Los hijos de The Beatles podrían juntarse y traer la segunda encarnación de la banda

Seguramente la siguiente noticia levante ampollas en el mundo de la música durante los próximos días: Los hijos de Paul McCartney, John Lennon y George Harrison podrían formar un grupo que rendiría tributo y se presentaría como la segunda generación de los legendarios The Beatles. Las especulaciones vienen directamente de James, hijo de McCartney, quien asegura que todos estarían de acuerdo en seguir adelante con el proyecto, pero que para ello no cuentan con Zak Starkey, hijo de Ringo a quien no le parece nada bien la idea.

No creo sea algo que Zak quiera hacer. Tal vez Jason (otro de los hijos de Ringo) quiera hacerlo, y yo por supuesto lo haría. Sean también se apuntaría y Dhani igual. A mi me encantaría hacerlo.

Aparentemente, y por las palabras del joven, que ya ha lanzado dos EPs, se trata de algo que tienen en mente desde hace algún tiempo y que podría producirse, dejando a la prensa de BBC, en cuya entrevista surgió la noticia, con un sencillo “tendréis que esperar para verlo”.

La pregunta en realidad no es si realmente pueden hacerlo, sino si deben. No pongo en duda el talento de estos chicos, pero si bien formar una banda compuesta por hijos de los míticos Beatles, no me parece una buena idea de cara a un lanzamiento que fuera promocionado de esa forma. Está bien, la atención mediática la tendrían desde el primer momento, pero eso no es sinónimo de calidad. Y es que en este sentido, superar a The Beatles, un grupo que llegó a ser más famoso que Jesucristo, es sencillamente imposible.