Los mejores discos de 2012

Sabemos que es viernes, que todo el mundo tiene ganas de salir de fiesta y, sobre todo, aprovechar el Día de los inocentes. Sin embargo, dentro de nuestra serie de artículos especiales con lo mejor del año no podía faltar la selección con los mejores discos de 2012. En total han sido 15 los afortunados, aunque se han quedado fuera otros que también nos gustaban bastante. Hemos preferido apostar por la variedad y por eso encontraréis trabajos de estilos diferentes. Aprovechad el fin de semana para escucharlos todos, porque merecen mucho la pena.

Los mejores discos de 2012

Alt-J - An Awesome Wave

Alt-J - An Awesome Wave
Alt-J fue la banda que, en mi opinión, descolló el año. Encontrar un sonido nuevo e innovador es realmente complicado y, si bien en sus canciones se pueden escuchar muchas influencias de agrupaciones como Radiohead, por ejemplo, pudieron hacerse un hueco en la lista de esas bandas que innovan. Hoy, eso hay que aplaudirlo. Si además de innovar encima hacen buena música, con letras que por momentos rozan lo poético, no queda más que sentarse a disfrutar de lo que más nos gusta: un buen disco. (Axel Marazzi)

También en Grooveshark.

The xx - Coexist

The xx - Coexist
Tenía mucho miedo de lo que pudiera pasar con The xx, porque el primer disco me voló la cabeza. Verdaderamente me sorprendió ese sonido que, si bien por momentos era soporífero, lograba despertar tantos sentimientos. Por suerte esos miedos desaparecieron porque, aunque no me parece que haya superado a su disco debut, sí que está a la altura. No se alejó de lo que hicieron la primera vez: sonidos tranquilos, sintetizadores, voces parcas que parecen salidas de la oscuridad y mucho misterio en sus temas. (Axel Marazzi)

También en Grooveshark.


Cloud Nothings – Attack on Memory

Cloud Nothings – Attack on Memory

Dylan Baldi es el vocalista y verdadero líder de Cloud Nothings, un grupo de garage-rock nativo de Ohio. Escuchando Attack on Memory sorprende la madurez de un grupo cuyos integrantes son aún unos chavales -Baldi tiene 20 años- y que están dejando atrás el estilo más juvenil de sus primeros discos. Es un álbum más hosco, con la distorsión de las guitarras puestas al máximo y con unas letras más profundas y reflexivas. El disco nos da un golpe brutal con "No Future/No past", una canción que parece tranquila pero acaba llegando a las entrañas. La grunge "Wasted Days" es otra de las destacadas: un tema que a mí me recuerda al estilo fresco que nos trajo Nirvana en los años noventa, más de ocho minutos de riffs endiablados y una percusión nerviosa y atronadora. Aunque tienen canciones más alegres y bailables, nos quedamos con el estilo ronco y plañidero que nos muestra Baldi, que cuando explota tiene una manera espectacular de cantar con las entrañas. (Álex Argelés)

También en Grooveshark.

Fiona Apple - The Idler Wheel [...]

Fiona Apple - The Idler Wheel

La palabra controvertida encaja a la perfección con el personaje de Fiona Apple, aunque llamarla personaje realmente no hace justicia con el tipo de artista que es la cantante neoyorkina. Dentro de un mundo como el de la música, donde las apariencias lo son todo, Fiona lleva más de quince años mostrándose tal como es -para quien no la conozca, este polémico discurso recogiendo un premio de la MTV es bastante ilustrativo-. Se ha labrado una imagen de chica rebelde, pero quien la conoce sabe que no es una careta para vender discos, ella es así: sincera, mordaz, sensible y muy crítica con la industria musical. Su cuarto álbum de estudio, The Idler Wheel..., es un ejemplo más de cómo componer y cantar con los sentimientos a flor de piel, experiencias vitales narradas detrás de un piano sin ningún tipo de aditivos ni adornos. El disco comienza con la melancolía de “Every Single Night”, se anima al ritmo de la percusión de Charlie Drayton en "Daredevil" y te pone los pelos de punta con la oscilación de su voz en "Valentine", una canción realmente preciosa. "Werewolf" es el tema más poderoso, una canción en un constante in crescendo, que explota con estos versos: The lava of a volcano / Shot up hot from under the sea / One thing leads to another / And you made an island of me. The Idler Wheel... es un disco como la propia Fiona: que se balancea entre el amor y el dolor, que es inestable, sincero y descarnado. Pero en definitiva, hermoso y poético. (Álex Argelés)

También en Grooveshark.

Tame Impala - Lonerism

Tame Impala - Lonerism

Tame Impala es uno de esos grupos que los amantes de los psicodélicos años 70 tanto echan de menos. Dentro del infinito panorama musical indie cada vez está más claro que se están encuadrando grupos de prácticamente cualquier género. Lonerism es el segundo trabajo de un grupo empeñado en rescatar un estilo lleno de ecos y sintetizadores, en el cual la voz del australiano Kevin Parker nos recuerda casi instantáneamente a la de un mito como John Lennon. Es un disco íntimo, de ahí que tenga un nombre tan significativo: Parker explicó que es adicto a exponerse y explicar a su público lo socialmente inepto que es, de ahí nace este sentimiento de soledad y alienación. Las tres primeras canciones parecen un conjunto, toda una declaración de intenciones repleta de melodías místicas y rasgueos de guitarras como los de "Endors Toi".

"Feels Like We Only Go Backwards" es, posiblemente, la canción más destacada, con una paleta de sonidos y una voz que nos recuerda a la época más hippie de The Beatles. También hay canciones más sucias como "Elephant", con una percusión más remarcada que repiquetea como el mejor rock clásico. Un disco que recupera la idea de hacer canciones con una continuidad, que forme un todo en conjunto. Lo mejor es escucharlo y dejarse llevar pisando el pedal de delay entre las distorsiones y los sintetizadores. (Álex Argelés)

También en Grooveshark.


Dirty Projectors – Swing Lo Magellan

Dirty Projectors – Swing Lo Magellan

Este año, los alternativos Dirty Projectors – quienes venían de editar un disco junto a Björk, nada menos – se despacharon con una verdadera joya. Swing Lo Magellan es su sexto disco de estudio, y termina siendo mucho mejor que su anterior obra maestra, Bitte Orca. Grabado de forma completa por el frontman Dave Longstreth en Nueva York, apartado del resto de la sociedad, y con una idea de hacer que sea un disco de canciones individuales, sin estar guiado por una temática. La receta innovadora, al menos para su banda, terminó funcionando. Swing Lo Magellan mantiene su coherencia pero también busca una forma diferente de contar historias a través de la música.

Con inspiraciones tan variadas como Nirvana y compositores clásicos, Dirty Projectors se relaja y compone uno de sus mejores discos, con espontaneidad, espacio para el juego, y diversión. Acercándose más al pop, y perdiendo un poco la ornamentación barroca que caracterizó a muchas de sus canciones anteriores, temas como “Gun Has No Trigger” o “Just From Chevron” transforman a Dirty Projectors en un disco mucho más accesible. (Bárbara Pavan)

También en Grooveshark.

Frank Ocean – Channel Orange

Frank Ocean – Channel Orange

Una de las más interesantes caras nuevas este año fue Frank Ocean, colaborador de aquel controversial Odd Future que consolida su presencia como solista en el mundo del R&B. Channel Orange, su debut, fue uno de los discos más esperados y que sin dudas, tiene que estar en cualquier lista de fin de año de cualquier melómano. Un cantante que ya está amenazando con no volver a sacar un disco, puesto que no tiene nada más para decir. Un romántico perdido. Un homosexual perdido en una escena donde la homofobia es moneda corriente. Y en el medio, Channel Orange, ese disco que plasma en notas musicales todo el torbellino emocional en el que se ha metido Ocean.

Ocean toma su vida como punto de partida para la composición de Channel Orange, pero sin abandonar el estilo del “personaje”, aunque exponiéndose bastante a la dura mirada crítica de los demás. Así, sus relaciones sentimentales quedan bajo la lupa en canciones como “Thinkin’ Bout You” y “Sweet Life”, pero también da latigazos en canciones con conciencia social como “Super Rick Kids”. Por otro lado, el rap es un estilo del que también sale airoso con canciones como “Crack Rock”, una de las más virulentas del disco. En definitiva, esperamos que Frank Ocean no deje de hacer discos. Porque este es excelente. (Bárbara Pavan)

También en Grooveshark.

Purity Ring – Shrines

Purity Ring – Shrines

Uno de los discos más refrescantes de 2012 ha sido Shrines, de Purity Ring, una banda desconocida que terminó sorprendiendo a base de experimentación y buenos ritmos. Shrines es una colección de canciones que, como indica su nombre, combinan la castidad insinuada por las vocales de Megan James, su cantante, y la violencia sombría y artesanal del instrumentador Corin Roddick. A esto se le puede sumar una poesía atinada y refinada, pero esta combinación de elementos hace además que las canciones de Shrines sean sumamente pegadizas.

Desde el éxito del sencillo principal, “Fineshrine”, que consideramos una de las mejores canciones del año, pasando por grandes temas como “Belispeak” y “Obedear”, y otros no tan destacables pero igual de majestuosos, como “Crawlersout”. Los nombres de las canciones, la voz de James, todo nos lleva a imaginar un mundo fabuloso con criaturas fantásticas, pero también nos transportan a un plano de sensualidad de la carne, un lugar completamente material donde la fantasía se lleva en el cuerpo. Poder mechar estas dos mitades de la humanidad, la carnal y la espiritual, termina siendo tarea fácil para las canciones de Shrines. Y por eso está en este podio. (Bárbara Pavan)

También en Grooveshark.


Alabama Shakes - Boys & Girls

Alabama Shakes - Boys & Girls

Boys & Girls fue grabado en directo en uno de los estudios más humildes de Nashville. No había dinero para una gran producción ni para arreglar hasta el más mínimo detalle. Por eso, la banda tuvo solo varias oportunidades para registrar las once canciones que componen el álbum. Todos tocando a la vez y guiados por la mágica voz de Brittany Howard. Como resultado no solo hemos escuchado una de las mejores canciones del año, sino también uno de los trabajos más completos y sinceros de 2012. Temas llenos de rock, blues y soul vieja escuela, feeling hasta en la última estrofa e ilusión por vivir de ellos. Afortunadamente, ha sido un gran año para el grupo, que ha dado conciertos por todo el mundo, así que ya solo queda imaginar lo que podrá hacer una banda tan talentosa con mayor presupuesto y medios profesionales. Quizá sea justo eso lo que fastidie el encanto, pero, por el momento, tenemos un disco para disfrutar de arriba abajo. (César Muela)

También en Grooveshark.

H.E.A.T - Address The Nation

Heat - Address The Nation

Fue curioso cuando acabé de escuchar por primera vez Address The Nation de H.E.A.T. Sentí la misma sensación que con el The Final Countdown de Europe. No caeré en el error de decir que H.E.A.T serán los nuevos Europe, pero, aparte de la nacionalidad, comparten bastantes atributos como para reflexionar sobre ello: estribillos típicos del glam y hard rock, de esos pegadizos pero no empalagosos, voces agudas y cantadas con mucha fuerza, unos riffs y solos de guitarra impresionantes, unas bases rítmicas contundentes y, sobre todo, una ambición que se nota en cada canción. Y es que cada tema de Address The Nation va a por todas, igual que The Final Countdown. No hay lugar para los respiros o cortes más flojos. Si te gusta el hard rock melódico, es uno de los indispensables en tu discografía. (César Muela)

También en Grooveshark.


Andrew Bird - Break It Yourself

Andrew Bird - Break It Yourself

Pop experimental pero amable y bien producido, hecho a medida por los talentosos acompañantes de Andrew Bird y la voluntad del compositor y violinista en medio de un ambiente natural y mucha libertad creativa. Tiene un poco de jazz, mucho pop y algo de experimentación. Tampoco faltan los extraordinarios silbidos ni los ganchos auditivos de los que el músico ha venido haciendo uso en toda su carrera. Pero sobre todo, Break it Yourself es un extraordinario ejemplo del talento de Andrew para componer música fina y llena de alma, que logra esquivar la repetición aunque tenga elementos similares a sus anteriores producciones. Quizá su álbum más directo hasta la fecha y por ello hermoso en sus hechuras. (Jackie Fonseca)

También en Grooveshark.

Jack White – Blunderbuss

Jack White – Blunderbuss

Fue uno de nuestros mejores discos en la primera mitad del año y también merece estar en este conteo por las mismas razones. Jack White es el Rey Midas del rock, pero además es un personaje inventivo, gran guitarrista y alguien que no tiene miedo a experimentar y salirse de lo establecido. Finalmente White es un apasionado del blues, el rock & roll y los ritmos antiguos. Todo esto ayudó a perfilar su primer entrega como solista, un álbum en el que el cantante se pone lo mismo gritón que sexy o country, dándole espacio a la guitarra y al piano por igual para consolidar un sonido diverso y bien cimentado que tiene sus pequeños defectos, pero triunfa en su conjunto. El disco al final es una muestra muy clara de que este músico seguirá dándonos muchas alegrías, ya sea como solista o con alguno de sus miles de proyectos alternos. Que Jack White seguirá dándonos de qué hablar, eso denlo por hecho. (Jackie Fonseca)

También en Grooveshark.

The Walkmen - Heaven

The Walkmen - Heaven

Cuando me tocó reseñar este disco a principios de año, les decía que Heaven representaba la culminación de los primeros 10 años de vida de una banda que no ha temido al cambio, ni a la madurez. Pero también es un álbum disfrutable, lleno de buen rock and roll hecho con puntadas muy clásicas pero a la manera de una agrupación que vive en el ahora. La voz de Hamilton Leithauser luce diamantina tanto en los momentos más calmados, como en "We can't be Beat" como en los más rockeros, como en el track que le da título al trabajo. Pero además, este disco está bien producido y ha logrado conservar su brillo a pesar de los meses de rotación. Es una lástima que la banda originaria de Nueva York parezca estar destinada a, a lo mucho, a ser una agrupación de culto, porque este álbum es 10 veces mejor que muchos de los que les hemos escuchado a sus colegas de género. Para mí, de hecho, este es el mejor disco del año. (Jackie Fonseca)

También en Grooveshark.


Shining - Redefining Darkness

Shining - Redefining Darkness Shining es una de las bandas más interesantes del panorama del metal extremo actual, y un ejemplo de que todo el black metal no suena igual. Procedentes de Suecia -no confundir con el también buen grupo de mismo nombre pero del país vecino, Noruega-, sus producciones incorporan parte del sonido tradicional del género y lo combinan con melodías acústicas en ocasiones muy progresivas que podrían estar sacadas de bandas como Opeth. El último trabajo, Redefining Darkness, vuelve a demostrar que las ideas de Niklas Kvarforth, musicalmente hablando, por supuesto, son extraordinarias. (Randal)

Thåström - Bevända dig med vingar

Thåström - Bevända dig med vingar
Estamos ante un grandísimo trabajo dentro del rock industrial, y la demostración de que la carrera en solitario de Joakin Thåström podría resultar siendo más exitosa que la de los icónicos grupos de punk rock donde se dio a conocer: Ebba Grön e Imperiet. Pese a que únicamente ha sido un éxito comercial en los países nórdicos ya que el artista utiliza su lengua nativa -el sueco-, nadie debería perderse esta grandísima obra. Para mí, una de las mejores del año, al igual que la producción, que cuenta con un sonido impecable. (Randal)

También en Grooveshark.


¿Qué os ha parecido nuestra selección? Atenderemos vuestras sugerencias, abucheos públicos y recomendaciones en los comentarios