Lollapalooza Chile 2012: lo que esperamos

Con una excelente experiencia previa en el 2011, con un fuerte avance en lo que a producción y a promoción del evento se refiere – para decir sólo una cosa, lo que el año pasado era eventualidad y sorpresa, este año resulto, ante todo, un hecho consumado que se perfila como un clásico dentro de la serie de festivales latinoamericanos; el Lollapalooza Santiago de Chile --, el Lollapalooza Chile 2012 arrancará este mismo día con una serie de comentarios previos, expectativas – tanto nuestras como de otros medios, periodistas y fanáticos – y secretas esperanzas que vale la pena comentar antes de meternos en la multitud de bandas que van a mostrar sus trabajos este mismo día.

En lo que a materia de expectativas se refiere, vale la pena destacar que el año pasado constituyó, ante todo, una especie de prueba para ver si funcionaba o no el evento por estos pagos sudamericanos. Perry Farrell, creador del festival, podía verse paseando de un lugar al otro del Parque O´Higgins con sus muy excéntricos ropajes y su clásica pose de rockstar para certificar que todo se sucediera de la manera correcta, indicada, pensada antes de pisar el suelo del noble país. Y tenía ese gesto: el de alguien que cuida muy bien su concepto, su idea, las intenciones que tiene con respecto a llevar, abrir la franquicia a territorios un tanto lejanos de su lugar original. Además, tenemos que considerar el hecho de que la idea misma del Lollapalooza implica un esfuerzo de producción que supera un poco la ya de por sí complicada realización de un festival en casi cualquier parte del mundo: la participación de diferentes espacios, todos ellos reunidos con el gesto variopinto de un espectáculo circense, la progresiva aparición de diferentes marcas llevando adelante BTLs y promociones de los tipos más excéntricos, etc., transforman al espectáculo en su totalidad en algo no solamente de fuerte gusto por la participación del público, sino también en enormes costos de producción que requieren, por parte de los organizadores, este esfuerzo por el control.

Superada la prueba, en el año 2012 podemos hablar de un show consolidado que, claro está, se apoya en la presencia de bandas sumamente convocantes en un momento muy especial en lo que se refiere a su existencia como conjunto. Hablamos, claro, de Foo Fighters, quienes generaron una fuerte conmoción en más de un medio, en más de un fanático, al confirmar su presencia en diferentes festivales y shows en Sudamérica. Por sólo mencionar dos, en escasos días estarán en Argentina, Buenos Aires, en el marco del Quilmes Rock; mientras que , por estos mismos días, ya se encuentran en Santiago de Chile y preparan su presentación para el día de mañana a las 20:30 hs, con un show que en cartelera dura dos horas y media -- la presentación más larga dentro de las programadas --. Cabeza de serie, definitivamente, muchos periodistas chilenos han declarado que viene Foo Fighters con cuarenta y tantos teloneros: cruel, pero no pierde la capacidad para captar el tipo de expectativa de la mayor parte del público.

Las demás bandas no deben pasarse al voleo por más que el gusto de la mayoría ya haya sido fuertemente expresado: Björk, Arctic Monkeys – ambos cierran el día de hoy --, Foster The People, Thievery Corporation, TV on the Radio, MGMT… Son muchos, muchos conjuntos y nosotros estamos dispuestos a cubrirlos todos.

Con respecto al año pasado, hay mayor cantidad de marcas presentes, tanto en lo que se refiere a comida como en cualquier otro orden – sorprenden, por ejemplo, la presencia de una caja gigante de Adidas desde donde los VIP pueden ver los shows sin agitarse en el medio de un calor sofocante --; muchas más opciones a la hora de comer, cosa que no podemos dejar de mencionar, y una mejor organización de los diferentes stages.

Si bien el día recién comienza, seamos presas de un desmedido optimismo: es muy probable de que el Lollapalooza 2012 sea, por demás, legendario – y sueno a Barney Stinson al pensarlo, confierso --.