Andrew Bird: ‘vivo mi vida en analógico’

Andrew Bird tiene ya 17 años de carrera a sus espaldas, aunque no fue sino hasta 2003 que comenzó oficialmente su carrera solista. Desde entonces, el originario de Illinois ha venido construyendo lenta pero de manera segura una trayectoria llena de discos brillantes, labrando en el camino un sonido único que comenzó utilizando el violín como instrumento principal, pero que poco a poco se ha ido abriendo a otros instrumentos y ritmos.

Actualmente el músico se encuentra en medio de una fuerte gira promocional para sus dos más recientes lanzamientos Break it Yourself y su acompañamiento Hands Of Glory, el primero tan bueno que incluso alcanzó a meterse en mucha de las listas de lo mejor del año, incluida la nuestra. Con este pretexto, y por su gira, que muy pronto llegará a a tierras latinoamericanas, pudimos hacerle algunas preguntas al músico vía correo electrónico.

Primero que nada, hay que señalar que el cantante decidió utilizar una, tan de moda, iniciativa de crowd-funding para preparar su nuevo tour por Latinoamérica, a través de una especie de concurso que ganaron las primeras seis ciudades del continente con más de 200 boletos confirmados. Por ello, la primera referencia obligada fue para este proyecto y su organización, del que Andrew dijo: "Creo que es una muy buena idea. Esto hace que tanto el artista como los fans se vuelvan más involucrados y comprometidos. Está bien que la gente salga de su casa, se reúna y se conecte. También es un raro ejemplo de cómo las redes sociales pueden facilitar la participación humana real".

Y sí, por si no lo han adivinado, Andrew no es precisamente fan de las redes sociales, de hecho, ni siquiera las usa, pues siente que trabaja a toda su capacidad tal y como lo hace ahorita, aunque sabe, eso sí, que éstas "le han ayudado a la gente a encontrar su música".

Lo que sí está dispuesto a hacer es buscar nuevos modelos que le permitan la independencia total, de hecho, nos confesó que: "Siempre me esfuerzo por no depender del dinero de una disquera cuando grabo un disco. Una disquera es sólo un cuarto lleno de gente trabajando en tu caso. Siempre necesitaremos ese cuarto lleno de gente pero quién dice que no puedes contratarlo tú mismo".

En esta entrevista también nos ocuparon sus dos más recientes producciones, editadas en diversos puntos de 2012 y que el intérprete decidió grabar en un granero con muy poca o prácticamente sin producción. Una decisión que, nos dijo, tomó porque:

Me cansé de la producción y de los discos que suenan como una serie de elecciones, en lugar de sonar como músicos haciendo música honesta. Cuando estás en el estudio, sin público, necesitas encontrar una manera de sacar esa temeridad que viene con la actuación en directo.

Aunque el violinista es un multi-instrumentista sumamente capaz, también cuenta con una estupenda banda de apoyo, que en este caso lo acompañó en el estudio. Por ello, le preguntamos si el resto de los músicos habían participado en la composición de los temas, o si en realidad éste había sido un proceso más bien solitario, con las melodías ya terminadas al llegar a la grabación:

Las canciones nunca se terminan. Yo las había trabajado hasta cierto punto, pero esta vez tuve menos control y más confianza en mi banda. Ellos se emocionaron visiblemente al tener la oportunidad de involucrarse más en el proceso y esto se tradujo al escenario, una de las razones que de hecho me llevó a hacer Hands of Glory, para llevar esto aún más lejos.

Sin embargo, ni los conciertos en vivo ni la necedad personal gobiernan la manera en cómo el cantante graba sus melodías, de hecho, Andrew asegura que "no está muy apegado a sus ideas" y que, "si no es divertido tocar un tema o este se siente demasiado cargado con un concepto, es capaz de cortarlo con un hacha".

Para Hands of Glory, el músico decidió hacer una serie de covers a gente como The Handsome Family, Consumer Alpha, la Carter Family y Townes Van Zandt, pues considera que "tocar las canciones de otros es algo muy saludable. Está bien salir de tu propia cabeza y exponer a la gente a algunos temas brillantes en el proceso". No obstante, hay que decir que el músico también tiene composiciones geniales en el bolsillo, y letras que han sido inspiradas por cosas tan aparentemente poco relacionadas con la música como la historia:

Leo un montón de historia y esta maravillosa revista cuatrimestral llamada Cabinet, que es como una manifestación de todos mis intereses respecto al género humano en un mismo lugar. No me considero un intelectual, pero sí una persona rabiosamente curiosa.

También pudimos enterarnos del tipo de música que le gusta escuchar y que obviamente le sirve de inspiración para sus composiciones. Sobre esto, nos confesó que escucha "un montón de jazz, gospel, blues y country desde los años 30 hasta los años 50. También un montón de música africana, especialmente Malian Kora".

Hablando de sus composiciones, quisimos saber qué lo llevó a editar dos álbumes en un mismo año, y si sentía que el proceso de composición necesitaba tiempo para madurar o simplemente era cuestión de sentarse y trabajar. Su respuesta fue sumamente interesante:

Si me desapareciera por algunos años y trabajara fastidiosamente en mi obra maestra, probablemente no tendría la urgencia o la musicalidad de Hands of Glory. Me gusta grabar en una fiebre. Mi idea es entrar y salir (del estudio) antes de que te olvides de quién eres. Dicho esto, bien podría desaparecer en estos momentos e irme a trabajar en mi obra maestra. (Y es que) Con pocas excepciones, escribir canciones lleva un largo tiempo.

En cuestiones de promoción, nos contó cómo ha cambiado su forma de promover su música, desde 1996, año en que lanzó su primer álbum de estudio, hasta el día de hoy. Su respuesta también nos probó que éste es un músico que hace las cosas a su manera, aunque esto no significa que ignore cómo funciona el negocio de la música hoy en día:

Yo vivo mi vida en analógico. Aunque echo de menos andar en bicicleta por la ciudad colocando carteles, como lo hice en 1996, hoy en día más bien me concentro en escribir y dar conciertos. A su vez, tengo un equipo que me ayuda a promover mi música por todos los medios, digitales y analógicos.

Una de las cosas que más le han dado personalidad a la música del estadounidense han sido sus silbidos, por ello, quisimos saber cómo sabe cuando uno de sus temas necesita de este "instrumento" y si nos podía dar algunos consejos para hacerlo correctamente:

Comencé a silbar en las canciones porque eso es lo que hago todo el día. Es la forma en la que las melodías escapan de mi cabeza. De hecho, sería extraño no silbar. En cuanto a la técnica, como dice Lauren Bacall, sólo "une tus labios y sopla".

Antes de despedirnos, el músico nos dejó un mensaje para todas las ciudades que no alcanzaron el top 6 y que por lo tanto no estarán en esta parte de la gira del norteamericano. Para ellas, el músico mandó sus sinceras disculpas y aseguró que tratarán de llegar a esos lugares la próxima vez. Sin embargo, también hubo seis afortunadas ganadoras, las cuales ya tienen una fecha marcada para hospedar los conciertos de Andrew Bird. En la mayoría todavía se pueden conseguir boletos así que, si no fueron parte de la iniciativa en un inicio, todavía pueden serlo. Las fechas para el tour latinoamericano son estas:

  • 21 de febrero - Río de Janeiro, Brasil – Teatro Oi Casagrand
  • 22 de febrero - Florianopolis, Brasil – Teatro Pedro Ivo
  • 23 de febrero - Sao Paulo, Brasil – Cine Joia
  • 26 de febrero - Buenos Aires, Argentina – Club Niceto
  • 27 de febrero - Lima, Perú – Toro Bar
  • 1 de marzo - Ciudad de México – Auditorio Blackberry
  • 2 de marzo - Guadalajara, México – Laboratorio de Arte Variedades

Por último, quiero enviar un agradecimiento a Victoria Roe de Ekonomisk Managment por ayudarnos a concretar esta entrevista.