Mejores debuts de 2012

Este 2012 estuvo lleno de muchos regresos, incontables anécdotas y discos muy, pero muy buenos. Pero también hubo mucha tela nueva de donde cortar, algo que parece será cada día más frecuente con el uso del Internet y el surgimiento de sitios para promocionar música. Por supuesto, muchos de los grupos salidos de este tipo de lugares no valen demasiado la pena, pero hay bandas que nos dejaron pensando que su carrera irá mucho más allá de lo que ya de por sí ofrecieron en este año que termina. Para ellos va dedicado este conteo: el de los mejores debuts de 2012 (que hay que aclarar, son más bien discográficos, pues hay bandas que ya tienen un par de años rondando en la escena y algunos incluso son "demasiado" experimentados).

Alamaba Shakes

No es exagerado decir que esta agrupación de Alabama es quizá el debut más sonado de este año. El grupo supo, pudo, o tuvo la suerte de despegar en una época en la que la afición por los ritmos vintage está en todo su esplendor, gracias a gente como The Black Keys y Jack White.

Pero, además, hay algo entrañable en el blues, garage y rock que componen las notas de su sonido, combinado a la perfección con los grandilocuentes tonos de su vocalista Brittany Howard (que sí, suena a Janis Joplin, lo queramos o no), que ha logrado llamar la atención de los críticos y les ha dado tres nominaciones al Grammy estadounidense. Hay que decir, por supuesto, que el grupo apenas debutó discograficamente este año (con Boys & Girls), así que tal vez es muy pronto para saber si cumplirán las promesas que nos hicieron con este primer larga duración.

2:54

Las hermanas Colette y Hannah Thurlow son muy jóvenes pero han venido tocando música desde hace varios años. Sin embargo no fue sino hasta 2010 cuando construyeron las bases de lo que sería 2:54, una banda envuelta en el shoegaze y el dark ochentero que, con sus primeros sencillos editados en 2011, nos dejaron esperando grandes cosas y un futuro brillante.

Al dúo lo tuvimos como grupo de la semana en Under antes de que editaran su primer larga duración, un disco homónimo que, aunque no cumplió por completo con las expectativas que teníamos sobre la agrupación, sí nos regaló algunos buenos momentos.

Jessie Ware

Inició como corista e incluso estudió periodismo para seguir un poco los pasos de su padre, un reportero de la BBC. Pero el futuro de Jessie estaba en los reflectores musicales, o al menos eso parece decir Devotion, su primer trabajo discográfico editado apenas en agosto de este año, pero que así de rápido le ganó una nominación al Mercury Prize inglés y la puso en boca de todos.

El disco fue álbum de la semana para nosotros por las mismas razones por las que llamó la atención de todo el mundo: su pop de inspiración soul, sofisticado y sensual, pero también con mucho ritmo para conquistar:

DIIV

El grupo comenzó como proyecto alterno de Zachary Cole, miembro también de los fantásticos Beach Fossils, y ya hasta tuvo un cambio de nombre, pero nada de esto pudo detenerlo. ¿Y cómo podría ser de otra forma con esas guitarras infecciosas retro, un sonido pop de influencias shoegaze, ochenteras, y todo el encanto de una playa un poco siniestra? Sí, estos chicos están un poco enojados pero también muy atentos a lo interesante, lo diferente, lo poco común. Su música tiene la suficiente reverberación para transportarte en sueños lo mismo psicodélicos que retro-futuristas pero de una manera muy amable y encantadora. ¿Qué más podemos pedir?

Melody’s Echo Chamber

Confieso que esta francesa es para mí quizá el lanzamiento más interesante de este año. Lo fue desde que la presenté en Under a mediados de 2012 y cuando reseñé su primer álbum homónimo. La cantante no sólo tiene una voz soñadora y encantadora que te atrapa en un segundo, además llegó apadrinada por Kevin Parker de Tame Impala, quien no sólo se dio tiempo para crear uno de los mejores discos de este año con su banda, además se las ingenió para producirle un asombroso álbum debut, lleno de psicodelia, sueños en tecnicolor y un romanticismo muy especial que por momentos suena demasiado pop, aunque en otros también es muy experimental. La intención de la Prochet era regalarnos texturas alucinantes y crujientes, según dijo sobre este disco, y es justo decir que lo logró y con creces.

Divine Fits

¿Divine Fits como uno de los mejores debuts? Cualquiera que no conozca demasiado a la banda podría pensar que no hay nada de malo en esto, sin embargo, si miramos más de cerca nos daremos cuenta que este grupo tiene mucha historia a sus espaldas, por ser ni más ni menos que el proyecto alterno de Britt Daniel de Spoon y Dan Boeckner de Wolf Parade, dos músicos que por sí solos probablemente tienen más trayectoria que todos los de esta lista juntos. Pero el conjunto en sí no llega ni al año, así que era más que justo que aparecieran en esta lista.

Sobre todo si consideramos que el álbum debut del proyecto, A Thing Called Divine Fits, es todo lo que podíamos esperar de la unión de estas estrellas: inventivo, con mucha actitud, potente y lleno de ganchos bien interesantes. También hay mucho rock de guitarras, uno que otro momento acústico y un poco de piano para demostrar que este par no le tiene miedo a nada. Quién sabe si el proyecto no será más que una estrella fugaz, pero por lo pronto ya le debemos un gran primer larga duración.

Alt-J

Hay grupos y solistas a los que uno no puede ignorar por mucho que no le gusten. De ahí que Alt-J tenía que estar en este conteo, con todo y que personalmente me parece un grupo demasiado pretencioso. Me explico. Aunque los orígenes del grupo se remontan al 2007 en la Universidad de Leeds, donde se conocieron estos antiguos estudiantes de arte y literatura, no fue sino hasta este 2012 que la banda finalmente editó su álbum debut, An Awesome Wave. Y vaya que fue asombroso. No sólo lograron colocarse como una de las bandas más originales de la actualidad, además se hicieron acreedores al Mercury Prize con este primer lanzamiento.

El sonido de la banda es una mezcla entre Radiohead, Sigur Rós, con un poco de Mumford & Sons y Fleet Foxes; es literario, imaginativo, abierto a la exploración y evocativo, aunque también puede ser descrito como demasiado listo para su propio bien e incluso muy pretencioso. ¿Y por qué están en esta lista entonces? Porque, aunque su servidora prefiera a grupos como Wild Beasts, si de art-rock de alta escuela se habla, parece que soy de las pocas que no consideran a este cuarteto como la innovación envuelta en cuerdas pop.

Además, no cualquiera gana el Mercury Prize (si no es el Grammy), y algo deben de tener para haber llamado tanto la atención. De ahí que merece estar en este conteo, por más que yo no haya logrado escuchar más de un par de veces los temas de su primer larga duración.

Django Django

Los de Django Django llegaron a musicalizar nuestros oídos a principios de año y ya no los soltaron desde entonces. Además de tener una cierta afinidad con los grandiosos The Beta Band, este terceto inglés logró emocionar a todos con su fusión de indie rock con ritmos africanos, árabes, retro-pop y todo lo que hay en medio, creando un debut inteligente y retador, de esos que al principio son difíciles de escuchar pero que poco a poco terminan encantándote. También nominados al Mercury Prize de este año, los de Londres encendieron la mecha con sus primeras canciones y parece que seguirán por el camino ganador:

Frank Ocean

Les decía apenas que hay veces en las que uno no puede excluir a una banda o artista solo porque no te gusten, y la verdad es que para mí hay dos en esta lista. El segundo es precisamente Frank Ocean. Al igual que con Alt-J, su presencia estaba asegurada independientemente de que el R&B no sea lo mío, simplemente porque el cantante va a estar sí o sí en la mayoría de las listas de lo mejor del año (quién sabe si en la nuestra, pero ya lo descubrirán).

Aunque el músico ya había debutado el año pasado con un primer lanzamiento en forma de mixtape, es justo decir que Channel Orange es realmente su debut y uno muy bueno. Podría ser descrito como un álbum expansivo, brillante, bello, colorido, de alma neo-soul, influencias jazz y complejo pero no por ello menos interesante. Nuestra compañera Bárbara lo calificaba, en nuestra lista de los mejores solistas, como "una combinación entre soul, pop y rock, que permite que Ocean reciba comparaciones, y con toda justicia, con los grandes de la música negra como Marvin Gaye, Stevie Wonder y Curtis Mayfield". Y ya con eso saben por dónde va la cosa. Pero además, a la promoción de este disco le ayudó mucho la confesión abierta del músico sobre su orientación sexual e inspiración para este álbum, de manera que esta primer entrega se convirtió en una de las más comentadas. Por ello, era necesario que apareciera en este conteo.

Poliça

Los de Poliça tienen apenas un año de vida, pero una historia más larga a sus espaldas pues sus fundadores, Ryan Olson y Channy Leaneagh, se conocieron precisamente a través de lo que en ese momento eran sus proyectos musicales base. Esta experiencia sin duda les sirvió para crear su álbum debut, Give You The Ghost, un disco que puso a los pies de esta agrupación a gente de la talla de Bon Iver, gracias a su post-rock de influencias progresivas, electrónicas y R&B, las hipnotizadoras vocales de Channy, y la valentía para tomar cualquier ritmo sin temor y abrir el corazón sin ser sensibleros pero sí emocionales.

Con una cuidadosa y esmerada producción, y el apoyo de famosos a su lado, era obvio que estos originarios de Minneapolis iban a llamar la atención de todos. Por ello, están cerrando dignamente en este conteo.

Finalmente, quiero darle un guiño a Lord huron y Kishi Bashi como menciones honoríficas de este listado, a quienes hubiera metido sino fuera porque nada más tenemos 10 números. También les dejo la lista de canciones en el reproductor para que tengan una probadita de esta lista de lo mejor de 2012.