí el reconocimiento de una artista nueva pero ya con el talento suficiente para alimentar una larga carrera musical.

Foster The People - Torches

Aunque Mark Foster, vocalista y compositor de Foster the People, batalló por largos años en la escena musical angelina para conseguir no digamos un hit sino un trabajo, su banda tuvo una suerte totalmente contraria. Este trío de indie-pop vio venir el éxito de la noche a la mañana gracias especialmente a la pegajosa "Pumped Up Kicks", una canción que demuestra que el líder de este grupo definitivamente aprendió algo de sus años como compositor de jingles. Ahora, si bien Torches no es un gran álbum, como ya lo comentaba Joaquín en su reseña, es un hecho que esta banda logró colocarse como una de las grandes revelaciones de este 2011 especialmente en Estados Unidos gracias a su música agradable y tremendamente efectiva para sacarte de días oscuros. Hay que decir que, si bien el futuro de la banda no luce necesariamente largo (bien pudiera ser que estuviéramos frente a un éxito de pisa y corre), su presente parece estar muy bien cimentado.

Adele - 21

Esta inglesa ya es definitivamente una cantante consagrada a sus cortos 23 años y de hecho, el título de revelación bien hubiéramos podido ocuparlo también en el 2009 con la publicación de su álbum debut. Sin embargo, lo sorpresivo de este segundo intento es que, a pesar de haber sido influenciado por el sonido Motown, el soul y el country (géneros "adultos" por excelencia) y de que regularmente los segundos discos no son tan buenos cuando siguen a un extraordinario álbum debut, haya conseguido colocarse en estaciones de pop, rock, música romántica y jazz sin diferencia alguna, haya logrado vender más de 4 millones de copias en menos de un año, convirtiéndose así en el más grande vendedor del siglo 21 y el décimo álbum más vendido en el Reino Unido. Con esto tampoco quiero decir que la música de Adele sea demasiado radical y por lo tanto muy rara su inclusión en las listas, sin embargo, es un hecho extraordinario que una mujer tan joven (que además no necesariamente calza con los ideales de belleza de la música pop) y con apenas dos discos en su haber, se haya convertido en la reina de los charts y la radio durante este 2011.

Bon Iver - Bon Iver

Hasta este 2011, todos sabíamos que como regla los segundos discos nunca igualan la grandeza de un buen debut, pues para la mayoría de los músicos es muy difícil sentarse a escribir un disco en dos años cuando has tenido unos 20 o 25 de inspiración para el primero. Por supuesto, esto fue hasta este año, cuando artistas como Fleet Foxes, Adele y por supuesto Bon Iver, llegaron a demostrarnos que sí se pueden escribir segundos discos de extraordinaria calidad. El caso de Justin Vernon es notable además por ser su música tan poco comercial, tan tranquila y tremendamente introspectiva, pues estas cualidades no son necesariamente las de un larga duración que ocupa los primeros lugares de ventas ni gana nominaciones a los Premios Grammy, más conocidos por reconocer los éxitos comerciales que la calidad de grabación. Pero sucedió. Ahora, muchos seguramente no escucharon en su momento For Emma, Forever Ago. Sin embargo, les puedo garantizar que la mayoría no se perdió este segundo álbum homónimo que ha colocado a Justin y compañía como una de las grandes sorpresas de los últimos 365 días.

Feist - Metals

Regularmente, cuando un músico o cantante obtiene fama y fortuna con una producción, lo más fácil para dicho cantante o músico es reproducir el mismo sonido en su siguiente intento, asegurando así las ventas y evitando de esta manera lo complicado de la carrera. Lo difícil es de hecho retirarse por dos años y regresar con un sonido totalmente reinventado. Muchos de nosotros ya sabíamos que Feist no era una cantante común desde el lanzamiento de Let It Die allá por el 2004, sin embargo, era imposible no sentirse nervioso ante la llegada de Metals pues, luego del éxito comercial que alcanzó con The Reminder, era lógico pensar que Leslie iba a seguir por la ruta del pop pegajoso que tan bien le había funcionado. Por supuesto, nunca debimos preocuparnos. Su nueva producción es toda una vuelta de tuerca a su sonido, una revelación de las capacidades de esta cantante que no sólo es capaz de componer una canción pop perfecta para musicalizar el comercial más reciente de un nuevo perfume, sino de crear atmósferas y propuestas musicales bajo sus propios términos. Este disco nos reveló también su nuevo sonido, uno que no está dispuesta a sacrificar ni siquiera en sus espectáculos en vivo en favor de su exitoso pasado musical. Finalmente, es una revelación porque esta es una Feist diferente, aunque al final probablemente viene siendo la misma cantante de voz de ensueño y dedos de fantasía, que lo mismo puede rapear junto a Peaches que susurrar en nuestro oído las amables melodías de Kings of Convenience.