La discografía de Led Zeppelin, remasterizada por el propio Jimmy Page

Hace unos días os dábamos una noticia que tenía bastante acogida entre los amantes del rock -y pop- de los años 60 y por extensión de la música contemporanea. The Beatles, un grupo que llegó a ser más famoso que el mismísimo Jesucristo, anunciaba el lanzamiento en vinilo de su discografía remasterizada. Hoy hablamos de otro grupo clásico, aunque más tirando hacia el blues rock: Led Zeppelin lanzará su discografía remasterizada, y por todo lo alto ya que viene de la mano del propio Jimmy Page.

Últimamente se han desmentido muchos rumores que hablaban de la posible reunión de la banda, que volvería a contar con las que seguramente son sus dos figuras más importantes, Jimmy Page, guitarrista, y Robert Plant, vocalista que por cierto estará trabajando con Primal Scream para el nuevo material de los escoceses.

La noticia es otra, sin embargo. Jimmy prefiere centrarse en algo que con toda seguridad contentará a antiguos fans y hará nuevos millones con música ya grabada. Si hace unos días se estrenaba la nueva película-directo-documental, Celebration Day, que no deja de ser una crónica de la reunión que se produjo en 2007, ahora sabemos que el que está considerado como uno de los mejores guitarristas de la historia, está en Londres supervisando y aportando personalmente ideas para la nueva reedición del catálogo de la banda.

La noticia viene directamente de Peter Mensch, manager de la banda, que informo de que cada uno de los álbumes de estudio será tratado particularmente. La discografía se editaría en una caja muy especial en la que además habría material adicional nunca antes lanzado, seguramente integrado por grabaciones en directo e incluso demostraciones. Shepard Fairly ha sido además contratado para encargarse de las nuevas portadas, y ya está trabajando en el artwork completo.

Personalmente, como seguidor de Led Zeppelin, no puedo dejar de alegrarme con la noticia, aunque con el tema de las reediciones siempre soy un tanto escéptico. En muchas de las ocasiones las mismas dejan mucho que desear, no aportando apenas cambios respecto a grabaciones que no suenan muy bien -no es el caso de los Zeppelin-, y en otras los cambios son demasiado radicales. En el peor de los casos, la reedición no es mas que una nueva tirada de discos compactos y vinilos con el mismo sonido pero ampliado, teniendo problemas con los niveles que pueden llegar a provocar distorsiones, o lo que es lo mismo, la famosa Loudness War. Esperemos que no suceda con el catálogo de Led Zeppelin. Confiamos en Page.