Reseña: alt-J – An Awesome Wave

Encontrar un buen disco es algo ya bastante extraño. Para aquellos que amamos la música esto es triste, pero al mismo tiempo, nos hace degustar una producción como ninguna otra cuando la encontramos. El disco del año para mí es An Awesome Wave de alt-J, una banda que nació hace increíblemente poco de un grupo de amigos que estudiaban arte y literatura y provienen de Leeds. Los descubrí un poco tarde. Los llegué a conocer gracias a estar nominados para los Mercury Prize -que terminaron ganando- y cuando escuché su producción me quedé anonadado. Me dio hasta bronca no haberlos escuchado al instante que salió, a fines de mayo de este año.

Me sentí bien por haber encontrado una agrupación que estaba innovando no solo desde los sonidos sino también desde la lírica. En los primeros días que conocí a la banda escuché sus canciones cientos de veces (y cuando digo cientos lo digo literalmente), y ya logré digerirlo lo suficiente, encontrar las cosas escondidas, aprender sus letras y sonidos.

La banda por momentos me recuerda a The XX, otra de las más importantes bandas que surgieron en los últimos tiempos, pero también me recuerda a otras clásicas y que ya tienen su podio en la historia de la música, como Radiohead, por ejemplo.

Hablemos un poco de An Awesome Wave. La producción, que abre con una canción muy oscura que lleva el nombre de "Intro", tiene altibajos bellísimos y, con altibajos no me refiero a partes buenas y partes malas, sino sonoramente hablando. Por momentos explota, por momentos roza el dubstep, otros se meten en lo casi acústico y en otros podemos escuchar cantar a un grupo de niños.

Elegir canciones en este disco es una tarea complicada, pero sí hay algunas que dejan ver hacia dónde apunta, o al menos debería, apuntar la agrupación. Son tracks que nos demuestran que tienen ideas, que no se guían por lo que está sonando actualmente en el mundo musical.

Algunos de esos son "Tessellate", que tiene una base electrónica bien rústica (de hecho el sonido parecen dos metales chocando) con un groove encima que es increíble.

Los arreglos que tiene esta producción son verdaderamente impecables. El productor, Charlie Andrew, aquí debe llevarse todos los aplausos porque lo que logró en el estudio es sorprendente.

"Breezeblocks" es el tema que los llevó, digamos, a la fama. Es de los temas más rápidos, con mejor tempo y pegadizos. El comienzo puede lucir increíblemente extraño para los que lo escuchan por primera vez, pero déjenlo correr porque son casi 4 minutos de puro placer.

Hasta las separaciones que no dicen mucho, que son "Interlude 1", "Interlude 2" e "Interlude 3", están perfectas. Llegan en un momento del disco donde hace falta bajar, donde hace falta un corte. Supieron hacerlo a la perfección.

"Something Good" es otra de las que son increíbles. Una base de batería perfecta que corta para meterse en el coro. En el track me sorprendió que metieran palabras en español ya que no es normal en agrupaciones inglesas: "Matador, estocado". El piano que aparece en varias partes de la canción es otro de los grandes momentos del disco.

Seguimos con "Dissolve Me", que es de los temas más felices, por decirlo de una manera, de An Awesome Wave. Mucho ritmo bien veloz, un órgano que le da un gusto exquisito al tema y una batería que acompaña junto a la voz de Joe Newman que se puede disfrutar al máximo.

"Matilda" no es de los temas más mainstream, pero, particularmente, es de los que más me gusta. Me gusta por el cuerpo que tiene el track, por cómo va evolucionando, por la simpleza de su lírica y el sentimiento que le ponen a la canción. Esas pequeñas intromiciones de la guitarra, la batería increíblemente rítmica. Todo.

Hay solo una canción que no me gusta de An Awesome Wave y ese tema es "Ms". En realidad no es que no me guste por completo. La primera parte del tema me parece lindísima, pero cuando se meten a cantar "the dark seeds dark / the dark seeds dark / darker / darker" se podría decir que me aburre bastante. Es demasiado largo sin necesidad.

Lo que sigue es "Fitzpleasure" y ese paso por el dubstep que les comenté anteriormente no sin bajar y volver a los rasgueos de guitarra. "Bloodflood" y "Taro" son dos de las lentas que más me gustan, un tanto apocalípticas por momentos y "Hand-Made" es un cierre perfecto, que va creciendo, toma una forma preciosa hasta que vuelve a morir.

9/10

No solo les digo que vale la pena, sino que dudo realmente que salga otro disco durante este año que logre superarlo. Sin lugar a dudas, si no le dan play se estarán perdiendo una producción verdaderamente espectacular.

  • Fecha de lanzamiento: 25/5/2012
  • Discográfica: Infectious Music
  • Compra el disco: Amazon
  • Escucha el disco: Grooveshark
  • Canciones destacadas: "Breezeblocks", "Matilda", "Tessellate"