Electric Nana – «Trés Mien» en exclusiva

Estrenamos en exclusiva "Trés Mien", primer videoclip de la artista madrileña Electric Nana. Además, hemos tenido la suerte de poder hablar con ella: nos ha comentado sus planes futuros y la idea que se esconde detrás del videoclip.

Electric Nana

Mónica Vázquez es una joven cantautora nacida en 1987. Hace apenas un año, tenía la vida encaminada hacía el profesorado y la música, aunque ocupaba un lugar fundamental en su vida, no era más que una pasión privada a la que dedicar horas y horas.

Su verdadera carrera como Electric Nana arrancó el día en que decidió enviar su voz al proyecto musical El Plan B. La idea nació en 2010, cuando una marca de bebidas patrocinó al productor musical Carlos Jean para crear este proyecto colaborativo al que cualquier internauta podía enviar sus aportaciones musicales. Electric Nana compuso junto a Carlos Jean el tema “Lead The Way”, que llegó al número 1 en la lista de ventas de iTunes y a la de las principales emisoras del país. Convertida en Electric Nana se ha creado un estilo propio y difícil de clasificar que mezcla el pop británico con música electrónica.

La artista no solo fue la revelación del año, además se ha convertido en un verdadero icono de la música 2.0, algo que sigue potenciando a través de su Twitter y de su blog oficial. El 2012 ha sido, sin duda, un año fundamental para dar impulso a su carrera en solitario: después de fichar por la compañía Muwom, lanzó los sencillos “Playground”, “Yes” y “Trés Mien”.


Si buscamos tu nombre por Internet lo encontramos ligado a la expresión “fenómeno musical 2.0”. ¿Qué te parece?

Me parece muy divertido. Es curioso porque el artista siempre ha estado linkeado al mundo analógico, a la guitarra acústica y a los directos. Había una enemistad ideológica con el mundo de Internet. Que a mí me pongan como ejemplo de una artista que integra las dos cosas, el feeling cercano con la posibilidad de ser algo global que está en la red, está muy bien. Me siento como un personaje de una novela de ficción

¿En qué ha cambiado tu vida con el Plan B?

Yo tenía otro plan de vida totalmente diferente: estaba estudiando un máster para hacer un doctorado y ser profesora de universidad. De repente, una noche vi el tweet de Carlos Jean anunciado el proyecto, mandé la canción y al día siguiente tenía un mensaje de él. Tardé unos dos meses en dejarlo todo, pero esos dos meses fueron el cambio más radical que ha habido en mi vida. De verme como estudiante o profesora, una persona que dedica su vida a aprender y a enseñar, a de repente tener que aprender a comunicar y compartir. Antes tenía una vida híper privada, a nadie le importa lo que hacía y ahora lo cuento en entrevistas. Todavía no me he llegado a creer que esto es parte de mi vida.

¿Qué lugar ocupaba la música antes de esta profesionalización?

Era parte de mí. Era mi hobby favorito, en el que invertía todas las horas libres que tenía al día. Yo siempre he pensado que la música para mí es como un idioma del que soy nativa, no he tenido la base lingüística o gramatical, pero sí tengo la intuición para hablarlo. Hacía canciones, pero nunca intenté que la música fuera mi trabajo porque tenía miedo a las discográficas y a que perdiera la inocencia y la cualidad de ser un mensaje personal que comparto con la gente que quiero como quiero. Cuando conocí a Muwom y a Carlos Jean sí que se me abrió una forma de trabajar diferente, que me permite hacer las cosas como quiero, sin perder la cualidad de hobby, pero llegando a mucha más gente.

¿Cómo es la experiencia de componer música a distancia con artistas que ni tan siquiera conoces?

Lo que yo viví con “Lead The Way” fue muy bonito. Yo no conocía a prácticamente nadie y era un proyecto pequeño que fue creciendo. Los que lo hicimos no esperábamos nada, lo hacíamos porque nos apetecía, por amor al arte. Ese buen rollo se nota en la primera canción que lanzamos. La gente es muy reacia a hacer las cosas gratis, pero esa sensación de hacerlo por placer no deberíamos perderla. Así salen más cosas que buscando la satisfacción inmediata.

¿Internet es perjudicial o benefecioso para el mundo de la música?

El problema que tienen las discográficas es que siguen apelando a un modelo de negocio que ya no existe, ese producto que están vendiendo ya no se vende. Frente a la posibilidad de desarrollar un nuevo mercado o un nuevo producto, se han seguido cerrando porque es más cómodo. Es mucho más fácil echar la culpa a otra persona que luchar por los clientes. Yo lo veo de otra manera porque no he vivido el modelo de discográfica y tampoco quiero conocerlo porque obviamente no funciona. Para mi Internet es una puerta, un medio de comunicación limpio y generoso, y es donde está la gente que escucha mi música. Cuanto más fácil lo tenga la gente para acceder a mi música, más me van a conocer, vamos a hacer más conciertos y vamos a generar más movimiento. Intentamos crear experiencias y no vender la música, eso ya no vale.

Electric Nana

¿De dónde nace la inspiración para tus tres últimas canciones “Playground, “Yes” y “Trés Mien”?

“Playground” fue la primera que hicimos y me surgió la idea un viernes que tenía gana de salir de fiesta. Quise hacer una respuesta femenina a la agresividad masculina de las canciones que hablan sobre este tema. La maqueta era una especie de rock, pero en clave de hip hop, un poco estilo Prodigy. Al principio no se la quise ni enseñar a Carlos Jean, pero cuando la escuchó le encantó.

“Yes” se me ocurrió porque había mucha gente en mi vida que estaba teniendo estabilidad emocional. Yo compongo imaginándome películas en mi cabeza, y queriendo hacer la banda sonora de esa película, me imaginé la típica escena de la chica que está en restaurante y el novio está a punto de pedirle la mano. Yo en ese momento estaría aterrorizada porque querría tanto a esa persona que me daría mucho miedo tomar esa decisión. Quería expresar ese miedo y me salió una canción muy sencilla, solo con guitarra y voz.

En el caso de “Trés Mien” seguramente habría estado escuchando música francesa y me gustó la idea de mezclar el tono rasgado del inglés con la suavidad del francés

¿Cuál es la idea del videoclip de “Tres Mien”?

Queríamos hacer una representación gráfica de lo que es estar enamorado. El vídeo es un juego estético de los sentimientos que puedes tener en esos momentos: a veces es fenomenal y otras te sientes como si te hubiesen pegado una paliza, pero aún así no quieres salir. Es como entrar en mundo fantástico en el que estás atrapada.

¿Qué estilo musical crees que te define mejor?

Mi referencia principal es Sigur Rós. Yo mezclaría eso con la electrónica sueca, que es como un pop electrónico muy suave y atmosférico. Es verdad que eso en España no se hace mucho, solo hay uno o dos grupos que coquetean con la idea, y en Estados Unidos se ha empezado a hacer un poquito. Entonces, me gustaría investigar por ese camino de hacer una electrónica suave, romántica y más intimista, pero que a la vez te saca una sonrisa. Quiero que la gente baile y que sonrían cuando estén solos.

¿Sacar un disco es el siguiente objetivo de Electric Nana?

La verdad es que sí. Aún recuerdo, cuando salió el recopilatorio del Plan B, la ilusión que me hizo ver mi nombre en él. Pero ahora mi prioridad número uno es sacar las dos siguientes canciones, especialmente una de ellas que me encanta y de la que tengo muchas ganas de hacer un videoclip. Después, cuando tengamos suficientes canciones buenas, el plan es sacar un disco recopilatorio con contenido extra. No me preocupa tanto sacar un disco, me apetece más hacer videoclips y que la gente pueda escucharme en directo, porque mi música suena más íntima y me gusta reinventar las canciones

¿Cómo van a ser tus dos próximas canciones?

La que más me gusta se llama “Won't Stop”: es bastante atmosférica, una canción para esos días que tienes que levantarte cuando estás de bajón. Intento hacer canciones totalmente diferentes para que no me encasillen, aunque estas dos siguientes son un poquito más Sigur Rós que las que he sacado hasta ahora.

¿A ti te gusta que te engloben dentro del cajón desastre de la música Indie?

No me importa porque en la música indie ya cabe cualquier cosa, lo que me gusta de esa palabra es que es muy difícil calificar lo que puedes encontrar. Me hace gracia que me comparen con músicos que son muy diferentes a mí como Gwen Stefani o Blondie (algo que la agrada especialmente). Me gusta porque buscan referencias muy lejanas, no me han comparado con nadie de aquí, aunque yo pensaba se me identificaría rápidamente con otras voces femeninas como Russian Red.

¿Te esperabas tantos cambios en tu vida?

No, no me lo esperaba. Ahora tengo la libertad total de sentirme a mi misma como me dé la gana. Me ha abierto el mundo y cualquier cosa que me imagine la puedo intentar. Igual que ahora la gente tiene derecho a hablar de mí, ahora yo tengo derecho a inventarme a mi misma de la manera en que yo quiera.


Todos los que quieran investigar como suena Electric Nana en directo, tendrán la oportunidad de hacerlo en Madrid en las siguientes fechas:

  • 21 de noviembre a las 20:00h en la Chocolatería Mamá Framboise
  • 26 de noviembre a las 21:00h en la tienda El Cuervo
  • 16 de diciembre a las 13.30h en La Infinito (brunch musical)