Reseña: I Am Kloot – Let It All In

Tal vez I Am Kloot ya no sea el "secreto mejor guardado de Manchester", luego del buen recibimiento que tuvo su magnífico Sky At Night de 2010, pero esto no significa que el trío verá muy pronto los grandes estadios o las listas del Billboard. Aunque tampoco las necesita. La banda tiene más de 10 años construyendo una carrera llena de folk, calidad, pasión y mucha sensibilidad, un camino que no ha variado y que sigue triunfal con el lanzamiento de Let It All In, su nueva producción, a la venta el próximo 21 de enero, pero que el grupo ya puso a disposición de todos sus fans desde esta semana.

Lo primero que salta al oído al escuchar este nuevo disco es el excelente trabajo que nuevamente han hecho Guy Garvey y Craig Potter en la producción de esta placa. Y es que el dúo ha ayudado a sus colegas a conseguir un sonido pulido y claro como un diamante, uno con el que pueden lucir sus mejores características: las letras y la voz aguardentosa de John Bramwell, las delicadas guitarras, los intermitentes arreglos orquestales y el sabor de unos metales igualmente espaciados pero muy bien colocados.

Y es que, a diferencia de lo que pasó en su anterior producción, en esta ocasión el trío decidió abandonar un poco la grandilocuencia orquestal para regresar al folk menos arreglado de algunos clásicos de su discografía como Natural History, permitiendo que sean los pensamientos y voces de Bramwell los que brillen a lo largo de la placa. El grupo también incorporó diversos ritmos en dosis moderadas, con lo que consiguió darle una personalidad única a cada canción sin perder la uniformidad de su estilo.

Así tenemos tracks como "Bullets", la responsable de abrir el disco de manera muy tranquila y acompasada, aunque al medio tiempo se destapa con un solo de guitarra y un poco de blues para acompañar una letra que tiene apuntes como: "You treat your mind like a cheap hotel, somewhere you can stay but never stop (Tratas tu mente como un hotel barato, un lugar donde te puedes quedar pero nunca parar)."

Para "Even the Stars" el grupo hace un guiño a la música de Joy Division, arrancando con un ritmo muy atmosférico y ambiental que también sirve para darle soporte a la melodía en los momentos en los que desaparece la voz de Bramwell.

Otras, como el primer sencillo "Hold Back The Night", nos recuerdan de manera muy clara quiénes son los productores de esta entrega. Y es que, aunque en un principio el rock parece llevar la marcha, a la mitad salen a pasear los mismos grandilocuentes arreglos de cuerdas que el trío y sus productores ocuparon en Sky At Night, dándole más dramatismo a un tema en el que John explora el miedo al futuro, "ese al que, aunque le temas, de todas maneras te tienes que aferrar, porque es lo único que te queda".

El drama y la grandilocuencia también están presentes en la sobresaliente "These Days Are Mine", tema al que Bromwell ha definido como el resultado del encuentro entre el rock and roll y Frank Sinatra. Así, tenemos una canción que bien pudo haber salido de cualquier disco de Elbow, esto por sus tremendos arreglos, pero que también conserva la personalidad más expansiva del trío de Manchester.

En tracks com el que le da título al trabajo, la medio popera "Mouth On Me", y la relajada y beatlesca "Masquerade", el trío se decanta por una estética mucho más tradicional inmersa en el folk-rock. "Shoeless" también juega en este departamento, aunque con pocos resultados y hasta recordando demasiado al track que habría su anterior placa, la hermosa "Northern Skies". "Some Better Day" cuenta asimismo con el mismo tratamiento, aunque en este caso el grupo incorpora algunos metales muy contenidos para darle un sabor diferente.

Y como para demostrar que el grupo no ha olvidadosu pasado musical, Let It All In cierra con una tremenda balada folk titulada "Forgive Me These Reminders", melodía que comienza contenida para después permitir que aparezcan la batería y los arreglos de cuerdas, todo en un tono muy elegante y frágil, tal y como es la música de I Am Kloot.

En cuanto a las letras, estas se muestran evocativas, agudas y sobre todo honestas, hablando del futuro, los recuerdos de la infancia y hasta mostrando una que otra crítica. John de hecho ha confesado que para este trabajo decidió dejar la poesía de lado y mostrar un lado mucho más abierto y personal, algo que se deja ver no sólo en sus siempre excelentes letras sino en la manera en cómo interpreta las canciones. Y es que, si tuviéramos que nombrar a algunas estrellas en este disco, la interpretación de su vocalista sería definitivamente una de ellas.

Es un hecho que Let It All In no es tan inmediato como la anterior producción de los de Manchester, sobre todo por su falta de rimbombancia orquestal y el uso de melodías muy folk, en la mejor costumbre del trío. Además, aunque algunos temas tienen una evidente cara de sencillo, el resto conserva una personalidad un poco más discreta, de esas a las que uno necesita poner atención y concentración para encontrar su belleza.

8.2/10

No obstante, este nuevo disco es una muestra del gran talento que tiene el grupo para construir excelentes melodías sin grandes añadidos o extravagancias, confiados en su talento como única arma ante un mundo que corre demasiado rápido. Y la música de I Am Kloot requiere de paciencia y calma, de ahí que quién sabe si logren equiparar o mejorar el éxito comercial que tuvieron con su anterior producción. Pero no importa. Al final este álbum es todo lo que podíamos esperar de una banda de este calibre, una nueva joya en la corona del "secreto mejor guardado de Manchester". Y un excelente pretexto para arrancar bien este año, añadiría yo.

Fecha de lanzamiento: 21/01/2013
Discográfica: Shepherd Moon
Compra el disco: en la tienda de su página oficial.
Tres canciones destacadas: "Bullets", "These Days Are Mine" y "Even the Stars"