Reseña: David Byrne & St. Vincent – Love This Giant

Cuando David Byrne comienza con un nuevo proyecto, todos escuchamos. Sobre todo si involucra a la talentosa Annie Clark, más conocida como St. Vincent. Desde que estos dos anunciaron su disco colaborativo, Love This Giant, estuvimos interesados en ver cómo mezclaban sus excentricidades y si el disco tendría algo de coherencia. Estuvimos mal en dudar. Love This Giant es un disco sólido, construido alrededor de instrumentos de viento, que combina muy bien los talentos compositivos de Byrne y Clarke.

David Byrne y St. Vincent - Love This Giant

La idea de colaborar surgió en realidad a través de un organizador de conciertos que les sugirió que hicieran un show en vivo juntos. Lo que sería una performance única se transformó en algo más cuando Clark incentivó a que usaran instrumentos de viento para aumentar el volumen del sonido. Con esta decisión tomada, también decidieron componer música original para el show, y comenzaron a escribir las letras en reuniones y a través de correo electrónico.

Escribieron tanto que ya no era necesario tener un único show. Tenían suficiente material para sacar un disco, y eso fue lo que hicieron. La mayoría de las canciones fueron interpretadas por el artista que la escribió –es decir, las canciones escritas por Byrne fueron cantadas por Byrne- exceptuando una, que detallaremos más adelante. Pero, al contrario de lo que se puede pensar, el sonido es completamente coherente porque el disco está pensado como una unidad, y no como canciones separadas. Con la línea de tener un sonido más voluminoso gracias a los vientos, Byrne y Clark crearon canciones épicas, pero divertidas, que además llevan la impronta de sus vocales particulares e impresionantes.

El disco arranca con el primer simple, “Who”. Después de presentarlo en algunos shows de la late night norteamericana, y de estrenar un simpático video, vendría a ser algo así como la carta de presentación de Love This Giant. Y no falla: las atrayentes trompetas, combinadas con la potencia vocal de Clark en los coros, hacen que “Who” sea la elección perfecta para abrir este disco. Seguimos con “Weekend In The Dust”, que tiene una fuerte presencia de percusión y está a cargo, nuevamente, de Clark, con su pop simpático pero excéntrico. También tiene algunos tintes electrónicos, haciendo que esta canción sea una de las más eclécticas del disco.

En “Dinner For Two”, volvemos a tener un protagonismo de los instrumentos de viento, en una canción a cargo del genio de Byrne. El tempo de las dos canciones anteriores parece bajar, mientras que la percusión es casi inefable y algunos elementos quizás un poco orientales. “Ice Age” nos muestra a una St. Vincent mucho más melancólica, que comienza con su voz y un suave colchón de sintetizadores y experimenta un crescendo muy suave, hasta que comienzan unas simpáticas trompetas de fondo. Con una fanfarria deprimente, comienza otra de las canciones de Clark, pero cantada por Byrne. “I Am An Ape” demuestra las habilidades de Byrne como crooner, además de introducir en el estribillo una verdadera pieza funky y deliciosa.

“The Forest Awakes” fue escrita completamente por Byrne pero es cantada de forma completa por St. Vincent, y comienza, como no podía ser de otra manera, con una composición de instrumentos de viento y una percusión notoria, que guían por completo toda la canción. “I Should Watch TV” es la canción que inspiró el nombre del disco, con la letra “I know, I like, behold and love this giant”, donde nos insertamos en un mundo donde las verdades y las falsedades se funden y nadie sabe muy bien dónde reside la autenticidad y la libertad. “Lazarus”, personaje que ha inspirado una gran cantidad de canciones, es una combinación encantadora de sintetizadores y vientos, con geniales coros de St. Vincent mientras Byrne se hace cargo del estribillo.

Con “Optimist” cerramos un poco la temática de vientos para arrancar con una especie de órgano de iglesia que va creando una atmósfera muy etérea hasta que entra a jugar la voz de Clark y una suave guitarra y un optimismo un tanto infantil: “how it is it’s how it ought to be”. Es una de las pocas canciones que no tiene una predominancia de vientos, y debemos admitir que es un respiro que teníamos merecido. Con “Lightning” también tenemos una suave introducción, esta vez con algunas sutiles trompetas, que luego van tomando más volumen. En “The One Who Broke Your Heart”, aunque nos imaginamos una canción más romántica, encontramos nuevamente más elementos funky, para dar lugar al cierre del disco, “Outside of Space & Time”, volvemos a una introducción con sintetizadores que lentamente se convierten en un crescendo con vientos y percusiones electrónicas.

En definitiva, Love This Giant es una buena colección de canciones cuyo propósito es combinar dos personalidades talentosas y en este aspecto lo logra a la perfección. Por ejemplo, la idea de la tapa del disco es representar una versión “moderna” de la Bella y la Bestia, donde Clark representa un femenino grotesco mientras que Byrne es la representación masculina de la belleza. Love This Giant logra una combinación certera de estas dos sensibilidades, pero también tiene sus puntos de flaqueza.

7/10

Si bien la idea de tener un fuerte protagonismo de la sección de vientos es refrescante, después de un disco entero de esta troupe de trombones, trompetas y otras menudencias, nos quedamos esperando algo más. Sí, es cierto que estas canciones tienen mucho más volumen gracias a estos instrumentos, pero por otro lado se podrían hacer otros experimentos. El disco, después de algunas escuchas, se puede volver bastante monótono, y termina perdiendo esa coherencia para el escucha. Terminamos prefiriendo escuchar canciones individuales para darle un descanso al oído. Esperamos poder escuchar más de la usina creativa de Byrne y Clark, si es que deciden seguir en el ruedo. Realmente valen la pena.

Fecha de lanzamiento: 10/09/2012
Discográfica: 4AD Records
Compra el disco: en la web de Love This Giant
Tres canciones destacadas: “Who”, “I Am An Ape”, “I Should Watch TV”
Escucha el disco: en Spotify o en Grooveshark