Top 10: Extremoduro

En el verano de mis seis años cayó en mis manos un casete de Extremoduro, en pocos días se convirtió en mi disco favorito y marcó mis gustos musicales para toda mi vida. Y es que Extremoduro es posiblemente la banda más importante que ha dado el rock español en las últimas décadas: veinticinco años de trayectoria en los que han publicado once discos de estudio y han protagonizado giras míticas por todo el territorio español.

Roberto Iniesta (Plasencia, 1962) es el líder y fundador de un conjunto que sacudió los cimientos del género con su primer disco en 1989, en el que acuñó un estilo de música propio: el rock transgresivo. Extremoduro bebió del hard rock de los Leño de Rosendo Mercado y del espíritu de poeta de Robe para convertirse en el máximo referente del rock urbano español en los años noventa, y en la principal influencia del rock español actual. Sus letras nunca han escatimado adjetivos para hablar de sexo descarnado, de drogas duras, de la naturaleza, de desobediencia a las normas establecidas y, sobre todo, de sentimientos. Repasando su discografía se podría hacer un retrato de la vida de Robe: sus inquietudes vitales, sus relaciones amorosas, el consumo de estupefacientes y los golpetazos emocionales sufridos a lo largo de su abrupta existencia.

Extremoduro

Con la publicación en 2008 de la Ley Innata y en 2011 de Material Defectuoso, Extremoduro y Robe dejan atrás su etapa más animal y visceral, para dar un paso hacia discos musicalmente más cuidados, mucho más tranquilos e íntimos. La evolución de su música ha transcurrido en paralelo a su evolución vital, pero que no ha terminado de convencer a parte de los fans nostálgicos (entre los cuales me incluyo) que siguen reclamando la mala leche que les caracterizaba. Pero si de algo no hay duda es de que Extremoduro tiene una salud de hierro: en su gira por España durante 2012 han agotado las localidades, y estas navidades acudirán a Chile, Argentina y Uruguay por primera vez en su carrera. Robe sigue siendo el indiscutible Rey de Extremadura y este es mi top 10.

También en Grooveshark

1. "Quemando tus recuerdos"

(Somos unos animales)

Con esta crudeza habla Robe del desamor: “voy a hacer un tambor de mis escrotos, solo dejó, dejó solo una foto”. Todo esto acompañado de un inicio que suena casi caribeño y que rompe con un in crescendo musical donde sale toda la rabia contenida al principio de la canción: “Voy a empaparme en gasolina una vez más, voy a rasparme a ver si prendo y recorrer de puta en puta la ciudad, quemando todos tus recuerdos”. Una canción que lo tiene todo y que se enmarca en el disco con un sonido más punk del grupo. Culmina citando a Manolo Chinato, su poeta de cabecera: “Y qué importa ser poeta o ser basura”.

2. "Jesucristo García"

(Rock Transgresivo)

Extremoduro en estado puro: “Hago milagros, convierto el agua en vino, me resucito si me hago un canutito”. Esta fue la polémica carta de presentación del grupo en los años 80: la canción más sacrílega del rock español con Roberto Iniesta como candidato a Dios. (Ojo al vídeo con su primera actuación, en playback obligado, en TVE)

3. "Sucede"

(Agila)

Agila fue el disco que catapultó a Extremoduro a la fama y es posiblemente el más completo que han hecho hasta la fecha. El factor diferencial fue la incorporación de la guitarra de Iñaki “Uoho” Antón (la única noticia buena del fin de Platero y Tú). Aunque fue “So Payaso” la que alcanzó el número uno, yo me quedo con la letra y el guitarreo de "Sucede". Además comienza con un verso de Neruda: “Sucede que me canso de ser hombre…"

4. "Deltoya"

(Deltoya)

Contacto con la naturaleza y hastío vital es lo que respira esta canción, a día de hoy sigue siendo uno de los temas de cabecera del grupo. La canción rompe con un sonido más duro al final, con la batería resonando de fondo, cuando Robe decide ponerse Deltoya (contracción de “del todo ya”). Un buen eufemismo para referirse a la droga.

5. "Amor castúo"

(Iros todos a tomar por culo)

"Amor castúo" podría traducirse como amor extremeño, ya que el castúo es la variedad dialectal que se habla en Extremadura. Este tema no apareció en un CD hasta que se publicó en 1997 la grabación de su gira de conciertos Iros todos a tomar por culo, pero la canción ya se había incluido en su primera maqueta Tú en tu casa, nosotros en la hoguera de 1989. Una canción de amor en toda regla, pero con esa particular visión descarnada y sin artificios que tiene Robe de los sentimientos.

6. "Necesito droga y amor"

(Somos unos animales)

No es un concierto de Extremoduro si no resuenan los acordes de esta canción. Toda una declaración de intenciones: la drogra y sobre todo el amor han sido los dos pilares de la prosa y de la vida de este polémico músico. No solo la letra es magnífica, también el solo de guitarra final donde la Gibson del Uoho lleva la voz cantante.

7. "La vereda de la puerta de atrás"

(Yo, minoría absoluta)

Sé que no incluir “Stand By” puede parece un sacrilegio, de sobra es sabido que es la canción más pedida por los fans antes de los concierto, pero yo personalmente me quedo con “La vereda de la puerta de atrás”. Es una de las canciones más dulces y románticas de su discografía; los coros del final con Fito son perfectos.

8. "Te juzgarán sólo por tus errores (yo no)"

(Rock Transgresivo)

El cantante Albert Plá, amigo de Roberto Iniesta, la eligió como su canción favorita y yo me permito la licencia de incluirla en el top 10 sabiendo que no es de una de las más importantes. Una rareza que reivindica el sonido acústico del grupo. Mucha atención a la letra, es una poesía de Marcos Ana, el preso político que pasó más tiempo en la cárcel durante la época franquista.

9. "Segundo movimiento: lo de fuera"

(La ley innata)

“Se acabó…el odio me arrolló la razón”. Ya he admitido que no soy el mayor seguidor de los dos últimos discos de Extremoduro, pero si tuviera que elegir una canción me quedo con el segundo movimiento. Musicalmente es muy buena, muy sinfónica y se acopla perfectamente con el disco en general. Además, en directo es de las que hacen saltar al público.

10. "Pedrá"

(Pedrá)

¿Una única canción de 30 minutos? Pues sí, Robe se empeñó y tuvo que publicarlo bajo el nombre de Extremoduro por obligación de la discográfica. Este proyecto es posiblemente uno de los más infravalorados y menos escuchados por el gran público, pero es un temazo en toda regla.


Sin menospreciar su discografía reciente, estos han sido las 10 elegidas. Muy a mi pesar grandes canciones han tenido que quedarse fuera. ¿Qué canciones fundamentales os faltan? No me juzguéis por mis errores (yo no lo haría).