Top 10: discos sobre rupturas

Aunque buena parte de las canciones que escuchamos hoy en día han sido inspiradas por el amor, o la falta de, hay veces en que los problemas personales de los músicos relacionados con este sentimiento se vuelven tan grandes que no sólo dictan producciones completas, sino que se convierten en un punto de venta perfecto para promotores y disqueras. Y es qué, aceptémoslo, no hay cosa más fácil que relacionarse con un disco escrito por alguien a quien le acaban de romper el corazón, especialmente si tú acabas de pasar por la misma situación. Claro que hay algunos ejemplos tan lastimeros que es mejor obviarlos y olvidarlos. Pero también existen otros que sobresalen no sólo por su temática sino por su belleza. Por ello, nos dimos a la tarea de hacer una lista con los 10 mejores discos de rupturas. ¿Nos acompañan?

Top 10: discos sobre rupturas by César Muela on Grooveshark

Blur - 13

Las relaciones entre personajes famosos han sido, son y serán siempre motivo de morbo para el público, ya sea porque admiremos a alguno de los artistas involucrados o por los detalles íntimos de los que siempre acabamos enterándonos, nos guste o no. En este caso, el álbum fue inspirado por el tumultuoso final del romance entre Damon Albarn y la cantante de Elastica, Justin Frischmann, quienes sostuvieron durante varios años una muy publicitada relación debido a su status como caras fundamentales del rock inglés. Ahora, es muy cierto que el disco no sólo habla de los problemas amorosos de Albarn, pero también es verdad que contiene la que quizá es una de las mejores canciones de rompimiento de la historia:

Beck - Sea Change

Disco de ruptura por excelencia, este lanzamiento de 2002 fue producto de la separación de Beck y su novia de nueve años, Leigh Limon. El resultado es un álbum introspectivo y mucho más sobrio, en comparación con sus trabajos anteriores, enfocado en la guitarra acústica y los arreglos orquestales más que en los samples. También nos trajo a un Beck más abierto y dispuesto a mostrar sus habilidades como compositor y no sólo como músico avant-garde. Finalmente, esta producción contiene la que indudablemente es una de las mejores canciones de su larga carrera (y una de mis favoritas de todos los tiempos, debo añadir):

Jens Lekman - I Know What Love Isn't

Este es muy reciente pero, como la gran mayoría de las cosas que nos ha ofrecido Jens Lekman, se destaca por mostrar la personalidad única de un músico que siempre ha andado con el corazón en la mano. La diferencia radica en que las canciones de este LP no fueron inspiradas por viajes, encuentros en bares o románticos encarcelamientos, sino por una relación que terminó muy mal.

Aunque el disco tiene sus puntos flojos, como lo comenté en su oportunidad en la reseña que le hice, es un hecho que la facilidad de Jens para componer tremendos temas pop llenos de capas y sensibilidad se conservó intacta a pesar del descalabro amoroso. Afortunadamente, el sentido de humor del sueco también ayudó a darle ligereza a un disco que en manos menos hábiles hubiera sido francamente insufrible.

Noah and the Whale - The First Days of Spring

Más arriba mencionamos lo complicado que puede ser para un músico mantener su vida privada fuera de los reflectores cuando ésta la vive al lado de alguien igualmente famoso. Y aunque ni Charlie Fink ni Laura Marling sean tan conocidos como Damon Albarn, lo cierto es que ambos son caras reconocidas dentro del mundo del indie, lo que le puso bastante sal y pimienta a su rompimiento, documentado con precisión en este lanzamiento de 2009.

La placa es bastante directa en algunas ocasiones sobre la vida post-rompimiento (en algún punto Charlie llega incluso a mencionar el primer acostón que tuvo luego de haber terminado con Laura), sin embargo, también muestra el optimismo de alguien en el proceso de superar su antiguo amor y seguir adelante, como se escucha en el track que le da título a la producción:

Bon Iver - For Emma, Forever Ago

Aunque, al momento de este lanzamiento, a Bon Iver todavía le faltaban tres años para convertirse en el ícono indie por excelencia (gracias a la publicación de su segunda placa homónima), su producción debut fue no sólo un excelente ejemplo de ese folk melancólico que se convertiría en el sello de Justin Vernon y su banda, sino el resultado de un rompimiento que lo llevó a buscar la soledad e iniciar la leyenda.

Introspectivo, melancólico, con una producción menos cuidada o grandilocuente que la que nos enseñó en su segunda entrega, For Emma, Forever Ago fue no sólo un buen álbum de rompimiento sino la perfecta carta de presentación de un músico muy talentoso.

Annie Lennox - Bare

No es lo mismo terminar una relación de noviazgo que una de matrimonio, especialmente cuando ya no eres tan joven. Quizá por eso este álbum de 2003 puede sonar demasiado amargado en alguna de sus partes. No obstante, lo que podría parecer como una entrega "odio al mundo, los hombres y el amor" es en realidad la catarsis sonora que Annie Lennox necesitaba para aceptar su divorcio y seguir adelante, además de romper el silencio discográfico de ocho años a los que nos había sometido en ese momento.

Además de las palabras duras y un poquito amargadas, en este álbum podemos encontrar la elegante producción, la bien armada estructura de pop y electrónica, la capacidad letrística y la tremenda voz de esta cantante, para hacer de este un trago mucho más dulce.

Spiritualized - Ladies and Gentlemen We Are Floating in Space

Decíamos que para un músico es muy difícil mantener su vida amorosa en privado, especialmente cuando la comparte con alguien famoso. Lo peor es cuando el rompimiento se vuelve tan público que es imposible no sólo escapar de los comentarios, sino de las etiquetas. Y sino pregúntenselo a Jason Pierce, quien hasta el día de hoy insiste en señalar que esta entrega de 1997 es sobre cualquier cosa menos su fallida (y muy telenovelesca) relación con su ex-compañera de banda, Kate Radley.

Por supuesto, al final importaría poco si consideramos la calidad de la placa, llena de arreglos orquestales, blues, jazz, referencias a las drogas y el rock and roll, intenso, complejo y excepcional. Aunque claro, esta lista no sólo habla de méritos musicales, así que seguiremos pensando que algo de desamor hubo en la composición de esta gran entrega.

Adele - 21

En cuestión de ventas y mainstream, no hay mejor ejemplo del éxito de un álbum post-rompimiento que éste. El disco no sólo ha generado más de 67 millones para el sello de la intérprete, además ocupó el primer lugar de ventas en 2011 y 2012 y sigue sonando, literalmente, en todos lados. Ahora, puede que muchos, y me incluyo, ya estemos hartos de "Rolling in the Deep" y el resto de los sencillos de esta producción, pero esto no significa que el resto no siga cantando, con desenfreno y a todo pulmón, las melodías de sabor country, blues y soul, acompañadas de letras sobre dolor, tristeza, y furia, que Adele puso en su segundo larga duración.

Amy Winehouse - Back To Black

El último álbum de la Winehouse será sobre todo recordado por su afición a las drogas, su eventual muerte y su negativa a ir a rehabilitación. Esto podría parecer un poco injusto, especialmente porque la placa tiene mucho más para ofrecer. No sólo está la estupenda voz de Amy y el trabajo en arreglos y producción de Mark Ronson y Salaam Remi; aquí también se ofrece un pequeño vistazo a la tormentosa relación de la cantante con Blake Fielder-Civil, su eventual esposo, pero de quien se había separado en esos momentos. Con letras como "You go back to her And I go back to, I go back to us (Tu volviste con ella y yo volví a nosotros)", es imposible no reconocer un alma atormentada por el amor, aunque en su caso la tormenta no pasaría al obtenerlo. Además, en este caso las letras estaban escritas con mucho ingenio, algo que le dio un saborcito extra a ese álbum, odiado por algunos, pero amado por muchos.

Fleetwood Mac – Rumours

Esta banda definitivamente se lleva el premio en cuanto a relaciones de telenovela en la música se refiere. Y es que, poco antes de empezar la grabación de este álbum de 1977, Christine y John McVie, tecladista y bajista del grupo respectivamente, terminaron su matrimonio de ocho años, con lo que también terminó la relación social, aunque no musical, pues el par sólo se hablaba para discutir asuntos relacionados con su trabajo. Para añadirle un poco más de sabor a la incomodidad, en esos momentos la guitarrista del grupo, Lindsey Buckingham, y su vocalista, Stevie Nicks, también compartían una muy tormentosa relación que terminaba un día sí y otro no. Finalmente, Mick Fleetwood pasaba asímismo por problemas en su relación con su esposa, Jenny.

El resultado fue un disco totalmente enfocado en las relaciones amorosas y los problemas que estas causan. Puro desamor, tristeza, desilusión, dolor y hasta algo de pesimismo. También hay momentos positivos y un pop brillante que ayudó a convertir este álbum en un éxito comercial. Incluso Mick Fleetwood lo calificó como "el álbum más importante que hemos hecho".

Hasta aquí nuestra lista pero sabemos que todavía hay mucha tela de donde cortar. Así que porqué no nos dicen en los comentarios, ¿cuáles son sus álbumes favoritos sobre rompimiento?