Lollapalooza Chile 2012: conclusiones después de la maratón

No fue correrla, pero le pegó en el palo. No tuvimos ninguna de esos distintivos naranjas con números que nos señalan como corredores de alguna especie de maratón casi satánica -- ¿No hay en esas recorridas sin sentido algo de diabólico? Digo, correr sólo para demostrar que se está bien, a uno mismo o a los demás, como si eso negara el paso del tiempo o el abuso de la salud de los tiempos de juventud: aprovechemos mientras tengamos todos los dientes, mis queridos --, pero, pese a todo, para nosotros, el Lollapalooza Chile 2012 fue una verdadera maratón, un show espectacular, un festival con todas las letras en donde tuvimos una completa prueba de lo que la música de la actualidad tiene para ofrecer al gran público.

Hay bandas que nos sorprendieron: Gustavo Cordera, Illya Kuryaki and The Valderramas, los dos únicos músicos argentinos, deslumbraron en sus respectivos shows al público chileno, y dos bandas chilenas legendarias, como Electrodomésticos y Los Jaivas, no sólo cautivaron al público sino que, por mi parte, me abrió una nueva serie de temas que desconocía hasta ese momento en un excelente marco. Hay bandas que nos dejaron con ganas de más: los soberbios shows de Thievery Corporation y TV On The Radio dejaron la impresión de que el año que viene, si es que vuelven a ser invitados, merecerían horarios más centrales. Hay también bandas que nos dejaron la sensación de que su presentación pudo haber sido mejor: los shows de Arctic Monkeys y MGMT no sonaron del todo bien y, pese a que los disfruté, fue más el encanto de verlos en vivo y de observar sus performances antes que el sonido que salía del escenario -- el problema, el efecto, era el escaso volumen con el que sonaban --.

Momentos legendario, claro, también hubo: increíble el show de Björk en el cierre del día 1 y tremendo, tremendo el de Foo Fighters en el día 2. La expectativa era mucha con respecto a esta presentación y Grohl y compañía, sin lugar a dudas, estuvieron a la altura de lo que el público exigía.

Muy bien organizado -- la productora Lotus, responsable de la llegada del festival, volvió a hacer un excelente trabajo: la puntualidad y la organización fueron destacables y hubo muchas mejoras con respecto al año pasado --, con excelente trabajo en lo que se refiera al reciclaje y la oferta de comida -- claro, a precios que superan lo normal pero tampoco tan desproporcionados --, con mucha buena onda pese al insoportable calor de este fin de semana, se terminó una nueva edición del Lollapalooza Chile y nos vamos con un sólo deseo en la cabeza: ¡volver el año que viene!

Gracias a todos por seguir a @cucharasonica, por leer nuestra cobertura y, como siempre, esperamos sus comentarios sobre lo que les pareció esta edición -- a los que fueron -- o lo que sintieron -- a los que leyeron, bah, viajaron con nosotros a través de estas humildes palabras --.