Reseña: Bat for Lashes – The Haunted Man

El hombre embrujado. Parece un título apto para el disco de una artista que sabe cómo jugar con el misterio, con los velos, la sensualidad escondida. Natasha Khan, más conocida como Bat for Lashes, tenía que cumplir con las expectativas depositadas en su persona después de dos discos relativamente exitosos como fueron Fur and Gold y Two Suns. The Haunted Man es una apuesta muy fuerte, pues representa la maduración de Bat for Lashes como artista, además de plantear, como siempre, un acercamiento intelectual y casi erudito a la música. Pero en esta oportunidad, las sutilezas grandiosas y experimentales dejan lugar a una Khan más refinada, despojada por completo de sus berrinches juveniles y con un sonido mucho más asentado.

Si algo tenemos para criticar de sus dos álbumes anteriores, está en su eclecticismo. Tanto Fur and Gold y Two Suns carecían de alguna especie de línea seguidora, sorprendente viniendo de parte de una artista tan conceptual como Khan. Sin embargo, también fueron –lo siguen siendo- discos excelentes que le valieron dos nominaciones al Mercury Prize. Con The Haunted Man, la apuesta se redobla y explota las mejores características que tiene: la increíble voz de la cantante, sus mejores facetas electrónicas, y un pastiche de sonidos que juega entre la oscuridad y la luz en varias oportunidades.

Khan trabajó muchísimo por este disco, y se nota. Lo produjo ella misma, le dedicó muchísimo esfuerzo, y se nota el sudor y la sangre en cada una de las canciones. Es importante resaltar el aspecto artístico de Bat for Lashes: es una cantante con formación académica, con un título en artes visuales, que más que crear canciones crea atmósferas y experiencias. Pero en esta oportunidad se despojó por completo de todos los abalorios que la acompañaron en sus discos anteriores, y la “cara lavada” no está presente únicamente en la ausencia de maquillaje en su rostro en la tapa del disco, sino además en todas sus composiciones. En lugar de querer abarcarlo todo, Khan abandona un acercamiento casi faustiano a la música y se concentra en las mejores partes.

The Haunted Man comienza con “Lillies”, una suave balada acompañada con unas guitarras distantes, que muestran la potencia vocal de la cantante. Al poco tiempo arranca un ominoso track electrónico de fondo, que exuda una sensación de melancolía. Con “All Your Gold”, uno de los sencillos del disco, es imposible no notar una referencia a “Somebody That I Used to Know”, consciente o no, y aunque tiene un tempo más animado que la canción anterior, sigue siendo igual de sombría. Es sorprendente lo pegadizo del estribillo, algo generalmente ausente de las canciones de Bat for Lashes. Si le prestamos atención a la historia de la letra, es bastante deprimente.

Una de las mejores habilidades de Khan es contar historias. Vemos relatos desparramados por todo este disco, y en “Horses of the Sun”, podemos vislumbrar el mismo misticismo de sus discos anteriores, pero evolucionado, con una fuerte presencia de la percusión, y coros sensuales y tribales. “Oh Yeah” introduce elementos de un góspel retorcido y grotesco, con un beat sentado en el fondo hasta que comienza un sintetizador que recuerda a los primeros experimentos setentosos en electrónica, recordando quizás a una versión más domada de Kraftwerk.

“Laura” es otro de los sencillos del disco, y además es una de las canciones más simples y desgarradoras de The Haunted Man: “you say they’ve all left you behind, your heart broken, the party died”. Acompañada únicamente de un piano, la voz de Khan es la exclusiva protagonista, y sabe cómo llevar el peso de toda la composición. En “Winter Fields”, se introducen elementos de world music con un instrumento de viento casi andino, una flauta, colchones de sintetizadores, y una especie de banda sonora para película épica que va creciendo lentamente hasta que Bat for Lashes sorprende con su voz.

Seguimos con la canción que le da nombre al disco, otra de las grandes historias que sabe contar Khan: “The Haunted Man”. Es la historia de un olvido que no puede concretarse a menos que haya intenciones, con componentes oníricos, soñadores, una canción decididamente electrónica con homenajes a las baladas de los ochenta, con los propios tintes experimentales de la artista.  “Marilyn” también nos lleva de lleno a los ‘80s, con un sintetizador groovy y sensual, y la voz de Khan más romántica que nunca. Con “A Wall”, nos encontramos frente a un experimento pop casi digno de las pistas de baile –si recibe una remezcla decente, claro está-: introduce suciedad, problemas, con una batería hipnotizante. Pero también es una de las composiciones más optimistas del disco: “when you see a wall, I see a door”.

Nos vamos acercando al final del disco y “Rest Your Head” vuelve a introducir elementos un tanto orientales, sintetizadores muy suaves que se mueven al fondo para darle protagonismo a la voz de Khan, esperanzadora y magnífica. En el estribillo el tempo sube, haciendo de esta canción un esfuerzo completamente electrónico. Finalmente, “Deep Sea River” tiene pinceladas de canciones de Two Suns, sobre todo por los sintetizadores sombríos que van creciendo a medida que pasan los minutos, y con un solo de piano que crea muchos ambientes al mismo tiempo. Hay muchas cosas que pasan en esta canción, en muchos sentidos. El concepto del amor carnal es tomado como un río profundo, mientras que la atmósfera de la canción también remite a una sensualidad más racional que pasional.

9/10

Parece que la concentración le hace bien a Bat for Lashes. No está nominado a ningún Mercury Prize, pero The Haunted Man más es decididamente uno de sus mejores trabajos, si no el mejor. Mientras que muchos artistas siempre afirman haber madurado cada vez que sacan un disco, Bat for Lashes realmente lo ha hecho. Se deshizo de muchos de los elementos que en un primer momento formaron su sonido, pero se quedó con las cosas fundamentales: historias poéticas que merecen ser contadas, en una voz atrayente y misteriosa, con una instrumentalización complicada que se acerca más a una sinfonía que a la música popular que estamos más acostumbrados a escuchar. Sin más, The Haunted Man es uno de los mejores discos del año.

Fecha de lanzamiento: 12/10/2012
Discográfica: Parlophone
Compra el disco: en Amazon o en iTunes
Tres canciones destacadas: “A Wall”, “All Your Gold”, “Deep Sea River”
Escucha el disco: en la página de Bat for Lashes