Reseña: Rival Sons – Head Down

Activos desde hace tan sólo 4 años, Rival Sons es una banda cuyas composiciones y buen hacer ya les han abierto un hueco en el panorama musical. Caracterizados por un sonido que no parece del siglo XXI, sino de los mismísimos Led Zeppelin o The Jimi Hendrix Experience y de los años 60 y 70, la banda estrena en apenas un mes Head Down.

Rival Sons - Head Down

Por contra de lo que mucha gente pueda creer, Head Down es en realidad el tercer trabajo de estudio de la banda y no la prueba de madurez de la misma -eso lo hicieron con Pressure & Time-, sino una demostración de que son una de las bandas más interesantes del momento. Aunque lo del momento es relativo teniendo en cuenta que su música nos transporta décadas atrás.

Y en este trabajo, que se edita el próximo 17 de septiembre, y que ya hemos podido escuchar, nos encontramos con unos temas que presentan una variedad suficiente como para no descartar ninguno, y ojo, estamos hablando de 13 temas en los que hay momentos para la melancolía, para el lucimiento y apreciación de los músicos que los interpretan, y sobre todo para moverse a ritmo de blues rock, la especialidad de los californianos.

De nuevo tenemos un álbum muy potente en el que esta vez parece que sus músicos se han atrevido a aportar algunos temas que, aun siendo bluseros, de no haber sido trabajados podrían no haber encajado completamente con el resto. No incluirlos habría provocado una repetición de Pressure & Time, algo que por supuesto habría estado bien pero habría dejado a los californianos en el mismo punto que estaban en su lanzamiento el año pasado.

Eso es Head Down. Ahora hagamos un pequeño run down repasando los temas uno a uno.

Rival Sons

El disco abre con un tema bastante potente en el que los nuevos oyentes pueden escuchar lo que es Rival Sons. En "Keep On Swinging" hay blues rock en niveles desorbitados, y la confirmación de que la prometedora formación sigue haciendo moverse hasta las piedras con su excelente ritmo. Sin duda, el tema que tenía que abrir el disco, y una muy buena introducción para la también potente "Wild Animal" en la que se incorporan otros elementos como cascabeles.

El parrafo anterior viene a decir que la apertura del disco es tal vez la más potente en toda la trayectoria discográfica de la banda, y esto lo confirma el tercer tema, "You Want To", en el que destaca aún más si cabe la voz de Jay Buchanan. Hace unas semanas tuve el honor de ver a la banda en directo, y he de decir que si bien todos sus miembros se desenvolvían a la perfección sobre un escenario en el que hicieron vibrar a los que iban de pasada -se trataba de un festival-, el verdadero protagonista es este chico que además es compositor. De hecho, las voces en cualquiera de los discos no llegan a la altura de lo que da en directo.

"Until The Sun Comes" destaca por las continuas apariciones de las diferentes guitarras por detrás de la percusión y las voces, y es que los punteos pueden llegar a hipnotizar. De nuevo estamos ante un tema bastante rápido y muy pegadizo, el we can dance until the sun comes pasará horas en vuestra cabeza tras la escucha.

"Run From Revelation" es el tema más blusero del disco. Todos los elementos parecen sacados de las mejores composiciones del género y de la época en la que el mismo era popular. Un tema marcadamente más lento que los anteriores y seguramente más disfrutable por sucederlos: No hemos llegado al ecuador del disco y ya nos hemos dado cuenta de que el resto hay que disfrutarlo sin temer a lo que viene. Se trata sin duda de un gran disco y de unos grandes músicos que parecen recordarnos una y otra vez que saben lo que hacen. La voz vuelve a destacar en esta pista, y por supuesto los punteos 100% blues de guitarra, aunque al llegar al final nos quedamos con ganas de más.

Escuchando atentamente las letras de "Jordan", una de las baladas del trabajo, nos damos cuenta de que ésta vez se trata de una historia algo agridulce, y la guitarra acústica nos mete totalmente de lleno en ellas. Un tema muy melancólico para seguir disfrutando y al que sigue de manera excelente "All The Way", de nuevo muy blues y bastante groove diría yo, con un bajo, percusión y voz al que pronto se le incorporan el resto de elementos, y con los mejores efectos de guitarra de todo el trabajo. Una de las pistas que más me ha gustado.

Continuamos con dos temas hipnóticos con bastantes similitudes. "The Heist" y "Three Fingers" se caracterizan por un resultón riff que nos mete en el tema y en los que Jay Buchanan vuelve a lucirse. Temas que no producen otra sensación que la de querer seguir el ritmo, ya sea con la cabeza, bailando, o dando brincos. Atención a los punteos de guitarra en el último tramo del segundo tema.

"Nava" inicia la recta final del trabajo. Un tema de aproximadamente dos minutos protagonizado por la guitarra acústica y nada más. Un respiro antes de adentrarnos en un tema partido en dos que es el más diferente y de los más trabajados. Vibración y una voz diferente, a varias capas, con más de 8 minutos de primera parte para mostrarnos lo que pueden hace Scott Holiday, guitarrista, y Mike Miley, batería. Robin Everhart no lo menciono porque es tal vez el más obvio a lo largo del LP, aunque por supuesto aquí también hace su papel. La segunda parte, de unos 4 minutos y medio, es bastante más similar al resto del trabajo y puede recordar a los primeros temas aunque instrumentalmente está más cargada, parece más complicada. Destaca el hecho ya comentado de que desde la primera escucha parece que ya hayamos escuchado el tema.

Punto y final con "True", otro tema diferente que empieza con una acústica que emerge para traernos una canción que sin duda recuerda a otras de Led Zeppelin protagonizadas por el mismo instrumento. La voz, que parece sacada de un coro, no me termina de convencer sin embargo.

8/10

Head Down es un trabajo redondo, y probablemente lo mejor que han hecho Rival Sons hasta la fecha, aunque, ¿Por qué comparar si aún hay variedad suficiente?. Lo más destacable del disco, es, tal vez, que vuelve a transportarnos a décadas pasadas y ésta vez los riffs de absolutamente todas las canciones quedan metidos en tu cabeza, llegando al punto de no saber distinguir si lo que escuchamos es algo nuevo o un clásico que ya escuchamos hace tiempo.

Estamos ante una obra que conserva totalmente el estilo de la banda aportando nuevos elementos pero que aún así continúa completamente ese espectacular sonido de finales de los 60. Todo el LP está envuelto en una producción moderna en la que se aprecian todos los elementos y en la que se ha dado especial detalle a los bajos, en mi opinión los que mantienen ese sonido de años atrás.

Sin duda, uno de los lanzamientos más importantes en el panorama del rock de 2012, y para mi automáticamente uno de los mejores discos del año. Las expectativas eran muy altas después de Pressure & Time, pero parece que los californianos tienen ideas para rato, y bastante material preparado, ya que parece mentira que hayan podido volver a sacar temas de tanta calidad tras tan sólo 1 año desde su último disco y un verano en el que la banda ha estado girando por diversos países.

  • Fecha de lanzamiento: 17/09/2012
  • Discográfica: Earache Records
  • Escucha un adelanto: YouTube
  • Compra el disco: Amazon
  • Tres canciones destacadas: "Wild Animal", "All The Way", "Manifest Destiny pt.1"