Patti Smith demuestra todo su poder en Madrid

¡Ella tiene el poder! Esa es la impresión con la que me ha dejado Patti Smith después de verla actuar en la sala La Riviera de Madrid. El primer concierto de su gira por España estaba previsto, en principio, para el 14 de noviembre, pero la artista decidió cancelarlo tras conocer que ese día se había decretado huelga general en toda España. En principio pensé que sería por una cuestión de comodidad, pero ahora estoy seguro de que fue por principios. Cientos de miles de madrileños pudieron ver a la cantante en la calle, manifestándose como uno más y gritando en defensa de los derechos sociales.

En cambio, fuimos menos los afortunados que pudimos disfrutar de su actuación en La Riviera. Patti Smith saltó al escenario con los músicos que la acompañan desde sus inicios: el bajista Tony Shanahan, el baterista Jay Dee Daugherty y el guitarrista Lenny Kaye. La sala, con poco más de la mitad de su aforo ocupado, se enfervorizó con la sola presencia de la cantante; gente joven y seguidores de toda la vida le dedicaron unos cuantos “guapa” y "bonita". Ella se presentó con su clásico pelo enmarañado, un chaleco y una americana para arrancar con “April Fool”, de su último disco Banga. La canción puso a bailar al público, y Patti lo remató saludando en español. El concierto siguió con “Fuji-san”, también de su último álbum, considerado por la crítica el mejor desde Horses.

Después de seguir demostrado su vena reivindicativa con un discurso entre apocalíptico y ecologista, la cantautora sacó su lado más punk con “Banga”. El concierto acústico ganó garra con la incorporación de una guitarra eléctrica, con los gritos de “¡Say Banga!” y los aullidos animales que interpretó toda la banda. De hecho, la canción está dedicado al perro de la novela El maestro y Margarita, de Mijaíl Bulgákov. Impresionaba ver a una leyenda del rock, con más de cuarenta años de carrera, dedicarse a su público con el cariño y la entrega de una debutante.

El sonido fue bastante bueno de principio a fin, y se pudo disfrutar de la versátil voz de Patti Smith, que a pesar de sus 65 años conserva las tonalidades melosas de sus baladas y el desgarro de los temas más rockeros. Arrancó aplausos de los veteranos con uno de los grandes temas de su discografía: “Dancing Barefoot”. Después, demostró su espíritu de poetisa con “Gandhi” y “My Blakean Year”, dos canciones en las que casi parece que esté recitando. El ambiente se puso más rockero y la estrella aprovechó para alabar lo que había visto el día anterior en las calles de Madrid: “increíble la gente en la calles, es algo que no veo ni en mi país”.

Su conexión total con el público ha continuado con la canción “This is the Girl”. Según comentaba la propia Patti, la campuso el año pasado en Madrid: después de su actuación en el Teatro Español, conoció la noticia de la muerte de Amy Winehouse y le impactó tanto que en ese mismo momento empezó a escribir la letra. Ya en Nueva York acabó la música con su banda y, la verdad, el homenaje le va a Amy como anillo al dedo, con ritmo de soul y una letra repleta de versos tristes.

La siguiente dedicatoria ha llegado con “Dream of life”, y ha sido para Roberto Bolaño, uno de los escritores que le ha servido de inspiración para sus canciones.

Con uno de sus temas más místicos ha cambiado de tercio: “Ghost Dance” ha sonado de maravilla y los coros de cantos indios han sido uno de los mejores momentos. Pero el clímax ha llegado con el superhit de su repertorio. La sala ha retumbado cuando Patti Smith ha cantado las primeras estrofas de “Because the Night”, no ha necesitado seguir porque han sido 1.300 gargantas las que lo que lo han hecho por ella. Sí ha tenido que poner a trabajar sus cuerdas vocales con “Pissing in a river”, uno de los temas con más fuerza de la noche, en parte gracias a Lenny Kaye y sus fantásticos punteos con la guitarra. Con “Gloria” todos los presentes hemos entrado en trance; escuchar la voz de Patti Smith interpretando este gospel religioso ha sido para el público como transportarse a un mundo de felicidad, despreocupación y guitarras eléctricas.

En los bises ha empezado desvelándonos que, cuando vuelva a Estados Unidos, se va a ir de gira con otro coloso de la música, Neil Young. Para la ocasión se ha lanzado con una versión sobrecogedora de “It’s a Dream”, una canción del propio Young. Patti Smith puso –literalmente- los pelos de punta a la gente con su voz más lírica y angelical.

La cantante decidió abandonar Madrid de la misma manera en la que llegó: animando a la gente que según ella mantiene la llama de la ilusión encendida, todos aquellos que pacíficamente reivindican pacíficamente lo que consideran justo. A todos ellos les dedicó “People have the power”. Y así, con el público venido más arriba que nunca, fue como Patti Smith cerró una noche redonda. Dejó el escenario haciendo el gesto de la paz, derrochando palabras de amor y demostrando que para tener esperanzas y creer en algo no es necesario ser joven.

Setlist:

  1. "April Fool"
  2. "Fuji-san"
  3. "Redondo Beach" (versión de Morrisey)
  4. "Banga"
  5. "Dancing Barefoot"
  6. "Gandhi"
  7. "My Blakean Year"
  8. "This Is The Girl"
  9. "Dream Of Life"
  10. "Ghost Dance"
  11. "Because The Night"
  12. "Pissing In A River"
  13. "Peaceable Kingdom"
  14. "Gloria: In Excelsis Deo"
  15. "It's A Dream" (versión de Neil Young)
  16. "People Have The Power"

También en Grooveshark

Fotos: EFE