Top 10: Blur

Lo decimos sin pelos en la lengua: Blur es una de las mejores bandas que nos supo dar los ‘90s, y esperamos a los fanáticos de Oasis con los puños cerrados –aunque esa “pelea” entre ambas bandas haya sido algo así como una farsa-. Con siete discos de estudio en su haber, el último de ellos lanzado en 2003 sin la colaboración de su guitarrista Graham Coxon, Blur supo canalizar la sensación de los adolescentes y jóvenes británicos en una década que no tuvo nada de bonita. Caracterizados como hedonistas, la música de Blur también fue libertaria, subversiva, bailable y divertida. Hoy intentaremos hacer un recopilatorio con sus 10 mejores canciones, aunque sabemos que para muchos no estaremos haciendo justicia a un catálogo de canciones que no tiene desperdicio.

Damon Albarn, Graham Coxon, Alex James y Dave Rowntree formaron la banda a comienzos de los ’90. Aunque después se distanciarían –rompiendo al mismo tiempo con una de las asociaciones musicales más importantes de los últimos 20 años- Albarn y Coxon eran amigos de la infancia que terminaron reclutando a sus dos coequipers cuando decidieron fundar una banda. Su primera presentación en vivo data de 1989, y editaron su primer LP, Leisure, en 1991. Poco después seguiría Modern Life is Rubbish en el ’93, y el fantástico Parklife en el ’94. Y con este disco, daremos el puntapié inicial de nuestra lista.

1. “Parklife” (Parklife)

Después de dos discos que generaron entusiasmo pero que no posicionaron a Blur como una banda que había que escuchar, en 1994 salió Parklife y la banda pateó el tablero. El modo de vida inglés se cuestionaba completamente en las filosas letras de Damon Albarn, mientras que Coxon aportaba sus pegadizas guitarras y el mundo se volvía loco con un cuarteto de jóvenes desgarbados que a su vez representaban algo de elegancia y pasión por las pasiones. Aunque más tarde experimentarían más con teclados y otras capacidades sonoras, “Parklife” también tiene una cierta simpleza que después se entreteje con capas de pianos, y letras recitadas. Quedamos enganchados automáticamente.

2. “Coffee & TV” (13)

Una de las últimas grandes canciones de Blur, fue editada en un momento complicado para la banda. Las distancias entre Albarn y Coxon ya eran abismales, pero el sensible guitarrista de Blur se despachó con este himno de joven clase media, que prefiere estar somnoliento y aturdido por los medios antes de tener su libertad. El simpático video musical con las desventuras del cartón de leche también ayudaron mucho a popularizar la canción, que pronto se convirtió en un himno de la banda. También le podemos agradecer al excelente solo de teclado de Albarn, quien no estuvo a cargo de las vocales esta vez.

3. “Girls and Boys” (Parklife)

Esta es una de las canciones que más marcó mi adolescencia, y estimo que le debe haber sucedido así a muchos. También es una de las mejores canciones que salió alguna vez de la usina de Blur, donde Albarn se pone más cínico que nunca y hace una especie de oda/burla al amor libre y a la vida de los ’90. Con melodías pegadizas, critican a la juventud no pensante que no problematiza sino que reproduce, para después descontrolar todo en el estribillo. Que levante la mano el que no sepa cómo cantarla.

4. “Clover Over Dover” (Parklife)

Tres minutos y medio de una melodía celestial donde los chicos blancos de Dover son los protagonistas de la lengua afilada de Albarn. Con falsettos y un riff de guitarra memorable de Coxon, “Clover Over Dover” es una de las canciones más pasadas por arriba de Blur, sin que nadie le preste demasiada atención. No fue un single, pero tiene los mejores elementos del sonido de la banda. Por ejemplo, hasta el demo de la canción es fantástico:

5. “This is a Low” (Parklife)

Parece a propósito, pero Parklife es un disco así de fantástico, así que volvemos a incluir una de las canciones. “This is a Low” es una balada lenta, pero también puede ser considerada como un grito de batalla de Albarn y los suyos. Con una guitarra épica para comenzar, es una de las mejores canciones de la banda que se despacha con la mejor línea de bajo de los ’90, a cargo de Alex James. El londinense perdido en el tráfico y la rutina que se desliza entre las grietas de la vida moderna se refleja en los gritos del estribillo.

6. “Beetlebum” (Blur)

Los ingleses esperaron a su quinto de disco para llamarlo de forma homónima, y “Beetlebum”, una oda/burla –nuevamente- a la vagancia, fue el seleccionado para ser el primer sencillo. Además, fue su segunda canción en llegar al número uno en las listas de ventas de single. El estribillo muestra las aptitudes de cantante de Albarn, que a veces entre tanto gritito pueden llegar a perderse.

7. “The Universal” (The Great Escape)

Una de las canciones con la producción más exuberante que podemos encontrar en el catálogo de los ingleses, “The Universal” es justamente, como el nombre del disco en el que se encuentra. La lírica escapista de Albarn encuentra su máxima expresión cuando el coro lo acompaña cantando “yes, it really really could happen”. Aquí podemos olfatear la influencia de uno de los más grandes productores de la música británica de los ’90, Stephen Street, quien estuvo detrás de la consola en un disco que también nos entregó grandes canciones como “Charmless Man”, “Country House”, y “He Thought of Cars”, canciones que claramente demostraron la decepción de Albarn con el mundo moderno británico.

8. “Tender” (13)

“Tender” es la primera canción de 13, el último gran disco de Blur, y también una canción larguísima de más de 7 minutos que incluye un coro góspel. Y además es fantástica. Con Coxon cantando el atrapante “oh my baby” del estribillo, no tardó en convertirse en un hit de los jóvenes alternativos que seguían a la banda. También es una de las canciones más esperanzadoras que podemos encontrar en la historia de Blur. Después de la partida de Coxon de la banda, Albarn le pedía al público, en los conciertos, que cantaran sus partes –la canción la escribieron juntos, inspirados por una novela de F. Scott Fitzgerald-.

9. “For Tomorrow” (Modern Life is Rubbish)

El segundo disco de Blur no tuvo un buen recibimiento, pero sí incluye pequeñas joyas como “Sunday Sunday”, “Chemical World”, y “Blue Jeans” entre otras, donde Albarn vuelve a meterse con la forma de vida de la clase media a través de su lengua afilada. Ahora bien, en “For Tomorrow” el amor se pone bajo el retorcido microscopio del cantante. Después de una gira por los Estados Unidos, Albarn compuso esta canción en el piano de la casa de sus padres, buscando hacer temas que tuvieran una vibra más “británica”. No sabemos qué tan británico puede ser, pero “For Tomorrow” es un verdadero himno.

10.  “There’s No Other Way” (Leisure)

Tomada del primer disco del grupo, “There’s No Other Way” es una de sus mejores canciones, lanzada inmediatamente después de “She’s So High” como segundo single. También Stephen Street estuvo detrás de esta canción. En esta canción, la vida perfecta se desmorona detrás de máscaras y maquillajes, pero tenemos que destacar la batería hipnótica de Rowntree. Y además, en el video se los ve tan jóvenes…