Resumen del año 2012 en música

Si alguien me pidiera que resumiera 2012 en una palabra, desde luego utilizaría 'interesante'. Si después me preguntara por protagonistas, entonces posiblemente soltaría nombres como Skrillex, Lana Del Rey o Spotify. Como la cosa da para mucho más que eso, hemos creído conveniente hacer un resumen del año 2012 en música para que reflexionemos acerca de ello y, sobre todo, para que nada de lo que suceda en 2013 nos pille desprevenidos. Seguro que se nos pasa algo, así que podéis refrescarnos la memoria en los comentarios.

Resumen del año 2012 en música

El streaming musical echa raíces

Últimamente estamos leyendo mucho sobre el streaming y la supuesta mala alternativa económica que resulta para todos los comensales del pastel musical. Los que desconfían de servicios como Spotify, Deezer o Pandora tienen razones para hacerlo, pero tal vez se estén olvidando de otras importantes.

La gente ya no escucha música como antes y, por lo tanto, la industria discográfica no puede monetizar su actividad de la misma forma que antaño. La gente ya no compra CD's porque no pueden disfrutarlos en la calle, porque no pueden cargar con decenas de ellos en los bolsillos cada día y porque no permiten compartir o recomendar canciones en las redes sociales. Y por muchas razones más. Buscarle tres pies al gato e intentar aferrarse a un modelo de negocio a punto de caducar es suicida porque significa llevarle la contraria al consumidor que, en definitiva, es el único elemento indispensable para todos los demás.

Por todo esto, me alegra leer que Spotify tenga más de 20 millones de usuarios activos -5 de ellos de pago-, que Pandora pida que la radio digital tenga los mismos derechos que la tradicional y que Deezer intente comerle terreno a Spotify. Por fin el streaming empieza a echar raíces, a consolidarse como un jugador cada vez más sólido. Lo fue en 2012 y seguirá siéndolo aún más en 2013, le pese a quien le pese.

La gloria de la música electrónica

La mayor parte de la música comercial que se ha publicado este año ha incluido, de una manera o de otra, elementos de la música electrónica. Primero observamos la repentina admiración que sentían las masas hacia Skrillex o Deadmau5, luego empezamos a discutir sobre si el término EDM (Electronic Dance Music) es absurdo o no y, finalmente, deberíamos habernos dado cuenta de que se trata de una estrategia de marketing más.

Hay quien se atrevió a decir que los DJ's son las nuevas estrellas del rock. Tan solo le faltan 60 años de historia, algunas leyendas equivalentes a Elvis Presley, Little Richard o Jimi Hendrix y el objetivo estaría conseguido. El problema está en distinguir la calidad de la apariencia. ¿Es Skrillex el mejor DJ del mundo? Será si la gente lo cree, pero, desde luego, dudo que su música vaya a ser recordada en 10 años. Eso sí, si hace que la gente disfrute, bien por él.

Aprendimos lo que es el hype

Primero vinieron las gafas de pasta, luego la ropa retro y después el contraproducente término 'moderno'. A partir de ahí discutimos sobre si el indie es el nuevo mainstream o si es un pretexto para el esnobismo musical -ya sabes, si todo lo que escuchas es lo mejor, porque sí-. Para tomar algo de distancia y no meter a lo indie en el mismo saco, llegaron los salvadores: los hipsters. Son aquellas personas que ya conocían ese grupo de música mucho antes de que existiera y, por tanto, llevaban mucho tiempo alabándolos en soledad, sin ninguna influencia externa -mucho menos de los medios de comunicación-. Y es ahí cuando aprendimos lo que es el hype, esa bola de entusiasmo que se montó con Lana Del Rey.

Todo era tan bonito cuando publicó en YouTube "Video Games" que nadie podía imaginarse una pésima actuación como la de Saturday Night Live. No podemos negar que tiene su estilo personal y ha conseguido una buena base de seguidores, pero, Lana, tu hype llegó a su fin porque fuiste muy pesada. Nos diste información para 78 artículos distintos, la reseña de tu disco Born To Die ha sido la más leída del año y todos nos hemos enterado a lo que saben tus partes bajas -a Pepsi Cola, por las dudas-.

Regresos muy esperados

Los nombres de Muse, The Killers, Soundgarden, The Rolling Stones, Deftones, Bob Dylan, Patti Smith, Neil Young, Sigur Rós son los primeros que se me vienen a la cabeza ahora mismo, pero todos ellos han publicado nuevo disco en 2012. Sus regresos eran muy esperados y, en cierta manera, cada uno ha tenido su hype -y su correspondiente conclusión en forma de amor o decepción-. Afortunadamente han sido campañas de promoción razonables y no una carrera de fondo como la de Lana Del Rey, que acabó en la agenda mediática por insistencia.

No obstante, si piensas que 2012 ha venido cargado de lanzamientos interesantes, agárrate a la silla si todavía no has visto qué discos nuevos esperamos con más ganas del 2013.

Grandes descubrimientos

Elaboramos una lista con los mejores debuts del 2012, pero es especialmente destacable el buen estado de la música en la actualidad. Vivimos un momento muy bonito; nos encanta que bandas asentadas vuelvan con nuevas giras o discos pero nos apasiona descubrir nuevos grupos. Es una convivencia curiosa con la que hemos descubierto formaciones que merecen la pena, como alt-J, Alamaba Shakes, Jessie Ware o TOY.

¿No os dan ganas de viajar en el tiempo a esta misma fecha del año que viene para ver qué otros grupos se habrán hecho un hueco entre nuestra música?

El poder de Internet

Web 2.0, redes sociales, nuevo modelo de negocio... blá, blá, blá. La mejor manera de demostrar lo importante que está siendo Internet para la música es citar algunos ejemplos que nos deja 2012. ¿Cuál es el secreto del éxito si no de "Somebody That I Used To Know"? ¿Y el de "Gangnam Style"? ¿Y el de "Call Me Maybe"?

Es cierto que casi siempre nos llevamos las manos a la cabeza con eso que llamamos viralidad y la música y vídeos que nos deja, pero gracias a la gran difusión de las redes sociales podemos afirmar con rotundidad que somos la generación potencialmente más culta de la historia. Tenemos a un par de clics todo un mundo de información y recomendación musical.

Para mí, lo mejor de todo es que es un proceso que estamos viviendo juntos. Sea comentando las ceremonias de inauguración y clausura de los Juegos Olímpicos, compartiendo esperanza cuando Cerati da muestras de actividad o rememorando los mejores momentos musicales de Breaking Bad, vivimos en contacto. Somos muchos y seremos más en 2013, pero estaremos conectados por algo en común. Sabéis qué, ¿no?