Reseña: Of Monsters and Men – My Head is An Animal

Este año que terminó fue particularmente bueno para el folk, gracias a la luz que trajo el reconocimiento del mainstream a gente como Bon Iver y Mumford & Sons, entre otros. Sin embargo, ellos no fueron los únicos que nos entregaron álbumes de buena calidad. Ahí estuvieron también los islandeses de Of Monsters and Men, una banda con apenas dos años de vida pero que ya está revolucionando los charts ingleses y estadounidenses con su peculiar estilo lleno de guiños alegres y sabor a campo, tal y como aparece en My Head is An Animal, su álbum debut editado en los primeros meses de 2012.

El quinteto islandés comenzó en 2010 como un proyecto solista de su vocalista Nanna Bryndís Hilmarsdóttir, para evolucionar después en una agrupación con la que Ragnar y compañía ganaron un concurso de bandas de su país natal. Su estilo alegre, de guitarras acústicas, percusiones, acordeón y otros instrumentos, logró despertar el interés de la gente de su tierra y fue así que, a finales de 2011, el grupo editó su primer larga duración en Islandia, aunque no fue sino hasta un año después que el disco dio el salto a nivel internacional.

Una de las cosas que más resaltan al escuchar este primer trabajo es el poder que tienen las voces de Nanna y su compañero, el guitarrista y vocalista Ragnar "Raggi" Þórhallsson, para trabajar codo a codo en una combinación perfecta. Mientras la voz de ella es una mezcla entre el tono de una Feist y una Björk no tan aventajada; la de él recuerda un poco al vocal de The Magic Numbers. Pero es sobre todo la unión de ambas la que da la nota, pues le otorga un sonido único a la música de esta agrupación.

Musicalmente, el quinteto es una mezcla del sonido de bandas como Edward Sharpe & The Magnetic Zeros, Beirut, Fleet Foxes y Sufjan Stevens, todo con un estilo muy peculiar. Arcade Fire y Mumford & Sons también han sido mencionados de manera constante, aunque yo creo que más allá del género, la banda grande y uno que otro guiño, no hay muchos puntos de comparación.

My Head is An Animal llega así con un sabor a campo y bosques interminables, momentos triunfales y otros melancólicos, numerosos ganchos y una gran facilidad para ponerte contento y positivo sin gran esfuerzo. El álbum está ciertamente gobernado por los animales y los monstruos internos, algo que se hace evidente en las letras y que se transmite en la música, que por momentos juega a ser una selva llena de aventuras.

"Dirty Paws", la responsable del arranque, se muestra discreta en un primer momento, para ir subiendo después en ánimo e intensidad, con coros y gritos guerreros a varias voces que exponen esa naturaleza aparentemente cruel que gobierna a animales y seres humanos por igual. Esta melodía es también una buena introducción para la primera vereda del disco, en la que la banda asume la tarea de alegrarnos la vida y ofrece temas un poquito más poperos, con muchos ganchos, melodías desenfadadas y acordes saltarines.

En este rubro están "Mountain Sound", segundo sencillo de la producción y llama estadios por donde se le vea gracias a sus juegos de voces, coros multicolores y sabor a pop de grandes vuelos, que la convierten no sólo en el sencillo perfecto sino en una de las mejores de este disco. Otra que también sobresale y es de hecho su tema más famoso es "Little Talks", melodía que consolidó al grupo en Inglaterra y que es tan pegajosa que les garantizo se les quedará en la cabeza al menos dos horas después de haberla escuchado.

En la misma ruta aparece a la mitad "Six Weeks", una de las más cercanas a ese indie rock de estadio que los ha llevado a ser comparados con otras leyendas jóvenes del indie, pero que no acaba de cuajar a pesar de sus poderosas percusiones y cánticos de gran arena.

Otras se muestran más contenidas como "King and Lionheart", tema que juega con pausas y guitarrazos un poco más reservados pero igualmente disfrutables, además de un sabor country que también aparece en "Your Bones", una canción que por momentos recuerda muchísimo a Fleet Foxes, aunque al final se destapa con algunos metales para convertirse en una especie de himno a la naturaleza. Con metales y grandes coros termina también "Lakehouse", que ya aburre un poco quizá porque llega al final de una producción un poco larga para los estándares actuales.

"Slow and steady" abre una tercera ruta mucho más lenta y recatada, presentándose como una balada mucho más pop llena de percusiones, las que también gobiernan algunos momentos en "From Finner", aunque ésta juega al final con un poco de carnaval para lograr resultados intermedios. En esta categoría también cabe otra de las estrellas de la producción, la deliciosa "Love Love Love", en la que la voz de Nanna brilla en toda su rareza. "Sloom" baila asimismo en tonos de balada y delicadeza, aunque no con tan buenos resultados. Finalmente está el track que cierra el disco: "Yellow Light", una melodía con hechuras de himno que muestra acordes delicados muy sigurroseanos y crisoles dorados de gran intensidad.

En cuanto a las letras, este álbum está lleno de referencias a la vida campirana, los problemas personales y de pareja, los conflictos humanos y nuestras ansias animales, pero todo con un velo poético en la tradición del mejor folk, que pega perfecto con la música y el sentir general del álbum.

My Head is an Animal tiene momentos brillantes, en los que el pop, el folk, dos magníficas voces y muchos ganchos auditivos se unen para crear un sonido de celebración y fiesta que se te mete hasta lo más profundo del alma. Sin embargo, el grupo también peca de falta de originalidad, pues por momentos abrevan demasiado de aguas tremendamente conocidas, lo que produce una sensación de que aquí no hay nada interesante que escuchar.

7.8/10

No obstante, esta producción es una gran promesa para un grupo que indudablemente seguirá creciendo en importancia y reconocimiento durante los siguientes meses. En sus entrañas guarda también la seguridad de que el talento de los islandeses y la frescura de su música les permitirán ser algo más que un one hit wonder. Y sino, de todas maneras nos quedan algunas de las maravillas que ya han presentado en esta producción para recordarlos. ¿Qué más hay que pedir?

Fecha de lanzamiento: 22/10/2012
Discográfica: Universal
Compra el disco: en la tienda de su página oficial.
Tres canciones destacadas: "Love Love Love", "Yellow Light" y "Little Talks"