Maika Makovski enciende la luz tras su densa oscuridad con ‘Thank you for the boots’

La mallorquina Maika Makovski, que lleva sangre andaluza y macedonia en las venas, publicará el próximo 3 de abril su nuevo álbum Thank you for the boots. A sus 28 años, esta cantante, instrumentista (toca la guitarra y el piano), compositora y actriz se ha convertido en una de las voces más personales, camaleónicas e inclasificables del panorama español, aunque se exprese divinamente en inglés.

Quienes se dedican a encasillar y clasificar propuestas musicales decidieron un buen día que Makovski sonaba a PJ Harvey por su forma de cantar, con esa carga dramática tan palpable y los desgarros rockeros que provocaban sus canciones. Quizá tardó cierto tiempo en encontrarse a sí misma, ya que ella ha reconocido que no acabó muy satisfecha con Kradiaw (2005) y Kraj para Koferot (2007), sus primeros trabajos. Sin embargo, Maika Makovski (2010), cuyo nombre ya detonaba esa identificación con las creaciones que incluye, supuso el comienzo de un camino creativo con piezas tan redondas como "Lala Love" o "Ruled by Mars" (el hecho de que a John Parish no le entusiasmase este tema demuestra que los genios son imperfectos). Maika puede hacer rock, blues, folk o lo que le salga de las narices con una dimensión vocal tan capaz de hacerte sonreír como de provocar una lágrima dolorosa. Lo demostró con Desaparecer (2011), donde se pone al piano debido a la inspiración de Edgar Allan Poe en un trabajo musical ligado al espectáculo teatral del mismo nombre que, dirigido por Calixto Bieito, comparte con Juan Echanove.

En breve, Thank you for the boots tomará nuestros pabellones auditivos. David Martínez (batería), Juan Carlos Luque (bajo) y Oskar Benas (guitarra eléctrica) son los otros elementos indispensables en su banda, que grabó temas como el primer single "Language" entre agosto y septiembre de 2011 con la producción de Raúl Perez (Pony Bravo). “Escribiendo Thank you for the Boots me sentaba al piano con ganas de saltar en la banqueta y divertirme tocando. Pensaba en un camión rodando cuesta abajo y, sobre todo, ¡en finalmente respirar! He pasado casi cinco años escribiendo música densa y seria, explorando estados de ánimo tenebrosos, pero hacía un tiempo que el momento era dulce y llegada la hora de escribir otro disco supe que era hora de pasarlo bien. Este es un disco luminoso (y cuando no lo es tanto, igualmente busca la luz), un disco de canciones, con sus estrofas y estribillos, y todas ellas tratan de una manera u otra sobre la amistad. Las botas las heredé, regaladas, de una gran amiga hace más de doce años, y siguen fuertes, gastadas pero cómodas, todavía dando soporte desde la base”, recuerda.

Aunque seguramente aumentará el número de fechas en la gira de presentación, Madrid será la primera parada (12 de abril) de una serie de directos que pasarán por Barcelona, Santiago, Mallorca, Murcia, Londres, Zaragoza o Valencia.