Entrevista: Torreblanca

De repente hubo un despertar en México. Hacia 2006-2007 comenzamos a tener más conciertos: grupos independientes se aparecían por estas tierras para tocar no ante 5 seguidores sino cien o mil, más que menos. Sin embargo, este despertar no fue sólo internacional. En el país también comenzó una interesante movida musical que nos trajo a bandas como Torreblanca, agrupación nacida gracias a la iniciativa de Juan Manuel Torreblanca y que poco a poco, pero de manera consistente, ha ido acrecentando su popularidad en el país, como lo demostró el lleno absoluto que tuvo en la presentación de su primer larga duración, Bella Época, el pasado junio en el Lunario del Auditorio Nacional. Así, con el lanzamiento de este primer álbum como pretexto, nos pusimos a intercambiar preguntas y correos con Juan Manuel. Esta entrevista fue el resultado:

Cuchara Sónica (CS) – ¿Cómo le describirías el sonido de la banda a alguien que no la conoce?

Juan Manuel Torreblanca (JMT) - Pop raro, medio alternativo, medio rock.

(CS) – ¿Cómo es el proceso de composición de la agrupación y en qué te inspiras para escribir las letras?

(JMT) - Cambia mucho de canción a canción. Algunas las compongo totalmente yo: armonía, melodía, letra, idea del estilo o la intención que siento que necesita; y ya entre todos tratamos de aterrizar y darle vida a esa idea. Otras las compongo mucho más rudimentariamente y las armamos entre todos: la estructura, re-armonizamos, etc. Otras las hice (melodía y letra) basándome en una estructura armónica o un bajo que me propuso “El Abuelo” (Carlos Zavala, bajista de la agrupación).

Algunas más las hice con amigos como Orlando, de Tijuana; Ulises Hadjis, de Venezuela; Mariel Mariel, de Chile, etc. Me gusta probar distintos métodos, me gusta componer con gente. Pero lo que sí creo que me cuesta un poco más de trabajo es la letra. Casi siempre sale primero la música, pero a veces llega primero la letra (ese fue el caso, por ejemplo, de “Dejé de Ser Yo”). Me inspiro en todo lo que me rodea. No todo es autobiográfico, pero todas las letras pasan a través del filtro de mis emociones, entonces acaban teniendo un poco de mí; de no ser así, no sé si lograría sentir que puedo interpretarlas.

(CS) – He visto que haces mucho hincapie en el hecho de que no tienes una voz muy común (incluso lo mencionaste en la presentación de Bella Época). ¿Sientes que esto influyó de alguna manera en tu forma de componer? ¿Pensaste en algún punto en poner a alguien más de tu banda como vocalista principal o tener varios vocalistas para cada una de tus canciones?

(JMT) - Es posible que a veces exagere en el énfasis que hago sobre el tema de mi voz, pero me cuesta trabajo evitarlo. Casi cualquier músico es primeramente un melómano y todos los que lo somos hemos escuchado numerosas voces privilegiadas y sumamente virtuosas, prácticamente perfectas. Es, pues, un poco difícil "atreverse" a dar el paso hacia "creerse" cantante, desde ese punto que acabo de describir, cuando uno se da cuenta que tiene una voz imperfecta, salvaje, un poco imposible de dominar al cien por ciento. Pero creo que mi voz tiene también sus virtudes; y una de sus cualidades más palpables, creo, es que es (como cada persona en alguno u otro sentido) única e irrepetible. Creo que eso la hace (más allá del tema de si es bonita o no, perfecta o no) fresca, original, sincera.

También me he esforzado mucho: he estudiado constantemente la técnica del canto y busco conectarme con las emociones y el contenido de las canciones para tratar de que funcione como un instrumento intérprete, que transmita. Pero, volviendo a tu pregunta, sí, desde luego que sí he pensado por momentos en poner a alguien más a cantar. Incluso parte de ese razonamiento hizo que le pidiera a Andrea Balency que cantara "Hueco" en Bella Época (fue un inmenso honor para mí que ella formara parte de la banda en la realización de ese disco porque la considero, además de un músico extraordinario y sorprendente, una de las mejores cantantes de nuestro país).

Sin embargo, hay otro punto de vista en mi interior que creo que siente que sabe exactamente cómo quiero que se interpreten las canciones y no sé si me sentiría traicionado (por mí mismo) o un poco cobarde e insatisfecho si las dejara todas en la voz de otros cantantes y no me atreviera a cantarlas (o por lo menos intentarlo) yo. Pero sí, me gusta mucho combinar mi voz con otras de amigos o amigas que considero mucho más bellas que la mía, sin duda ayuda a enriquecer el mensaje.

(CS) – ¿Cómo fue tener a Quique Rangel (miembro de Café Tacuba) como productor de Bella Época? ¿Cuáles sientes que fueron sus mayores aportes a este disco?

(JMT) - Fue fantástico. Fue una experiencia muy, muy edificante. Quique tiene una experiencia y una trayectoria que nosotros no podemos siquiera imaginar. Tiene un gusto impecable y es asombroso y casi increíble que se haya acercado a nosotros y que con toda la sencillez y con todo el respeto haya entablado un diálogo con nuestra música para ayudarnos a pulirla y llevarla al mejor punto al que pudimos llevarla juntos.

Quique es un excelente productor en el sentido de que no tiene pelos en la lengua y no se toca el corazón cuando sabe que algo no está bien, pero no impone nada, sólo observa, señala, propone y queda en la banda producida decidir al final el camino a seguir. También ayuda su sentido del humor, porque las grabaciones pueden volverse momentos muy solemnes o tensos (a veces uno no puede evitar sentir la presión de la enormidad de pensar que lo que está grabándose es la versión definitiva, la versión "para siempre").

Yo creo que lo que más nos aportó fue su sentido de solidez y madurez musical al revisar nuestros arreglos, tenía una puntería tremenda para señalar cuáles eran los puntos fuertes y cuáles los débiles, y a veces señalaba formas específicas de fortalecer los débiles o nos dejaba buscarlas a nosotros, pero creo que lo más disfrutable de grabar Bella Época después de haberlo preproducido con Quique fue que lo teníamos prácticamente listo para tocarlo en vivo, y así fue como se grabaron las bases: fueron 4 días de bases (grabando todos juntos), y el resto fue para detalles, para prestarle atención a las voces y a la mezcla.

(CS) - ¿Piensan en sus shows en vivo a la hora de grabar las canciones? Es decir, ¿piensan en cómo trasladarán el sonido de estudio a sus conciertos? ¿Les gusta que suene más o menos igual o prefieren ir cambiando arreglos en cada presentación?

(JMT) - Bella Época en un inicio sí se hizo con la idea de poder tocarlo exactamente igual en vivo (a excepción de "J.B." donde si hubo mucho más experimentación en la mezcla), pero con el tiempo algunas canciones han seguido avanzando en su proceso de maduración. Y creo que, también, si las cambiamos constantemente en detalles de estructura o arreglo en vivo, es para que nosotros podamos seguir sintiendo el vértigo de tocarlas, para que no nos aburran nunca, que no se vuelva algo mecánico. Creo y creemos que lo que nosotros sentimos al tocarlas se transmite, así que es importante que lo que nos pasa (a nosotros, en el escenario, en relación con la música) sea emocionante.

(CS) - ¿"Bella Época fue diseñado como un álbum completo o más bien pensado como un conjunto de canciones? ¿Hay algun elemento que sientas que une a cada una de los temas, además del trabajo de la banda?

(JMT) - Por naturaleza es un conjunto de canciones. Al elegirlas y acomodarlas el disco adquiere una narrativa para mí, pero no es algo que se haya planeado de antemano, no se compuso con un único tema en mente, no es un disco conceptual. Hay temas recurrentes como la nostalgia, el imaginar una vida distinta a la que vive el personaje de la canción... Algunas son más románticas o de relaciones entre las personas, otras son más abstractas o más como reflexiones de lo que podría ser la vida de distintos personajes en distintos sentidos. Pero sí, encuentro en muchas una sensación de nostalgia, reflexión, ironía o evasión ante un presente que podría ser hostil o difícil.

(CS) - ¿Qué tan importante es la parte visual en su música? Veo que han producido varios videos para este disco, incluso tú dirigiste uno, ¿ven los videos como complemento de las canciones, una necesidad promocional o una nueva manera de expresarse?

(JMT) Todo a la vez. Sin que eso haga menos importante uno de los elementos. La parte visual es esencial. Vivimos en un mundo muy visual. Aunque la música es (probablemente) la más poderosa de las artes (puesto que el oído es un sentido que se ve afectado aunque no se dirija voluntariamente la atención hacia la música, contrario a las artes visuales donde es mucho más fácil voltear a otro lado), a la gente le llega muy profundo también lo visual, se le da mucho peso. Y a mí me gusta mucho, me interesa, y creo que sí, en efecto puede complementar o -por lo menos- dialogar con las canciones.

El asunto con los videos y Bella Época es que estamos siguendo una locura que en algún momento nos propuso nuestro amigo, el director de videos Benjy Estrada, de hacer uno para cada canción del disco. Con eso en mente fuimos invitando a varios artistas visuales a subirse al barco y usar alguna canción como pretexto para traducir nuestro mensaje hacia su estilo personal, su estética, su búsqueda. Ha sido un proceso muy pesado (sobre todo por la falta de presupuesto), laborioso y difícil, pero inmensamente gratificante.

(CS) - Cuando presentaron el disco en el Lunario, prácticamente el foro entero parecía conocer muy bien sus canciones y ser sus admiradores. ¿Cómo se siente que la gente haya acogido tan bien el proyecto? ¿Qué esperaban ustedes lograr con este disco en términos de reconocimiento público?

(JMT) - Las expectativas (por lo menos para mí) ya han sido rebasadas. Me siento profundamente agradecido y sorprendido. Es el impulso más importante. No suelo tener expectativas específicas en lo pertinente a la magnitud o la calidad del "reconocimiento público". Me parece una parte inasible y muy difícil de comprehender de esta chamba. Claro que todos podemos tener ambiciones, y una es -desde luego- que pueda haber alguien en el mundo para quien las canciones signifiquen algo parecido a lo que significan para mí, que le emocionen como me emocionan a mí; es -quizás- también algo así como una ilusión de ser comprendido.

Pero creo que eso siempre se piensa de una forma demasiado abstracta. Por lo menos creo que yo lo pienso de una manera que tiene más que ver con el recuerdo de lo que la música significaba para mí cuando empezó a volverse tan importante, en la adolescencia. Ver el sueño cristalizado en un foro que realmente está respondiendo no deja de ser asombroso, no deja de impactar. Y lo que me inspira ahora es a tratar de echarle más ganas, de trabajar más, de hacerlo mejor, de no aflojar nunca la (auto)exigencia en la parte que más considero mía que es la de la composición, la de la música, la de la interpretación.

(CS) - ¿Acostumbran leer lo que se dice de ustedes en las redes sociales? ¿Qué tanto participan en sus diversos perfiles? ¿Les late la idea de tener un contacto más cercano con sus fans de esta manera o prefieren mantenerse un poco alejados?

(JMT) - No todo, a veces se nos pasa algo, pero sí. Los perfiles de las redes sociales los manejamos nosotros y es muy interesante y muy intenso el contacto directo con la gente que se acerca a nuestra música. La cosa es que esto de mantener andando la maquinaria de un grupo independiente en estos tiempos es trabajo pesado, y más combinarlo con "perseguir el bolillo". Quiero decir que no siempre tienes mucho tiempo libre, y a lo que voy es que, muchas veces no tenemos tiempo ni para ver a nuestros amigos más cercanos, entonces es distinta la relación que se establece con la gente que se acerca a la música ahí. Es una relación que nos inspira mucho respeto y agradecimiento, pero tampoco podemos invertirle (desafortunadamente) el tiempo que requiere o llegar a conocer a la gente más allá del intercambio musical y de lo que eso inspira.

(CS) - Finalmente, una pregunta clásica: tres bandas o artistas que te hayan influenciado.

(JMT) - Julieta Venegas, Café Tacvba, Natalia Lafourcade

Así, terminó este encuentro virtual con Juan Manuel Torreblanca, líder de este grupo mexicano. La banda continuará promocionando Bella Época con una serie de conciertos que pueden consultar en su sitio oficial. Mientras tanto, el disco pueden conseguirlo a través de su disquera Arts & Crafts México.