Soundgarden dejó frío al público de Sonisphere España

A nadie se le escapa que el regreso de Soundgarden es uno de los más esperados de este 2012. Su nombre siempre aparece junto a los de Nirvana, Alice In Chains y Pearl Jam como precursores del grunge en los años 90 y, por ello, es una de las formaciones históricas del rock. No obstante, el grupo se separó en 1997 y no pudieron seguir con su trayectoria ascendente. La oportunidad la retoman ahora, con su regreso a los escenarios.

El de anoche en el festival Sonisphere España 2012, fue el primer concierto de Chris Cornell y compañía en Europa en 15 años. Era merecido, por tanto, que fuera el cabeza de cartel de la primera jornada. La expectación era muy grande y, gracias también al resto de bandas, la asistencia superó los 38.000 espectadores.

¿Cómo fue la actuación? En términos objetivos, Soundgarden ejecutó una interpretación correcta de las quince canciones que compusieron su repertorio. Sus miembros salieron ante una gran ovación del público y atacaron con "Searching With My Good Eye Closed" de su tercer disco, Badmotorfinger. Como es habitual en este tipo de eventos, hubo problemas con el sonido: las guitarras no se apreciaban, el delay de la voz de Cornell era exagerado y la batería se comía al resto de instrumentos. Afortunadamente, los técnicos supieron arreglar los problemas a medida que avanzaba el concierto, con una bien recibida "Spoonman" o con la psicodélica "Jesus Christ Pose". Sin embargo, cuando le tocó el turno a "Gun", la ilusión del público empezó a transformarse en una mezcla entre tedio e indiferencia. Por supuesto, había seguidores muy entregados, pero la sensación general no era demasiado festiva.

A pesar que Cornell interactuara en varias ocasiones con el público, la actitud de la banda en general fue demasiado sobria: Kim Thayil no se movía más que para controlar su pedalera de efectos, Ben Shepherd estaba distraído en su lado del escenario y el baterista, Matt Cameron, suficiente tenía con soportar la compleja base rítmica del grupo. Todo ello se tradujo en una falta de conexión entre el grupo y los espectadores, que se tradujo en un concierto pesado. La banda solo consiguió mantener el ánimo del público al final, cuando comenzó a sonar la cañera "Rusty Cage", a la que sucedieron el coreado hit "Black Hole Sun" y la nueva y pegadiza "Live to Rise". Sin embargo, la elección de "Slaves & Bulldozers" como última canción del setlist no fue la mejor decisión, porque el público volvió a apagarse.

En resumidas cuentas, Soundgarden ofreció un concierto correcto en lo musical, pero nada interesante para un público predispuesto a saltar y pasarlo bien, que es justo lo que sucedió con Machine Head, la banda que actuó después en el escenario principal. Pasaban las dos de la madrugada, pero el público volvió a revolucionarse, a alzar los brazos y gritar -y eso que no incluyeron Davidian en su repertorio-. ¿Tal vez es que Soundgarden no encaje en un festival como Sonisphere? Es posible, pero estoy seguro de que la banda pudo poner más de su parte.

Este fue el repertorio de Soundgarden, que podéis escuchar en las listas de Spotify y Grooveshark que hemos preparado:

  1. "Searching With My Good Eye Closed"
  2. "Spoonman"
  3. "Jesus Christ Pose"
  4. "Gun"
  5. "Blow Up the Outside World"
  6. "Fell on Black Days"
  7. "Ugly Truth"
  8. "Hunted Down"
  9. "My Wave"
  10. "The Day I Tried to Live"
  11. "Outshined"
  12. "Rusty Cage"
  13. "Black Hole Sun"
  14. "Live to Rise"
  15. "Slaves & Bulldozers"

Hoy es la jornada grande del festival, con Metallica como indiscutibles protagonistas. Os contaremos todos los detalles de su actuación y la valoración global de Sonisphere mañana.

Por lo demás, contadnos, ¿qué opináis de la primera jornada de Sonisphere? ¿qué os parecieron el resto de grupos?


Fotos: Tom Hagen