La subida del IVA, una lacra para la música en directo en España

España no solo vive entre recortes y una fuerte recesión económica; además, el pasado otoño, el Gobierno decretó una subida del IVA (impuesto sobre el valor añadido) que ha afectado a una gran cantidad de productos de consumo. Posiblemente, uno de los incrementos más drásticos y desorbitados es el aprobado con respecto a los bienes y servicios culturales, que pasaron de tener un gravamen del 8% a un desconcertante 21%. Un porcentaje que afecta al cine, al teatro, a la música, al circo y a "otros espectáculos", un mazazo que ha terminado por debilitar a una industria que ya estaba bastante tocada antes de la crisis económica. Ahora, con los datos del IV Anuario de la Música en Vivo, podemos analizar con más precisión el impacto de la subida del IVA en la música.

IVA

Según los estudios realizados en 2012 por este anuario, elaborado por la La Asociación de Promotores Musicales (APM), la música en directo en España ha perdido 25 millones de euros de facturación neta en nuestro país, y eso solo desde la entrada en vigor de la nueva regulación el pasado mes de septiembre. Se ha pasado de ganar casi 87 millones a 61,5 en el mismo ejercicio, así que nos podemos hacer una idea de cuál va a ser la evolución en este año que acabamos de empezar. Precisamente, por este terrible impacto, la Izquierda Plural hizo una proposición no de ley en el Congreso para intentar revocar la subida de 13 puntos del IVA con respecto a los servicios culturales. A pesar de la lógica iniciativa, la cámara echó para atrás la propuesta, dejando que el sector de la música en vivo se desplome.

¿Por qué es especialmente grave que haya pérdidas en la música en directo? Este receso es muy alarmante porque la música en vivo, los festivales y los grandes y pequeños conciertos estaban siendo uno de los principales sustentos para los artistas. Estamos en un momento de tránsito para el sector musical, que tiene que terminar de convivir con Internet, que, como vimos el año pasado, mantuvo a flote a la industria musical en 2012. Según los datos de Nielsen, la músical digital fue responsable del crecimiento del sector en un 3,1% en 2012. Además, las ventas online ya representan un 55,9% del total de las ventas de música en el país líder de este negocio, los Estados Unidos. Pero la web también tiene el reverso de la piratería. Justo ayer se publicaron los datos del Observatorio de Piratería y Hábitos de Consumo de Contenidos Digitales 2012. Según este estudio, en España, un 33% de los internautas descargan música de manera ilegal y, supuestamente, el valor de todo lo pirateado, incluyendo música, cine y libros, supera los 15.200 millones de euros. En estas mareas se mueve la industria cultural, por un lado Internet ofrece un modelo de negocio muy interesante y lucrativo, y por otro lado también provoca pérdidas.

Agenda de conciertos de agosto

La Asociación de Promotores Musicales engloba al 80% de los empresarios del sector privado en España y son uno de los colectivos más damnificados por esta subida de los tipos impositivos. En un momento en el que hay menos dinero en los bolsillos de los ciudadanos y de los jóvenes, aprobar una medida que permite que las entradas para los conciertos y los festivales suban un 13% es atentar contra la vida de la cultura. Es curioso que, a pesar de las pérdidas económicas, en España no se celebraron menos conciertos en 2012; de hecho, se celebraron unos 200 conciertos más que en 2011, pero la facturación no ha seguido la misma línea porque han sido los promotores y los artistas los que han tenido que asumir gran parte de la subida.

Los números que arroja la APM dejan bien claro que la música en directo está en expansión en nuestro país, y, además, los festivales son un reclamo para turistas de otros países. Por lo tanto, ¿qué sentido tiene que no se intente potenciar una industria que puede aportar riqueza y beneficios a la ya de por sí maltrecha economía? En 2012, los empresarios de esta división organizaron unos 4.293 conciertos de música, en 2011 fueron 4.072 en todo el año. También se celebraron 208 festivales de música que tenían en su cartel al menos cinco artistas y el Arenal Sound, el Rock in Río, el Rototom Sumplash, el FIB de Benicàssim y el Primavera Sound fueron los que más asistentes congregaron. Siguiendo el razonamiento de Pascual Egea, el presidente de la asociación, de no ser por la subida del IVA, en 2012 tendría que haber aumentando la facturación de las empresas que organizan conciertos y de los músicos.

Cuesta más vender entradas, algo que se nota más en recintos medianos y pequeños, por lo que sufren más los emergentes, aunque los grandes locales también tardan más en venderse

También denuncia Pascual Egea que "un 20 por ciento de las empresas que se dedicaban a la música han cerrado, sencillamente porque el margen ya no les daba". Parece evidente que las medidas tomadas no han sido un estímulo para la industria musical, y es que subir impuestos no significa recaudar más. Ya lo dijo el promotor Vicente Mañó el año pasado, cuando se aprobó este incremento que situaba el IVA de España entre los más altos para la cultura dentro de la Unión Europea.

El palo más grande es para nosotros. Si cobramos 30 euros por entrada, un 21% se va al IVA, un 10% a la SGAE y con el resto hay que pagar toda la organización

A mí, como consumidor, también me preocupa la manera en que esto nos afecta: tenemos que pagar más. Así de claro. El ascenso damnifica a los promotores, pero también a cualquiera que quiera comprar una entrada para ver a su grupo favorito. De hecho, el verano pasado me encontré con una situación pintoresca: si no compraba una entrada para un festival en agosto y me esperaba a septiembre tenía que pagar 15 euros más. Así que así están las cosas. Otro punto que me preocupa especialmente es lo que Egea ha llamado falta de competitividad respecto a Europa. Con este impuesto, los promotores españoles no pueden competir en igualdad de condiciones con respecto a otros países de su entorno a la hora de realizar ofertas a los artistas.

Hay muchos artistas extranjeros que piensan en venir y finalmente no lo hacen porque no salen los números. Cuando sacamos las cuentas no somos competitivos y por eso por ejemplo este año Bruce Springsteen sólo ha programado un concierto en España

Y eso que The Boss fue el artista que congregó a más espectadores españoles en 2012 en sus conciertos, 245.000 personas en sus seis citas en España. Así que este es el cuadro que ha dejado la subida del IVA en apenas siete meses. Nosotros, los que consumimos música, ahora tenemos que lidiar con los precios de los discos, la prohibición y cierre de páginas de descarga, la ley Sinde-Wert, la subida de las entradas para ver música en vivo...y, encima, corremos el riesgo de no poder ver a nuestros artistas favoritos tocando en España. Menudo panorama.